Vuelta del Ironman 70.3 a Pucón queda marcada por la muerte de un deportista en la etapa del nado

Sirenas, alarmas y mucha confusión se vivió en la Playa Grande de Pucón, tras el fallecimiento de un atleta de 38 años de edad en plena competencia. Mientras tanto, en paralelo, el español Gómez Noya y la brasileña Luisa Baptista triunfaron en sus respectivas categorías.

Por Francisco Sánchez

REANIMACIÓN.- Hasta el lugar llegó un equipo de paramédicos tratando de reanimar al deportista, quien no logró sobrevivir a un paro cardiorrespiratorio. (Fotografía Rodrigo Navarro)

Con el fantasma de la pandemia del Covid-19 como telón de fondo y luego de dos ediciones suspendidas (2020-2021), el Ironman 70.3 volvió a Pucón en su versión 2022. Se esperaba una fiesta total junto a los 2.200 deportistas inscritos para el retorno de la “Carrera más linda del mundo”. Sin embargo, el luto marcó esta jornada dominical tras el fallecimiento de un competidor en la etapa de natación. 

Transcurrían las 8:45 hrs. de esta mañana, cuando los organizadores del evento fueron alertados de un incidente al interior del lago Villarrica. Un competidor, que completaba su circuito de nado, era socorrido por personal de seguridad a las orillas de la Playa Grande. Sobre la arena, se procedió con ejercicios de reanimación puesto que el deportista estaba inconsciente y con pulsaciones débiles, según se dijo. Pasaron aproximadamente 12 minutos entre la atención al triatleta y la llegada de la ambulancia que tuvo que sortear una serie de obstáculos generados por la misma. Con dificultades, producto del territorio arenoso (incluso tuvo que ser empujado), el vehículo de emergencias trasladó al paciente rumbo al Hospital San Francisco.

Junto a efectivos policiales, la ambulancia llegó a Urgencias donde se continuó con los ejercicios de reanimación. Minutos más tarde, el médico general del evento comunicó el fallecimiento de quien fue identificado en primera instancia por las autoridades como R. E. B. F. de 38 años de edad. Según detalló el informe oficial, el deceso del deportista se produjo por una asfixia por inmersión. Casi en paralelo, la página oficial del Ironman de Pucón ratificó la información entregando las condolencias a la familia y amigos del fallecido. 

Con respecto al fatal accidente, Cecilia Pérez, ministra del Deporte señaló que los organizadores debían entregar todos los antecedentes y protocolos generados para este tipo de casos. “Es una situación muy dolorosa, que por respeto a la familia del fallecido y los demás competidores, hay que esperar la versión de los organizadores del evento”, sentenció la autoridad.

Llamó la atención de quienes vieron el complejo momento vivido en la Playa Grande que no hubiese una ambulancia en el lugar de la partida y tampoco un equipo de reanimación. Consultada la organización sobre este tema, no emitieron comentarios. Algunas fuentes consultadas por La Voz… señalan que la organización tenía a disposición cuatro ambulancias repartidas en diferentes sectores del circuito con puntos fijos designados. El punto es que no había ninguna en la Playa Grande y la que estaba más próxima tuvo evidentes dificultades de acceso por las restricciones de la carrera.

Competencia

Tras el grave accidente, se instalaba la duda sobre la continuidad del evento. Sin embargo, la organización daba cuenta que la competición seguiría su curso normal. Dicho y hecho. Tras completar los 1.900 mts. de nado, 90 kms. de ciclismo y 21 kms. de trote, el triatlón puconino revelaba sus nuevos monarcas.

En la categoría Elite Varones no hubo mayor sorpresa, y el dominio del español Javier Gómez Noya fue implacable. Con un tiempo de 3h 50´34´´ el medallista olímpico en Londres 2012 y principal favorito se adjudicaba el certamen en su debut en Pucón. El podio lo completaron el argentino Luciano Taccone (3h 52´51´´) y el brasileño Reinaldo Colucci (3h 58´12´´). Mientras tanto, Vicente Trehwela y Gaspar Riveros, triatletas nacionales, obtuvieron el cuarto y quinto puesto respectivamente. El ganador de la carrera de 2019 (la última versión), el brasileño Santiago Ascenco, quedó fuera a la última hora por se contacto estrecho de un caso covid.

El ganador de la competencia elogió el circuito lacustre evidenciando su sintonía con el paisaje y el público asistente, “Si no es la más hermosa, es una de las carreras más lindas del mundo. Tiene de especial que hay mucho público y el cariño de la gente se siente en los momentos más duros”, concluyó el atleta español. 

Para la competencia femenina de Élite, se esperaba la lucha de Bárbara Riveros por su hexacampeonato en Pucón. La “Chika” llegaba a la zona lacustre tras su polémica inscripción en el evento, puesto que no ha recibido ninguna vacuna contra el Covid-19. Al término de la carrera, la triatleta nacional explicó sus razones sobre la vacuna y agradeció la gestión ministerial, “Fui bastante clara y cada uno tiene su opinión. Jamás he estado contra la vacuna ni poco respetuosa con el distanciamiento y la mascarilla. No hubiera tenido las dos dosis en ningún lugar, espero hacerlo en Europa. Gracias a la Ministra del Deporte y los organizadores por permitirme competir, hasta me hice un test de antígenos esta mañana antes de competir”, sentenció la multicampeona de 34 años.

Finalmente, no hubo sexta corona al hilo para Riveros y el cetro de damas fue para la brasileña Luisa Baptista quien batió el récord de la competencia en Pucón con un tiempo de 4h 17´12´´. El segundo lugar fue para Riveros con una marca de 4h 25´16´´, mientras que el podio lo completó Romina Palacio (ARG) con un registro de 4h 42´54´´.