El pan diario de Pucón

Los cerca de 50 mil permisos para la salida de vacaciones marcaron la semana en el contexto de la (demasiado larga) crisis generada por la pandemia del Covid-19. Y cómo no, Pucón está entre las ciudades con más requerimientos como destino. Todo sto luego de un anuncio del gobierno que especificaba que en ciudades como la nuestra, las fiscalizaciones se iban a profundizar para evitar que los números pandémicos suban y los enfermos se multipliquen, con todas las implicancias de esto trae.

Pero luego de 10 meses de una crisis permanente, entendemos que cuando quieren decir “fiscalizaciones” solo se apunta a pedir, aleatoriamente, papeles y documentos a los conductores que intentan salir o entrar a zonas determinadas como la nuestra. Y es a todas luces ineficaz y problemática ya que solo promueven los tacos y embotellamientos más que un control efectivo de personas con posibles contagios y cuarentenas.

Tampoco se puede tener un fiscalizador por cada persona y también asumimos que como comunidad no podemos quedarnos encerrados, sino que es deber producir para poner pan en la mesa. Y lo nuestro, para bien o mal, es el turismo; industria que podría llegar a significar el 90% de nuestros ingresos. 

Entonces la pregunta es ¿cómo logramos el equilibrio entre mantener nuestra actividad económica y evitar contagios? Probablemente no haya una estrategia clara y certera para ello; pero cualquier plan pasa, necesariamente, por el autocuidado. Y esto, porque la verdad, ningún gobierno o personalidad pública vendrá a cuidarnos; somos nosotros quienes debemos protegernos y proteger  nuestro entorno. Y hoy, más que nunca, es necesario seguir con la guardia arriba y no olvidar la mascarilla, el lavado de manos y el alcohol gel. Mención aparte para nuestros jóvenes. Por favor no se ganen menciones en redes sociales por estupideces tales como hacer una fiesta masiva y clandestina. Aguanten, eviten carretes y juntas. Ya vendrán mejores tiempos.