Municipalidad busca restringir publicidad estática de grandes empresas en el comercio local

La idea, según explican desde la administración pública local, es que las compañías grandes puedan pagar derechos. De lo contrario, eso sí, los efectos en multas podrían ser absorbidos por los emprendedores más chicos.

UNIFORME.- La idea, según se explicó, es hacer las publicidades estáticas de manera uniforme; tal como fue concebido en la ordenanza. De lo contrario, las empresas deberán pagar derechos publicitarios.

Si bien la ordenanza existe desde mediados de la década pasada, el punto es que no es tomada en cuenta y poco fiscalizada. Se trata de la publicidad estática (letreros, afiches y banderas, principalmente) que las grandes empresas instalan en el comercio pequeño. La idea, según explican en la municipalidad, es poder fiscalizar estos implementos para que las compañías publicitadas puedan hacerse cargo y pagar los derechos publicitarios. De lo contrario, quienes se exponen a multas y sanciones son los propietarios de los locales pequeños que aceptan estas expresiones publicitarias ya que les ayudan a mostrarse, darse a conocer y ofrecer sus productos al público.

Juan Antonio Ulloa, jefe del departamento de Rentas y Patentes, de la municipalidad, señala que por ahora están en una etapa de informar a los comerciantes para que puedan adecuar la publicidad a la ordenanza local. “Nosotros estamos haciendo respetar la ordenanza municipal y tenemos reglamentado el tipo de publicidad que ellos puedan tener. Ahora el tema está un poquito desordenado, pero los inspectores están educando a las personas para que se apeguen a la ordenanza”, explica Ulloa, quien agrega: “La idea no es infraccionarlos. Se están notificando a las personas para el cumplimiento de la normativa”.

Pero el tema puede tener una salida; pero necesariamente exigirá a las empresas a hacer un convenio con la municipalidad y pagar los derechos publicitarios: “Las empresas pueden acercarse y hacer un convenio en el que se estipule cuántos puntos publicitarios tienen en la comuna para poder nosotros cobrarlo y ellos puedan trabajar tranquilos con esa publicidad”. De no cumplir, los locatarios se exponen a multas de hasta 5 UTMs (un poco más de $300.000).

Comerciantes molestos

Juan Quintana, comerciante de Caburgua, señala que sacar las publicidades para los locales pequeños es algo muy negativo para ellos. “Los negocios chicos no disponemos del dinero suficiente para mandar a hacer letreros de manera particular porque cuestan una fortuna. Las empresas son ayuda, ya que ellas nos colocan el letrero con el nombre del local y anuncian sus productos a la vez; pero con letreros grandes que para mi son bonitos; mucho más de lo que uno podría hacer”, explica Quintana. 

Según este comerciante, al no tener letreros visibles, las ventas podrían verse en caída: “La gente que viene de afuera no sabe dónde está el local, a menos que sea una persona que vive cerca del negocio. Entonces si no hay publicidad qué ventas podría tener y las patentes no bajan. Nada baja en realidad”. Según Quintana, la medida es injusta para los pequeños comerciantes; quienes sufren los efectos de la pandemia y de la crisis económica.