Denuncia en Dideco golpea a la municipalidad: funcionarios del programa del adulto mayor acusan malos tratos y acoso

Asistente social, en tanto, dice que fue presionada para inculpar al concejal Armin Avilés en bullado caso de violencia de género. Desde la administración pública local señalan que investigan los hechos para determinar las acciones a seguir.

PROBLEMAS.- Los funcionarios denunciantes sostuvieron una reunión en la municipalidad con algunos concejales la tarde del lunes.

Complejos momentos se viven al interior de una de las direcciones clave de la municipalidad de Pucón. Se trata de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco), unidad que se encuentra en el centro de una incipiente crisis, luego de dos cartas recibidas en la administración pública local en la que se denunciaban una serie de situaciones complejas que apuntaban a malos tratos sufridos por parte del equipo del Centro Diurno del Adulto Mayor (Cediam).

La primera carta está fechada el 16 de diciembre y apunta directamente al despido de tres funcionarios del equipo del Cediam. Se trataba de la kinesióloga Carla González; el terapeuta ocupacional, Leonel Curiche y de la trabajadora social Nicol Said. Los trabajadores, según la misiva, fueron notificados de que no se les renovaría el contrato mediante una misiva en la que no se entregan mayores razones o causas de la no actualización del vínculo laboral. Las comunicaciones iban firmadas por la jefa de la dirección, Verónica Turra, ex concejal RN en Pucón.

El punto es que la carta enviada por los funcionarios revelaba que en septiembre los mismos trabajadores habían hecho llegar otra misiva al alcalde Carlos Barra en la que acusaban de malos tratos y problemas laborales a la encargada del programa Haede Bascuñán. “Importante destacar que como funcionarios le hemos enviado una carta al alcalde, don Carlos Barra, notificando e informando de los malos tratos y problemas laborales que han estado ocurriendo durante largo tiempo en el equipo de trabajo por parte de la encargada del programa Haede Bascuñán, por lo que el señor alcalde se dirigió a hablar personalmente con nosotros (el equipo afectado) señalando que la situación no podía seguir persistiendo, por lo que realizaría una acción en beneficio del bienestar del equipo de trabajo”, se lee en la comunicación, la que agrega: “Aquella carta fue enviada en el mes de septiembre y hasta el momento aún no se ha obtenido alguna respuesta formal ante la situación grave que nos afecta”.

La carta revela, además, que los funcionarios que viven esta situación están con tratamiento psicológico y farmacológico por la presión y el estrés generado: “El día de hoy como equipo de trabajo nos sentimos realmente afectados emocionalmente por la notificación recibida ayer 15 (de diciembre), sumando la carga emocional que hemos estado recibiendo de manera permanente en nuestro entorno laboral afectando así directamente el avance obtenido en las atenciones del centro de salud por nuestros diagnósticos en relación a nuestra salud mental”.

Presión para acusar a concejal

Pero la carta de los funcionarios no es la única que llegó hasta la municipalidad. Esto, porque el lunes que recién pasó llegó otra misiva firmada solamente por la trabajadora social Nicole Said que tiene como materia acotada la renuncia de la funcionaria. En el texto Said desliza acusaciones en extremo graves en contra de la encargada del programa Haede Bascuñán y la misma jefa de Dideco, Verónica Turra. Quizás la más compleja es la que apunta a que fue presionada para acusar al concejal Armin Avilés de “violencia de género” en agosto pasado. 

“Por parte de la Dideco, la Sra Ligia Verónica Turra Venegas se me obligó a realizar una carta en contra del concejal Armin Avilés, por malos entendidos que ocurrieron con su persona, en donde la Sra Dideco, a parte de obligarme a hacer una carta en contra del referido, realizó una ella sin mi autorización, por lo que como profesional me sentí pasada a llevar”, dice el documento firmado por la profesional, en el que agrega: “Señalar que luego de que estas cartas llegaran al concejo y fueran públicas no recibí una llamada ni visita de parte de la Sra. Ligia, ni el apoyo que manifestaba que tendría por su parte, lamentablemente aquella situación me provocó reiteradas crisis de angustia y preocupaciones de manera permanente”.

Aparte de lo anterior, la funcionaria acusa una serie de hostigamientos laborales que mantienen su salud mental complicada. “En cada acción que ejecutaba la encargada del programa cuestionaba la calidad de profesional que era, en donde mencionaba en reiteradas ocasiones que nunca olvidara quien era la encargada del programa, que lo que ella decía se tenia que hacer de manera inmediata, y como en muchas ocasiones señalaba después de cada frase ‘yo soy la JEFA’, siendo Manuel mi jefe directo junto a don Eduardo en aquel entonces. Señalar que desde el comienzo de aquellos problemas fui presentando problernas de salud, por lo que me vi obligada a tenderme en el centro de salud de la comuna y de manera particular, debiendo comprar medicamentos recetados para sobrellevar de mejor manera las diversas problemáticas que se estaban presentando en el ámbito laboral”, se lee en el documento, en el que tambien agrega: “Hostigamiento personal por parte de la Sra. Dideco en donde me retuvo mi pago mensual en el mes anterior (noviembre) por unos días sin manifestarme personalmente el motivo o la razón de aquella acción. Señalar también que la referida me notificó por medio de una carta la no renovación de contrato sin razón ni motivo, al igual que a mis colegas, no teniendo validez legal aquella carta por lo que nuevamente se evidencia hostigamiento por parte de la referida hacia mi persona y equipo de trabajo”.

La carta finaliza con la renuncia de la profesional y con la solicitud de que se intervenga la unidad debido a que, según ella, gran parte del personal presenta problemas similares: “Espero que estos problemas presentados a usted mediante esta carta puedan ser intervenidos en algún momento, ya que lá’ mayor parte del personal se encuentra presentando los mismos problemas señalados anteriormente, incluyendo la notificación de despido, al mismo tiempo existen tres profesionales incluyéndome con ingesta de medicamentos a raíz de los problemas señalados”.

Desde la unidad de comunicaciones de la municipalidad señalan que efectivamente se recepcionaron las cartas y que están realizando gestiones administrativas para aclarar lo denunciado. “Se han recepcionadas cartas al respecto, por lo cual he instruido se realicen las gestiones administrativas pertinentes para realizar una investigación”, acotan.

Al cierre de esta edición se conoció que algunos de los funcionarios denunciantes con parte del concejo municipal y, según comentan las fuentes consultadas, se acordó que siguieran en sus labores, sin profundizar en mayores detalles.