La Ruta del Villarrica: posiciones claras

 

Esta semana que pasó pudimos conocer, finalmente, algunos detalles más finos del anteproyecto conocido como Ruta del Villarrica; el que viene a renovar el complejo tramo entre Freire y nuestra ciudad. A simple vista el objetivo de la idea es buena y, en extremo necesaria. Mejorar el peligroso tramo entre Villarrica y Freire, el que a lo largo de la historia ha cobrado innumerables vidas por accidentes (el último este fin de semana, y cuya fotografía ilustra esta editorial) que mezcla fatalmente irresponsabilidad y un diseño de ruta ineficiente y anacrónico por los requerimientos actuales de vehículos con más tecnología y potencia. O sea, ni siquiera hay una berma de servicio.

Además, el proyecto también podría entregar una solución a la ya insufrible situación de la vía que une Pucón y Villarrica. Los interminables tacos veraniegos son, a estas alturas, unas de las principales barreras de entrada para quienes hacen de Pucón el centro del turismo en el sur de Chile. Y, guste o no, esta industria es la principal fuente de ingresos de nuestra zona. Y ese es un elemento que no se puede sacar de la ecuación.

Ahora bien, se entiende que los beneficios que entregaría un proyecto de este tipo no pueden ser a cualquier precio. Es extremadamente necesario definir muy bien qué es lo que queremos y ponernos todos tras de esos objetivos. ¿Estamos dispuestos a que sean dos los peajes que debemos pagar en el total de la vía? ¿Queremos que entre Villarrica y Pucón por la 2da Faja sea de doble vía? ¿Donde queremos que empalme la ruta en el Camino Internacional? ¿Qué pasará con las rutas antiguas que quedan como la tradicional que une a ambas ciudades lacustre? O sea, son demasiados los bemoles que debemos asumir como comunidad y ante las cuales nuestras autoridades deben tomar posiciones claras. Y pareciera que lo hacen. Al menos, así quedó establecido en el último concejo municipal en el que el alcalde Carlos Barra se comprometió a una serie de reuniones informativas y a establecer una posición para nuestra comuna: Freire – Villarrica, doble vía; pero Villarrica – Pucón, una ruta turística. Pero hay más detalles que afinar.

Tampoco creemos sano oponerse a un proyecto de este tipo a ultranza sin los análisis necesarios. No hay que olvidar a los muertos que han regado la ruta con sangre y a los muchos que han sufrido por esas partidas. Como medio entendemos que esta idea es necesaria y trascendental para el desarrollo de nuestra industria sin chimenea. Y por eso tomamos una posición clara al respecto. Para que nadie se engañe sobre desde qué punto de vista abordamos este tema. Porque el tiempo y, más específicamente, las generaciones venideras nos cobrarán las cuentas correspondientes si lo hicimos mal. Dios no permita que suceda.

Espacio Disponible