Directora de Obras renuncia de manera inesperada en medio de un año complejo

Lorena Fuentes se mantuvo desde 1999 en el cargo, aunque en los últimos meses estuvo en el centro de la polémica por el reportaje de Chilevisión, la casa no regularizada de Sebastián Piñera y el denominado “Caso Martabid”.

Lorena Fuentes en la emisión del polémico reportaje de Chilevisión.

Una cosa llamó la atención en el concejo municipal del martes pasado. Pese a estar en la sala de reuniones, la directora de Obras, Lorena Fuentes, no expuso sobre un tema relevante y de su unidad: el crecimiento y desarrollo inmobiliario en los últimos tres años en Pucón. Sí lo hicieron otros dos funcionarios de su confianza, pero ella se mantuvo en una segunda línea y a veces aportaba algún dato. Era como una profesora observando cómo sus alumnos exponían y asentía con una mirada que podría interpretarse como de orgullo cada intervención de sus subalternos. 

Y la señal del martes se materializó durante la tarde de este viernes, cuando en una reunión con su equipo en el segundo piso del edificio municipal, la arquitecto, lanzó la noticia: dejaba de ser la directora de obras de la municipalidad de Pucón a partir del 1 de octubre. La profesional renunciaba a un cargo que tenía desde 1999. Es decir, deja la Dirección de Obras Municipales (DOM) después de casi 20 años. 

De acuerdo a las fuentes consultadas por este medio, la renuncia fue sorpresiva para todos y el alcalde se enteró durante la tarde del viernes. Y si bien, informalmente en la municipalidad reconocieron el hecho; hasta el cierre de esta edición no se había hecho ningún comunicado oficial al respecto de la salida de la profesional.

En los hechos, su salida se genera en un año complejo y agitado para su gestión. Primero, el complejo reportaje de Chilevisión, el que cuestionaba el “desordenado” desarrollo inmobiliario y que la puso a ella en el ojo de la tormenta cuando en sus casi 30 segundos en cámara responsabilizó al concejo municipal como los encargados de velar por el orden en el crecimiento. La polémica la hizo redactar y publicar (a través de este medio) una carta abierta a la comunidad en la que acusaba que se la estaba usando como “una moneda de cambio en medio del juego del poder”.

Otro tema complejo fue la polémica por la casa que el Presidente sebastián Piñera tiene en la zona de Renahue en Caburgua. A ella se le apuntó como una de las responsables de que el mandatario no pagara las contribuciones que correspondía, ya que las viviendas no estaban con recepción municipal definitiva. Pese a que, en los hechos, lo de la responsabilidad de Fuentes en el caso se diluyó en el tiempo (había otros organismos relacionados); igual la DOM fiscalizó y cursó una infracción al mandatario, quien terminó pagando cerca de cinco millones de pesos en multa.

Finalmente la polémica se hizo presente en las últimas semanas por el denominado “Caso Martabid”. En este tema, Lorena Fuentes, sostuvo que el abogado municipal Christian Águila llegó a un avenimiento poco favorable a la municipalidad con el empresario inmobiliario José Miguel Martabid. Esto, por una casa que Martabid construyó en la que tenía un permiso de edificación de 260 metros cuadrados y terminó edificando más de 3.000 metros cuadrados. Actualmente este tema está siendo investigado por la Fiscalía de Alta Complejidad (Fiac) en Temuco, quienes tienen a la PDI a cargo de la indagatoria.

A estos casos, hay que sumar la controversia por por el nuevo casino municipal. Todo esto, ya que la empresa que se adjudicó la licitación en junio de 2018, Enjoy, no obtiene aún permiso de construcción debido a que a juicio de la directora de Obras, el proyecto no cumple con las disposiciones de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (O.G.U.C.). En todo caso, la causa se encuentra judicializada y se espera un fallo de la Corte Suprema. 

Cercanos a la directora de Obras señalaron que si bien la decisión se venía evaluando desde hace varios meses, Lorena Fuentes la mantuvo en extrema reserva. Y entre las razones, solo se menciona “crecimiento personal”; aunque no aclaran si la profesional ya tiene otro trabajo o si se va a dedicar al ejercicio libre de su profesión.