Carlos Barra y la incertidumbre para la elección del 2020: “Hay que analizarlo día a día porque ya no es el mismo Chile”

El jefe comunal responde en profundidad a La Voz… luego del estallido social y por primera vez manifiesta cuestionamientos respecto a postulación para otro período edilicio. Eso sí, no perdió la oportunidad de revelar su preferencia sobre quién le gustaría que fuese su sucesor en el cargo. 

El alcalde Carlos Barra enfrenta el último año de este período y ya cerró dos décadas (interrumpidas por el período de Edita Mansilla) como jefe máximo de la comuna. Pero pareciera entender, luego del estallido social, y a punto de entrar en etapas políticas e históricas decisivas, que el escenario en Chile cambió. Y Pucón no es la excepción. Y es en ese contexto que abre un espacio en su agenda y se somete al ejercicio de la entrevista con La Voz…, y no rehúye las respuestas. Barra responde de frente. Muy en su estilo.

— Chile vivió un año que muy pocos vieron venir, con un profundo estallido social, ¿cómo asume el estallido en el país?

“La verdad es que fue inesperado porque uno veía que ocurrían cosas similares a las que han pasado en Chile y lamentábamos. Era el caso de Ecuador o Francia y de repente llega a Chile. Y uno queda expectante y se sorprende, pero también hay que asumirlo y no hay otra solución. La gente tiene el derecho legítimo de expresarse. Cualquiera sea su manifestación pacífica, bienvenido sea, porque toda la vida se ha practicado esa misma estrategia en el mundo y en nuestro país también. Sobre todo cuando los gremios se movilizan por sus reivindicaciones económicas, sociales y de toda naturaleza. Y en lo que todos los chilenos no estamos de acuerdo es con la violencia, porque al final no conduce a nada”.

Espacio Disponible

— Y en Pucón, ¿le sorprendió el estallido y los picos de violencia que vivimos también?

“Nunca lo habíamos visto. Fue una sorpresa, no tan solo para mí, sino que para muchísima gente de Pucón. Sobre todos para quienes hemos estado siempre viviendo en Pucón, que hemos crecido en Pucón, que hemos trabajado por el desarrollo de nuestra comuna, incluyendo a todas las instituciones y organizaciones. Nos sorprendimos, porque dijimos ‘cómo se puede destruir algo’, como el caso del municipio. Porque este municipio es la casa del pueblo que con mucho cariño se inauguró el año 2001. Y esta municipalidad es puconina cien por ciento porque se construyó con recursos municipales. Aquí no hay recursos del Estado y eso tiene un valor tremendo. Destruir su propia casa me parecía increíble. Esto sucedió, lo asumimos y estamos aquí esperando que nunca más se vuelva a repetir”.

— ¿Cómo asume que gran parte de la protesta pública hasta el día de hoy se personalizan en usted? ¿Cómo asume que en su momento hubo cerca de mil personas gritando en su contra?

“La verdad es que los respeto. A mi no me puso nervioso, ni me preocupé y tampoco dije ‘qué hago ahora’. No. Por ningún motivo, porque yo tengo mi conciencia tranquila. La gente me conoce y había gente que salió a la marcha y cuando hay un eslogan que se grita casi todos gritan, pero uno veía ahí que había gente que uno conoce mucho y no sé por qué gritaban, pero no importa. Yo asumo que el pueblo tiene la libertad para hacerlo. Así que si se centró en mi persona, debo ser una persona importante para la comuna, para la gente y para la opinión pública. Yo mi tranquilidad la sigo manteniendo. No he pensado nunca abandonar mis funciones de ninguna manera y demostrar que hay que tener la fuerza para enfrentar estas cosas y el pueblo es el que tiene la palabra. Yo creo que nunca vamos a estar en contra de eso. Así que si la gente, en mi persona, veía un blanco predilecto, bienvenido. Soportaremos lo que la vida nos depara”.

— Existe convicción de que el escenario político y social cambió, ¿le parece que el escenario en Pucón también pudo haber cambiado después de estas protestas?

