Tribunal ambiental de Valdivia ordena suspender tramitación en el SEA de hidroeléctrica Llancalil

La decisión, tomada por mayoría, apunta a cautelar los intereses de las comunidades vecinas al proyecto mientras se define la legalidad del procedimiento en el ámbito administrativo. La resolución da cuenta, entre otras cosas, de lo que considera un proceso erosionado por un clima de hostilidad y desconfianza entre el titular y los vecinos.

COMUNIDADES.- El proyecto encuentra una fuerte oposición en las comunidades vecinas, grupos ambientalistas y empresarios turísticos de la zona. (Fotografía archivo).

El Tercer Tribunal Ambiental con sede en Valdivia decidió, como medida cautelar, suspender el proceso el procedimiento de evaluación ambiental del proyecto “Pequeña Central Hidroeléctrica Llancalil”, en el sector de Huife, en Pucón. Esto mientras se resuelve el fondo de las reclamaciones que actualmente se tramitan en sede judicial.

Según la resolución notificada este viernes, los documentos presentados por los reclamantes para justificar la necesidad de la medida cautelar dan cuenta de situaciones complejas en relación al acercamiento con las comunidades. “Existe una estrategia de aproximación atomizada con las personas de la comunidad, y una relación erosionada entre ésta y el titular del proyecto, incluso desde antes de la actual evaluación. Por ello, en el contexto actual, el levantamiento de la información sobre medio humano y otros componentes, requerido por la autoridad en el acto reclamado, puede acrecentar el sentimiento de inseguridad, poca claridad y desconfianza en torno al proyecto, como asimismo exacerbar lo que se aprecia como un clima de hostilidad entre la comunidad y el titular, configurándose así el peligro en la tardanza”, se lee en la resolución informada la mañana de este viernes por la unidad de Comunicaciones del tribunal.

Lo último que se manejaba en el tema, en el ámbito administrativo, era que la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) había decidido retrotraer a una etapa previa la resolución que entregó una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable al proyecto. El punto es que la causa en el tribunal apunta a definir si esta decisión fue correcta o se debió exigir un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) como lo piden quienes se oponen al proyecto por considerarlo que atenta en contra de los intereses ambientales y turísticos de las comunidades vecinas del sector. En la resolución, el tribunal valdiviano especifica: “Los antecedentes referenciados constituyen presunción grave de la existencia de una afectación a la cohesión social de la comunidad, la que se manifiesta en una tensión latente y un sentimiento compartido de desconfianza, en circunstancias que el medio humano corresponde a un interés jurídicamente tutelado conforme se desprende de nuestro ordenamiento ambiental”.

La resolución fue adoptada por los Ministros Sr. Iván Hunter Ampuero; Sra. Sibel Villalobos Volpi y Sr. Jorge Retamal Valenzuela, con el voto en contra del Ministro Sr. Hunter, quien estuvo por rechazar la solicitud debido a que no habría una situación de peligro que resulte meritorio de cautela y resultar la medida solicitada inadecuada para los efectos que se persiguen.

Espacio Disponible

La información oficial cierra al señalar que: “La medida cautelar fue solicitada en el marco de un conjunto de reclamaciones de ilegalidad interpuestas contra la resolución del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), que acogió parcialmente un grupo de reclamaciones administrativas en contra la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto, ordenando retrotraer la evaluación a un nuevo ICSARA (Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones) y no decretó el rechazo de la DIA, como lo solicitaban los reclamantes”.

Luis Hernán Ibarra, presidente de la comunidad mapuche Millaqueo Millahual, uno de los líderes de la oposición al proyecto valora la resolución, que en los hechos, le impide a la empresa Inversiones Huife trabajar en la zona. “Esto comprueba que vamos en buen camino. Que se haya acogido esto da un precedente de que lo que estamos reclamando en el territorio es justo. Por lo tanto nuestros argumentos son contundentes. El llamado es a seguir luchando. No podemos decaer”, argumenta el dirigente, quien agrega: “Esta es la única manera de que esto se erradique del territorio”.

La resolución