Eclipse: gremios plantearán al ministro Paris cordones sanitarios efectivos y PCRs para todos los que deseen venir al evento

Existe la certeza de que la actividad, además de reactivar la economía podría traer un brote de contagios que ponga a la zona en una cuarentena en pleno verano. Empresarios y autoridades locales se reunirán con el secretario de Estado este martes.

ENCUENTRO.- La mañana de este domingo los gremios y autoridades se dieron cita en La Poza para una sesión de fotográfica que ayude a posicionar mediáticamente la necesidad de los protocolos de destino. (Fotografía municipalidad).

Un salvavidas. Pero de plomo. Así podría describirse lo que podría pasar con el eclipse total del sol que se vivirá en La Araucanía y que tendrá a Pucón y la Zona Lacustre como “zona cero” del avistamiento. Esto, en el contexto de la pandemia del coronavirus ya que, de no aplicarse las medidas adecuadas, este 14 de diciembre (fecha del fenómeno) podría ser la génesis de un brote del complejo virus que mande al denominado Corredor Lacustre (Pucón, Villarrica y Curarrehue) a una brutal y fatídica cuarentena de verano. La salida podría estar cordones sanitarios efectivos 24×7 y PCRs para todos quienes busquen entrar a la zona. Y pareciera ser que eso buscarán los gremios y autoridades locales.

Por lo mismo este lunes partirá a Santiago una delegación de 12 personas representantes de los gobiernos comunales del denominado Corredor y de los gremios de las tres ciudades con el objetivo de entrevistarse con el ministro de Salud, Enrique Paris. La idea es plantearle al secretario de Estado, a través de una carta, la necesidad de implementar los protocolos de destino que preparó la sede local de la  Universidad de la Frontera (UFRO). Pero más que eso, poner en la mesa la necesidad de proteger la zona en el evento astronómico. El punto es proponerle a Paris que establezca cordones sanitarios efectivos en los accesos a la zona de Villarrica – Pucón – Curarrehue. Tal como los que se han instaurado en zonas en cuarentenas. Y mientras antes se implementen, mejor. Y además, exigirle a todos quienes pretendan cruzarlos lo hagan con un examen PCR negativo de no más de 72 horas. Eso, además del pasaporte sanitario que se completa en C19.Cl y la autorización de viajes interregionales que se obtiene en comisaría virtual.

De acuerdo a las fuentes consultadas, dos representantes del Corredor Lacustre estarán en una reunión con Enrique Paris el martes a las 14 horas y en el encuentro estará también el subsecretario de Turismo, José Luis Uriarte y se espera que se integre, de manera remota vía Zoom, el alcalde Carlos Barra. El punto es que, según se dijo, hay cierta conciencia que si bien el eclipse es un gran evento capaz de reactivar una economía local en el suelo a causa de la pandemia, también está la certeza de que si llega una gran cantidad de personas, la zona pueda tener un complejo rebrote de casos y llevar al Corredor Lacustre a una cuarentena en enero, la que sería el tiro de gracia para una industria que tiene un movimiento mínimo desde hace más de ocho meses. Por lo mismo, si bien se mira con distancia la posibilidad de cerrar Pucón y la zona para el evento, eso es algo de lo que ya se habla en los círculos de los gremios y las autoridades. Las estimaciones de personas que podrían llegar para esa fecha fluctúan entre los 25 mil y 370 mil visitantes. El punto es que no hay claridad; pero hay algunos que ponen como ejemplo las Fiestas Patrias, en las que se estima llegaron cerca de cinco mil personas a Pucón y la zona casi llega a una cuarentena total. 

Según los conocedores del tema, la idea de fondo es plantearle al gobierno la preocupación de la comunidad, pero más que eso el trabajo realizado con los protocolos de destino. Es decir, llevar soluciones a la mesa y poder tener argumentos en caso de decisiones extremas como cuarentenas en temporada alta. Por ahora, y cuando faltan solo 22 días para el evento, aún no hay claridad de cómo se va a desarrollar y los efectos que el movimiento de personas podría tener en el desarrollo de la pandemia. Mientras, las reservas de interesados en venir siguen llegando a hoteles y cabañas. Algunos, ya con todo vendido.