“No se sabe todavía, porque pienso que la única fecha de medir las consecuencias de un cambio son las elecciones. Y que tengan la capacidad las personas de hacer una propuesta distinta a lo que ha pasado en Pucón se respeta. Yo no estoy como alcalde por el interés de ser alcalde, ni ando buscando trabajo porque he estado cesante. Yo tengo en que trabajar y lo único que me ha llevado a desempeñar este cargo ha sido mi espíritu de servicio público desinteresado”.

— ¿No se ha cuestionado su rol como alcalde en este tiempo en el que han pasado casi tres meses de protestas y manifestaciones?

“Uno siempre tiene que estar cuestionado. Todos los días. Uno siempre tiene que estarse evaluando, ‘qué le estaré pareciendo yo con mi gestión a la gente del pueblo y del campo’ y la gente es muy sabia. Y es la gente la que tiene que determinar si está conforme con la gestión. Ahora, tampoco nadie está en estos cargos para eternizarse. No es el motivo ese, pero cuando se me ha pedido que asuma esta responsabilidad lo he hecho y hemos tenido buenos resultados en las elecciones y es el pueblo el que tiene la última palabra”.

“Yo no estoy como alcalde por el interés de ser alcalde, ni ando buscando trabajo porque he estado cesante. Yo tengo en que trabajar y lo único que me ha llevado a desempeñar este cargo ha sido mi espíritu de servicio público”.

— En los días más complejos de la protesta en Pucón, por redes sociales se manejó, incluso, la posibilidad de atacar sus propiedades y sus bienes, ¿cómo tomó eso?

“Yo creo que esa no la opinión mayoritaria de Pucón. Esas fueron algunas personas que dijeron ‘oye vamos a la casa, quemémosla y ataquemos al alcalde’. Yo me mantuve tranquilo, no abandoné mi domicilio. Yo sabía que eso no iba a suceder y de hecho quedó demostrado. Ni una sola piedra contra el vidrio de mis negocios, de mis hijos o de mis nietos. Bien. Todo estuvo tranquilo y nadie fue a mi domicilio a provocarme ni mucho menos porque son, a veces, personas que por su cuenta creen ellos representar a una masa y no representan a nadie. Es una opinión muy personal, pero las redes sociales pueden permitir colocar cualquier cosa e, incluso, una persona que dijo algo en mi contra después borró y me mandó a decir que se disculpaba y que no era su intención. Es gente que yo conozco y que siempre está en la municipalidad y uno lo está ayudando”.

— Y en la interna de su familia, imagino que ellos se preocupan por usted y por ellos mismos, ¿cómo lo tomaron?

“Mi familia está dividida”.

— ¿Cómo así?

“Hay un sector de mi familia que me dice ‘ya, está bueno’; pero hay otro sector que me dice ‘no, si estás sirviendo desinteresadamente a la comuna y has sido un hombre que has trabajado y has abandonado a tu propia familia para servir a la comuna y si a ti te gusta y tienes entusiasmo y tu salud te acompaña, bueno, evaluémoslo’. Pero, la verdad de las cosas es que pienso que dadas las circunstancias actuales del país y de la comuna, hay que hacer un análisis día a día”.

— ¿Qué quiere decir eso, está en la duda de ir a una próxima reelección?

“No estoy en la duda, pero también hay que estar conciente que todos los días no son iguales. Puede aparecer cualquier manifestación que te lleve a pensar, pero no sé. Hasta aquí hay que mantenerse con el mismo propósito de siempre, pero hay que analizarlo día a día porque ya no es el mismo Chile. Hay un antes y un después y eso hay que reconocerlo y tampoco uno nunca quiere poner en riesgo a su propia familia con estas cosas porque no hay un interés así como que si yo no soy alcalde, qué es lo que voy a hacer. Yo soy inmensamente feliz en mis cosas, en mi familia. Comparto con todo el mundo. Yo ando en la calle y me ataja la gente. Voy a la farmacia y la gente me saluda. Y esa satisfacción la he sentido siempre de muy joven acá en Pucón. La gente siempre me ha tenido estima y eso no ha cambiado”.

— Cada vez que hacemos el ejercicio de la entrevista, usted ha manifestado claramente su intención de ir una vez más, pero ahora como convenimos que Chile cambió, ¿se le ha pasado por la mente la posibilidad de no ser candidato?

