Los invencibles no existen

Mientras la pandemia por el Covid-19 arrecia con su segunda ola en Europa, y nosotros acá nos preparamos para el desafío más grande de nuestra democracia con el plebiscito constitucional del 25 de octubre, resulta necesario detenernos en algo que vemos con preocupación, no sólo acá en Chile, sino en el mundo.  

Las nuevas generaciones se sienten invencibles frente al virus. No es sorpresa que los jóvenes asuman mucho más riesgos en su vida. Esto está profundamente demostrado, por consecuencia son los que más accidentes sufren este patrón lo vemos también en medio de esta pandemia. Mientras todos los avisos y comunicaciones del gobierno apuntan a la protección de los grupos de mayor riesgo que son los adultos mayores, muchos jóvenes y adolescentes actúan frente a ella como si fueran inmunes. Y si bien sabemos que el riesgo, estadísticamente hablando, es menor para sí mismos. Al menos 16.000 menores de 15 años se han contagiado y han sido vectores de contagios para sus familias en Chile.  

Lo que este virus nos enseña es que frente a la infección no existen los invencibles, porque cualquiera sea el caso si te atrapa te daña, sea a ti mismo o a quienes amas. O muchas veces a ambos y a la vez.  Por eso desde esta tribuna hacemos un llamado a la juventud, a esa nueva generación que se siente con la fuerza de cambiar el mundo, que partan con cambiar su casa, sus hábitos y actúen con responsabilidad. Lo decimos porque hemos visto como muchos menosprecian las medidas de autocuidado, la mascarilla, la cuarentena y la distancia social. Eso sin contra la proliferación de juntas y carretes que se muestra a través de Instagram y otras redes sociales como grandes logros.  Su temeridad nos afecta a todos. Sino cree, es cosa de mirar el skatepark de Pucón.