Escuela Carlos Holzapfel otra vez en la mira: denuncias por malos tratos y nepotismo golpean a la dirección

Un grupo de profesores envió cartas acusando una serie de hechos cuestionables que incluyen acoso y hasta un eventual nepotismo al interior del establecimiento. El jefe de la Educación municipal, Alejandro Durán, sale al paso de los docentes y niega todas las imputaciones. ´La lengua da para mucho´, dice. 

PROBLEMAS.- El establecimiento se ha visto complicado por algunas otras situaciones en los últimos años, como la denuncia por abusos sexuales que tiene a un ex asistente preso y a punto de ser enjuiciado.

La verdad es que es un tema que se había manejado con sigilo hasta el fin del año que recién pasó. Pero una serie de cartas a diferentes estamentos públicos han revelado una serie de situaciones complejas que, una vez más, se viven al interior de uno de los principales establecimientos públicos de la comuna: el Complejo Educacional Carlos Holzapfel (CECH). Las misivas acusan acciones de acoso, malos tratos e, incluso, nepotismo de parte de la actual directora del establecimiento, Mariel Caniulao, en contra de algunos docentes. Las denuncias ya están en Contraloría y el mismo capítulo local Colegio de Profesores se ha hecho parte de las denuncias. Por lo mismo el alcalde, Carlos Barra, decretó una investigación sumaria para esclarecer las denuncias.

En una de las cartas a la que tuvo acceso este medio, se explicita que la directora ha creado un “ambiente hostil, de desunión e individualismo” al interior del establecimiento. “Ha quebrantado el trabajo en equipo y ha afectado nuestra salud mental y el clima laboral al cual estábamos acostumbrados por tantos años, situación que ha ido en desmedro de nuestro desempeño, sentimos menoscabo y sus decisiones arbitrarias no han sido consensuadas, ni consultadas al consejos de profesores. A esto podemos agregar la falta de comunicación que ha obstaculizado los procesos de desarrollo de la comunidad educativa en general”, se lee en uno de los documentos firmado por un grupo de docentes. 

La carta agrega: “Lo anteriormente expuesto, ha llevado a nuestro establecimiento a una situación extrema de caos,  que debe terminar ahora, y requerimos con urgencia del apoyo de todos ustedes;  somos parte del sistema público que necesita de su intervención en su rol de fiscalizadores. Sentimos que nuestro proyecto educativo en estos meses se ha ido debilitando a tal punto que hemos perdido consistencia y objetivo ante nuestros estudiantes, apoderados y comunidad en general. En el ámbito personal, la comunidad educativa se siente atemorizada en el día a día, su trato sarcástico al dirigirse a cada uno de nosotros, llamadas de atención por exponer opiniones o puntos de vista en el WhatsApp laboral, vía telefónica, intimidándonos toda vez que puede”. 

La carta, por cierto, habla directamente de maltrato laboral y acoso de parte de la directora que ocupa el cargo en calidad de subrogante. “A través de este medio, también denunciamos el maltrato a nuestros compañeros de labores, asistentes de la educación, quienes por temor a represalias no se atreven a denunciar. Todo lo expuesto con anterioridad, ha ido repercutiendo en el ámbito académico, pues genera agobio, desmotivación, desconfianza e impotencia. Se dividen nuestras energías, las que debiesen estar cien por ciento focalizadas en nuestros educando”, sostienen los docentes, quienes además acusan movimientos y despidos de profesores que ellos consideran como injustificados.

Otro elemento que llamó la atención de quienes tuvieron acceso a la misiva es la acusación de nepotismo, ya que se asegura que la directora trabaja junto a su esposo e hija para desarrollar labores al interior del establecimiento: “Cabe señalar que, la Directora (S), ejerce sus funciones en el establecimiento donde trabajan su esposo e hija:  Marco Castillo Riquelme y Nikol Castillo Caniulao, a quienes además de sus funciones académicas, en sus áreas respectivas,  se les asignaron horas dentro del área deportiva. Lo anterior claramente es conocido como Nepotismo. Además establecer que la Srta. Nikol Castillo Caniulao, ejerció labores de profesora jefe, sin tener su título académico correspondiente, durante el primer semestre del año en curso”.

Según otra de las cartas a la que tuvo acceso La Voz…, pese a existir antecedentes, no ha existido una investigación formal de parte de la Dirección de Educación Municipal (DAEM) debido a que, se acusa, existe cierta cercanía entre el jefe de esa unidad, Alejandro Durán, y los eventuales denunciados. “​​Todas estas situaciones deplorables se vienen suscitando repetidas veces pues la directora subrogante del establecimiento no ha tenido llamados de advertencia por parte del DAEM  administrado por el señor Alejandro Duran Gutiérrez, pues entre ellos tienen una relación de amistad en conjunto con su marido Marcos Aurelio Castillo Riquelme que también trabaja en el establecimiento cumpliendo la labor de Profesor de matemática, este vínculo de amistad con el DAEM también es aprovechada para beneficiar a su hija Nikol Castillo Caniulao  que llega al establecimiento a desempeñar la labor profesional en el nivel de primero básico como asistente de la educación y posteriormente asumiendo como docente en el primer ciclo básico con una jefatura en un tercero básico”, sostiene uno de los docentes denunciantes.

La versión del DAEM

Por ahora el tema se maneja en Contraloría y también en la investigación sumaria abierta por el alcalde Carlos Barra. Si bien este medio solicitó una versión oficial a la municipalidad sobre esta situación y no hubo respuesta; fue el mismo Director de Educación Municipal, Alejandro Durán, quien salió al paso de las acusaciones. Según Durán, los hechos denunciados en las cartas están alejados de la realidad y responden —según él— a la molestia de docentes que se han visto fuera de la planificación anual del establecimiento al ser cambiados de lugar de trabajo.

“Los profesores del estamento municipalizado tiene un ente al cual ellos pueden acudir que es la Contraloría General de la República si no están de acuerdo con alguna determinación del sostenedor o del director del establecimiento. En este caso ha ocurrido eso. Nosotros como departamento de Educación a través de un proceso planificado y coordinado por los equipos directivos de cada uno de los establecimientos en el mes de noviembre comenzamos a trabajar en la planificación y reestructuración de sus plantas docentes y asistentes de la educación y de acuerdo a eso se producen algunos términos de contratos o, simplemente, se producen procesos de traslados de funcionarios. Lo único que tenemos que salvaguardar como ente sostenedor es que a estos profesores no se les incurra en un menoscabo, es decir, que no se les disminuya su sueldo”, explica Durán.

Sobre las acusaciones de malos tratos, Durán señala: “Yo puedo entender que el profesor que está siendo afectado por un traslado pueda expresar desde su estado emocional muchas cosas. En otras palabras, creo que ´la lengua da para mucho´, pero que eso sea realidad, es parte del proceso de indagación que hace la Contraloría. Y creo que eso se va a desvirtuar de acuerdo a lo que nosotros estamos enviando”.

En torno al nepotismo, el jefe de la Educación municipal, sostiene que no corresponde, ya que el esposo y la hija de la directora se desempeñaban antes de que Mariela Caniulao fuera nombrada como directora subrogante. Sobre las relaciones de amistad entre él y los denunciados, Durán argumenta en torno a que mantiene relaciones con gran parte del profesorado local que se desempeña en la educación municipal.

Esta es la segunda denuncia grave que golpea al establecimiento en menos de dos años. La anterior fue el caso de abusos sexuales y violación sufrida por estudiantes de parte de un auxiliar, quien está detenido y a la espera de un juicio.