“Es que tiene que pasársele por la mente a uno. Está obligado que eso pase por la mente y decir ‘bueno ya, cómo están las cosas, bueno a lo mejor no voy a ser candidato y me voy a trabajar en lo mío’. Y bueno, uno sigue su vida, porque la vida no termina en un cargo. Creo que esto es transitorio y por la voluntad del pueblo. Y mientras el pueblo a uno le pida realmente continuar al frente de la administración de la comuna creo que a todos los alcalde les pasa lo mismo, porque yo he leído en los diarios que a algunos alcaldes le han preguntado lo mismo”.

— De hecho Raúl Torrealba, en Vitacura, dio un paso al costado y dijo “no más, Chile cambió” y Torrealba es un alcalde emblemático, tal como usted, que llevaba muchos años.

“Tenemos la misma cantidad de períodos con ‘el Tronco’ Torrealba. La verdad es que esto lo conversamos con Raúl antes del estallido y me dijo ‘me salvé de una enfermedad y no quiero seguir enfrentando la tensión diaria que significa ser alcalde y fíjate que me están ofreciendo otra postulación política más alta y lo voy a pensar’. Creo que lo de Raúl obedece a que él va a ir como candidato a senador. No me cabe la menor duda”.

“No estoy en la duda, pero también hay que estar conciente que todos los días no son iguales. Puede aparecer cualquier manifestación que te lleve a pensar, pero no sé. Hasta aquí hay que mantenerse con el mismo propósito de siempre, pero hay que analizarlo día a día porque ya no es el mismo Chile. Hay un antes y un después y eso hay que reconocerlo

— ¿Tiene alguna fecha límite para tomar una decisión final? Porque si se atrasa mucho puede perjudicar a su propio sector porque se debe levantar otro candidato y tiene que haber una forma de elegir a otro candidato.

“Lo que tengo conocimiento es que en junio se cierran los pactos”.

— Eso es lo formal, pero quizás atrasarlo mucho puede ser perjudicial para su propio sector.

“No. La gente de aquí todos nos conocemos y la gente sabe quién es el hombre que podría reemplazar al actual alcalde”.

— ¿Quién?

“Yo tengo a mi ‘delfín’ muy bien señalado y él no es político, pero es un servidor público. Y lo digo con toda franqueza, Carlos Vergara Barra (‘Carolo’ Vergara, su sobrino) es un hombre que lleva el aprecio de muchísima gente. Yo no puedo esconder más este deseo que tengo de que él se inscriba y postule a ser un administrador de esta comuna porque tiene las condiciones tremendamente potente en el alma. Muy desinteresado. Y ha sido un servidor público potente y lo ha estado demostrando en la creación de la brigada de Caburgua (de Bomberos). Su trabajo ha sido reconocido por la ciudadanía”.

— ¿Lo ha conversado con él? ¿Cuál es la posición de él de esto? Porque él ha estado más en el ámbito privado que en lo público.

“Él dice que le apasiona el servicio público”.

— Pero lo desarrolla en Bomberos.

“Lo desarrolla en Bomberos con todo y él nunca ha buscado cargos, pero sus voluntarios lo eligen y en los rotarios le pasa igual. Uno ve qué persona tiene la visión. Además, es un hombre que está consciente del desarrollo de Pucón porque él es comerciante”.

— Pero es importante lo que diga él, porque a usted puede gustarle, pero si él no quiere no hay mucho que hacer…

“La verdad es que lo estoy convenciendo y ya me aflojó un poco, pero me dice que él no va a ser concejal ahora porque no anda buscando abrirse camino, él dice ‘quiero que la gente se exprese’”. 

— ¿Y lo ve como candidato en esta próxima elección? ¿Es posible levantarlo a él?

“Creo que aquí en Pucón es fácil levantar a una persona porque este es un pueblo muy chico. Yo le digo que hay que estar preparado”.

— ¿Y no sería bueno que si usted no va, esto se defina en una primaria como lo quiere el concejal Cristian Hernández?

“Creo que lo principal es que ‘Carolo’ no vaya como candidato a competir con nadie en este minuto. Él tiene juventud y puede esperar, así es que en esta oportunidad él no va a enfrentar primarias porque no va a ir como candidato a nada, hay que dejar que el pueblo se pronuncie”.

