Enjoy contraataca por Pucón: demanda a Sun Dreams ante Tribunal de la Libre competencia y pide multa de más de US$12 millones

Empresa que ganó licitación abre un nuevo flanco en la disputa y acusa que la competidora solo busca entrabar el proceso y acortar los plazos límite para levantar el proyecto del nuevo casino. Esto, cuando ya va más de un año y aún no hay un permiso de construcción. 

Mientras la disputa por el casino de Pucón está a la espera en la Corte Suprema con un fallo en acuerdo, pero sin darse a conocer aún; la empresa Enjoy abrió un nuevo flanco e inició un fuerte contraataque en el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC). Esto, luego de ingresar una demanda en la que acusa a Sun Dreams de dar curso a una serie de hechos (demandas y actos administrativos) que, a juicio de Enjoy, solo buscan aportillar, retrasar y elevar los costos de la compañía que actualmente opera en Pucón y que ganó la licitación para quedarse por otros 15 años.  Además, Enjoy pide a la TDLC que aplique una fuerte multa de 15.000 Unidades Tributarias Anuales. Es decir, un poco más de US$12 millones.

Todo este entramado administrativo y judicial partió en junio de 2018 cuando la superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) resolvió entregarle la operación a Enjoy por otros 15 años a partir de 2020. Esto, luego de una licitación en la que la competidora Sun Dreams no pudo superar la oferta económica que la compañía ligada a la familia Martínez (Enjoy) realizara (un poco más de $3.000 millones anuales a todo evento para la municipalidad). Pero Dreams no se quedó conforme e inició un proceso de reclamación, primero ante la SCJ y luego en la Corte de Apelaciones. Luego de perder ambos, interpuso un recurso de queja en la Corte Suprema, el que está en acuerdo, aunque sin conocerse el fallo. En paralelo inició una serie de acciones administrativas en la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Pucón y la secretaría regional ministerial (seremi) del ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu). El objetivo es demostrar que Enjoy no puede construir su proyecto porque las ordenanzas urbanísticas no le dan. El punto más relevante de estas reclamaciones apuntan a la calificación de la calle Clemente Holzapfel. Para los requerimientos de Enjoy, con una obra que tendrá una carga de ocupación de 4.700 personas, la vía debería ser catalogada como “colectora distribuidora”; situación que no ha sido así, ya que a juicio de la jefa de la DOM, Lorena Fuentes, la calle es de servicio. Eso, ya que ella hace la interpretación de acuerdo a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (O.G.U.C.), la que cataloga la vía como “servicio”. 

De acuerdo a la reclamación de Enjoy ante el TDLC, el objetivo de Sun Dreams es presionar en base a que los tiempos que la empresa ganadora de la licitación tiene para levantar el proyecto son acotados: dos años con una justificada extensión a un tercero. El problema para Enjoy es que ha pasado más de un año (14 meses en rigor) y aún no tiene un permiso de construcción que les permita iniciar las obras.

“El retardo al que nos referimos se debe a que Sun Dreams, competidora de Enjoy, ha desarrollado un cúmulo, organizado, reiterado y sistemático de acciones judiciales  administrativas y de facto, dirigidas a arrebatat a Ia Compañía los permisos que legítimamente seadiudico y, alternativamente, a incrementar la incertidumbre jurídica y de negocios que Ia afecta y sus costos, hasta hacer inviable su operación, como se verá”, se lee enla demanda de Enjoy, la que agrega: “Y ha actuado Sun Dreams en Iaconvicción de que el retardo en la construcción de los proyectos de Enjoy, en los que está empeñada, será suficiente para expulsarla del mercado”.

El tema no es menor para Enjoy, ya que de no construir el nuevo casino y remodelar el Gran Hotel Pucón en el plazo otorgado por la SCJ, arriesga, incluso, la revocación de la licencia y/o la prohibición de participar en una nueva licitación por un plazo de tres años. Además de las boletas de garantías que dejó para asegurar la viabilidad del proyecto. 

La demanda, de acuerdo a lo que se lee en ella, apunta a que Sun Dreams desarrolla una competencia desleal, ya que trata de dejar fuera del mercado en Pucón y Puerto Varas (la demanda abarca a las dos ciudades) mediante acciones que buscan elevar los costos operacionales del demandante y hacer inviable la operación en ambas plazas. Eso, además de enviar señales al mercado de que se opondrán a todos los resultados de las licitaciones que no estén en línea con los intereses de la compañía (Sun Dreams), lo que —a juicio de Enjoy— podría hacer subir los costos de las empresas que quieran competir, lo que implicaría una baja en el estímulo para participar en las licitaciones.

En la demanda Enjoy será representado por la prestigiosa abogada Nicole Nehme, Socia del estudio Ferrada Nehme; mientras que Sun Dreams estará con el apoyo de Carey y Cia., bufete que también cuenta con un alto prestigio en este tipo de disputas.