Conaf verifica corta no autorizada en predio de familia Eltit

La entidad que fiscaliza la explotación de bosques informó de la situación luego de una visita inspectiva realizada el pasado jueves. Director confirmó, además, que existe una causa similar en contra de los propietarios que aún está en tribunales. 

CAMINO.- El problema se desató cuando la familia Eltit comenzó a materializar y despejar un camino que corre al interior de un predio de su propiedad.

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) informó que existen rastros de una intervención a través de una corta no autorizada de vegetación —presumiblemente nativa— en un predio de la familia Eltit, ubicado en el sector de Tres Esquinas (tras el denominado “Mall de Pucón”). Así lo señalaron desde el departamento de Comunicaciones de la entidad; desde donde agregaron que deberán evaluar la cantidad y la superficie intervenida.

“Hay intervención a través de corta no autorizada, pero se evalúa su cuantía y superficie. Se procederá a entregar acta de infracción al propietario y los antecedentes serán entregados al Juzgado de Policía Local correspondiente a la comuna de Pucón”, sostuvieron desde la Conaf luego de una visita inspectiva materializada el jueves pasado.

El director de la entidad, Julio Figueroa, profundizó en el tema y reiteró que en el mismo predio ya se había realizado una intervención similar en 2020 y que esa causa se encuentra en los tribunales. “El mismo predio fue objeto de una denuncia el año 2020, cuyos antecedentes se encuentran en el Juzgado de Policía Local de la comuna de Pucón en espera de un fallo definitivo”, explicó Figueroa, quien agregó que el propietario se expone a fuertes multas que podrían doblar el valor comercial de los árboles intervenidos. Figueroa enfatizó que toda intervención en vegetación nativa debe tener un plan de manejo autorizado por la Conaf.

Desde empresas Eltit explicaron que reconocen la intervención en el área, pero insisten de que se trata solo de matorrales que sacaron para hacer un camino. La zona es parte de un área que ocupa la familia Quiñenao, quienes sostienen que en el lugar existen sitios ceremoniales y ancestrales de la cultura mapuche. Al respecto, las mismas fuentes consultadas de la familia denunciada explicaron que en el lugar estuvieron funcionarios de la Bienes Nacionales por el tema, pero que hasta ahora no se han encontrado vestigios de cementerios o zonas de rituales.

La familia Quiñeao sostiene que reclama un paño de más de 40 hectáreas que el abuelo del clan vendió hace más de 40 años en un negocio que, según ellos, no estuvo ajustado a derecho. En todo caso, el terreno, según explican, ya ha estado en litigio y los tribunales le han dado la razón a los demandados.