Dirección ejecutiva del SEA anula resolución que le daba luz verde a la hidroeléctrica Llancalil

Organismo ordenó retrotraer el proceso a una etapa previa y abordar profundamente una serie de elementos como la fauna, el medio humano y el turismo. Presidente de comunidad Millaqueo Millahual se mostró conforme con el dictamen, pero alerta que “la lucha no terminó”.

UBICACIÓN.- La imagen muestra la zona donde se ubicaría la cuestionada hidroeléctrica.

La dirección ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental ordenó retrotraer a una etapa previa el proceso que otorgó una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable al proyecto de la central hidroeléctrica de Llancalil, en el sector de Huife, en la zona cordillerana de Pucón. Es decir, la resolución otorga un triunfo a las comunidades, movimientos sociales y autoridades locales que se opusieron a la aprobación otorgada por el comité de secretarios regionales ministeriales de La Araucanía quienes, pese al rechazo que la central generaba en la comunidad y la industria turística local, igual dieron su visto bueno para que la obra llegara a puerto.

Es en ese contexto que el documento, que en los hechos invalida o anula la RCA favorable al proyecto, acoge parcialmente 12 de las 14 reclamaciones de las personas naturales y jurídicas que se presentaron en contra de la resolución de calificación que validó el proyecto en julio de 2019. Y por lo mismo ordena retrotraer el proceso a una etapa previa. 

“Retrotraer el proceso de evaluación ambiental a la etapa inmediatamente posterior a la dictación en el expediente ambiental del Informe Consolidado de Solicitud de Aclaraciones, Rectificaciones y/o Ampliaciones Complementario, con el objeto de abordar adecuada y exclusivamente los componentes ambientales, fauna, medio humano y turismo, además de acreditar el cumplimiento de la normativa pertinente en materia de ruido y vibraciones”, se lee en el párrafo clave  que sustenta la resolución. En resumen la resolución apunta a una serie de elementos que no se tomaron en cuenta en la evaluación como los ruidos, la afectación de la fauna y a las personas y su desarrollo humano y económico.

Espacio Disponible

Luis Hernán Ibarra Millaqueo, presidente de la comunidad indígena Millaqueo Millahual, mostró su satisfacción con la resolución a la que calificó como “inédita”. “Es algo inédito que se haya dado esta circunstancia en este proyecto, pero tampoco es sorprendente porque si se hace un estudio acabado al proyecto era lógico que las observaciones estaban concretas y firmes en decir que el proyecto tenía todas esas falencias”, explicó el dirigente, quien agregó: “Para nosotros no es novedad que tuviera esas falencias porque las teníamos observadas y por eso las observaciones eran tan contundentes”.

Ibarra sostuvo que, a su juicio, una de las principales falencias que presentaba el proyecto es que no hubo un estudio acabado del medio humano, lo que tiene relación directamente con una consulta indígena: “Siempre como comunidad y las comunidades hemos apelado. Para nosotros que esté el ‘medio humano’ es una parte importante de nuestra lucha. Ahora también esto significa que es una buena noticia, pero no que la lucha terminó. Tenemos que seguir trabajando y seguir haciendo las cosas a conciencia a pesar de los tiempos que estamos viviendo. No estamos dando una pela de ciegos y nuestros argumentos son fuertes”.

Por último el dirigente, quien también es parte de la mesa de trabajo y coordinación “no a la hidroeléctrica Llancalil”, apuntó a que los organismos públicos deben necesariamente considerar todas las objeciones ciudadanas presentadas en contra de la central y que el proceso se replantee: “Ellos tienen una normativa que la aplican en una oficina, pero la afectación de este proyecto es mucho más que eso”. Ibarra Millaqueo es enfático al señalar que el proyecto debió ingresar al sistema con un Estudio de Impacto Ambiental y no con una Declaración de Impacto Ambiental, la que en los hechos es más simple y menos detallada.

La Voz…, trató de contactar a la empresa tras el proyecto de Llancalil, sin resultados. La compañía tiene un plazo de 30 días para reclamar la resolución en el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia.

Documento

Si quieres conocer la resolución completa del SEA debes hacer click aquí.