Abusos sexuales en Carlos Holzapfel

Desde que en noviembre pasado conocimos el escabroso caso de abusos sexuales en el Complejo Educacional Carlos Holzapfel, La Voz… ha cubierto la noticia resguardando la integridad y la identidad de las víctimas. Pero lo anterior no significa, en ningún caso, limitar el accionar de nuestro medio en tan lamentables hechos. Es necesario que la comunidad conozca lo que sucede al interior de tan emblemático establecimiento educacional.

Pero llama la atención que después de casi cinco meses de haberse hecho público el caso y además de saberse que también existían otros elementos como el consumo de drogas; no existan señales claras desde la educación municipalizada de Pucón. La misma que se ha jactado en innumerables veces de ser una de las mejores del país por las cifras que los acompañan.

El punto es que luego de conocerse de los abusos y del consumo de estupefacientes, no existan responsabilidades claras administrativamente hablando. O sea, un funcionario puede abusar de un menor y consumir drogas con otros funcionarios del establecimiento y ninguna jefatura se hace responsable de eso. ¿Quién los contrató? ¿Cómo se hace la selección? ¿Qué protocolos y resguardos se toman para pesquisar estas conductas? Son demasiadas preguntas las que quedan en el aire y que aún no tienen respuesta oficial desde la administración pública local. Más bien pareciera que reina el secretismo y el amiguismo en el cual nadie se hace responsable.

Y lo último, pareciera que el sumario realizado no arrojó responsabilidades administrativas en nadie. Y con esto último pareciera confirmarse la teoría de que en la administración pública en general y la local, en particular, los procesos sumarios son muchas veces acciones discrecionales realizadas para —a priori— culpar o salvar a los sumariados, según la preferencia de las jefaturas. Es decir, no son muy objetivos en torno a las responsabilidades reales. Por lo mismo, esperamos señales claras de la administración pública local. No puede ser que en un colegio público un funcionario abuse de un menor y consuma drogas y ninguna jefatura se haga responsable por eso. Son demasiadas preguntas sin respuestas y Chile cambió y Pucón también.