Concejales piden reunión extraordinaria por patentes del casino Enjoy

Verónica Castillo denunció que el centro de juegos vende alcohol sin tener las autorizaciones necesarias; aunque desde la empresa señalaron que están en regla en el contexto de la situación sanitaria actual. 

CONCEJO.- La denuncia fue realizada por la concejal Castillo, quien entregó los antecedentes en la mesa de los ediles y aseguró que ella estuvo en el casino y consumió alcohol.

“Quiero denunciar que ellos están sin patente de alcoholes. No la tienen vigente y están vendiendo alcohol”. Con estas palabras la concejal independiente (electa en un cupo DC) Verónica Castillo planteó la situación —que según ella— vive la empresa Enjoy en Pucón. Y se trata de la dificultad que tiene la compañía para conseguir patente de alcoholes para el casino debido a que el recinto donde, actualmente, operan no cuenta con recepción municipal definitiva. Y por lo mismo, el bloque de los cuatro concejales de oposición (en el que se incluye a Armin Avilés, electo en cupo de la UDI) plantearon la necesidad de hacer una reunión extraordinaria solo para verificar las patentes que la empresa posee para su operación en el casino y el Gran Hotel Pucón. Todo esto en el contexto de una solicitud de renovación de patente para este último establecimiento.

Pero para entender el problema del casino es necesario remontarse a 2007 cuando un devastador incendio consumió el flamante Hotel y Casino del Lago. Luego de ahí, la empresa logró levantar una estructura en calle Ansorena (a metros de la ubicación original) la que nunca pudo recepcionar totalmente y que tiene el carácter de provisorio (la historia completa en este link). Por lo anterior, el concejo municipal de Pucón aprobaba semestralmente una patente de manera extraordinaria que le permitía a la empresa poder vender alcohol. Pero esto último ya no es posible debido a una respuesta de la Contraloría ante la consulta realizada la misma municipalidad en torno a si se podía otorgarle o no la patente de alcoholes a una empresa cuyo inmueble que usa no tiene permiso de edificación y recepción definitiva de parte de la Dirección de Obras Municipales (DOM). Según el organismo contralor solo se puede entregar un permiso provisorio por un tiempo acotado de un año y no más que eso. El punto es que la casinera se encuentra en esta condición desde 2007.

Ahora, si bien la situación es compleja, la pandemia pareciera que en algo ayuda a Enjoy. Esto, porque según algunas fuentes consultadas al interior de la empresa, como tienen prohibido vender tragos (o cualquier cosa que se consuma) en las máquinas; y solo pueden hacerlo en el restaurante al interior del mismo casino; la patente de alcoholes no ha sido necesaria; pese a que igual, sostienen, están en tramitación para obtenerla. Es decir, según las mismas fuentes, están operando con las patentes del restaurante que permiten la venta de alcohol acompañado de alimentos. 

El punto es saber cómo va a decantar el tema en el futuro. Esto, porque si las restricciones de la pandemia se mantienen en el tiempo, la empresa no tendría dificultades para operar. Ahora, si estas terminan y los clientes no tienen prohibiciones de beber sus tragos en el sector de las máquinas y mesas; ahí Enjoy no podría suplir esa demanda. Ahora, el problema también corre en paralelo con el proceso del nuevo casino que se construye frente a la plaza (donde antes estaba el Hotel del Lago). Esto, porque de obtener la aprobación final del consejo asesor de la superintendencia de Casinos y Juegos; y la empresa pueda terminar la obra (que está en un 50% de avance); la patente de alcoholes no será un problema, ya que la construcción sí contaría con los permisos necesarios y la recepción final no sería un obstáculo cuando abran sus puertas —en teoría— en abril de 2022.

Así las cosas solo resta esperar a que se lleve a cabo la reunión extraordinaria solicitada por los ediles, la que quedó fijada para este viernes a las 9:30 horas de la mañana.