— Pero el pueblo puede pronunciarse en primarias o encuestas…

“Antes no habían primarias y la gente se empezó a expresar”.

— Pero son otros tiempos, hay un estallido social y la gente quiere opinar, quiere hablar y quiere participar…

“Bueno, ahí tiene una oportunidad de opinar la gente. Si la gente quiere que él sea alcalde, macanudo, y si la gente dice que no, no también”.

— Hablando de participación ciudadana, ¿se arrepiente de no haber hecho la consulta ciudadana?

“No, porque la consulta quedó pendiente nada más. A nosotros nos tocó un proceso de mucho trabajo y yo no quiero cometer irresponsabilidades. Estábamos con la reformulación de las plantas municipales y estábamos con un programa en diciembre que no nos daba la certeza de hacer las cosas bien, pero la consulta la vamos a realizar. Estamos evaluando en qué fecha, en el mes de enero seguramente”.

— ¿Va a preguntar por el proceso constituyente, si la gente quiere nueva constitución?

“De todas maneras hay que preguntar. Esa pregunta no se puede obviar. Ahora, respecto a la decisión que se debe tomar respecto a respaldar la nueva constitución o no, está señalado ya por Ley para abril y ahí es cuando hay que pronunciarse porque a nivel local no te toman en cuenta porque no es vinculante esta consulta”.

— ¿No cree que fue apresurado suspender los fuegos artificiales y el triatlón?

“Hay una sola cosa que depende de mí, los fuegos artificiales, que son financiados por el sector privado. No son recursos municipales. Pero dada la contingencia que había en ese minuto que era bien difícil y aún es difícil, cuando llega una carta y pide que no realices los fuegos artificiales (la misiva de la asamblea autoconvocada). Pero no es por temor ni mucho menos. Lo que pasa es que queremos que Pucón mantenga su tranquilidad y nos está dando resultados, porque están llegando muchas reservas y nos está dando resultados. La gente no viene por los fuegos artificiales”.

— ¿Lo del triatlón fue una decisión unilateral de la Universidad Católica?

“Unilateral de ellos y la marca Ironman, ya que ellos su carrera no la quieren ver nunca desfigurada. Seguramente con la UC sacaron las cuentas de que las condiciones de país, porque no estábamos hablando solo de las condiciones de Pucón, y ellos tuvieron una muy mala experiencia con el triatlón de Coquimbo y estaban los veedores internacionales y eso fue lo que los llevó a decidir no realizar la carrera. Nosotros lo lamentamos. Cómo no lo vamos a lamentar”.

— ¿Por qué Católica lo presenta como algo consensuado?

“Fue en el marco de la prudencia. Ellos vinieron acá a decirnos que estaban dispuestos a suspender la carrera, pero que no querían pasar a llevar la posición de la comuna”.

— ¿Teme un verano complejo por el contexto del estallido social?

“No. Invito a las organizaciones que hacen sus marchas… porque creo que hay que ir bajando. El gobierno y las autoridades están notificadas de lo que el pueblo necesita y hoy día nosotros tenemos la posibilidad de aprovechar el verano, porque el invierno es largo. Entonces tenemos que todos colaborar para que vengan muchos turistas y se queden más días de lo normal porque Pucón ofrece tranquilidad y seguridad”.

— Pero pareciera que con las suspensiones de los fuegos artificiales y del triatlón nos quedamos paralizados en Pucón, ¿no cree que es malo para nuestro desarrollo económico?

“La verdad es que nunca debieron haberse suspendido los fuegos artificiales y menos el ironman. La verdad es que a todos nos dejó paralizado el tema porque fue en una fecha en la que a nosotros nos afectó mucho porque estábamos tomando decisiones y preparando el verano, pero creo que la gente va a entender y vamos a trabajar y colaborar por el desarrollo de Pucón”.

— Hay un caso que ha sido polémico y que hemos cubierto, como lo es lo de Martabid, ¿hay algún mea culpa por esto?

“Categóricamente no. Ellos tienen el mismo tratamiento que tienen todos los contribuyentes. Ellos deben una cantidad de recursos por haber extendido una publicidad para su complejo…”.

“Entonces tenemos que todos colaborar para que vengan muchos turistas y se queden más días de lo normal porque Pucón ofrece tranquilidad y seguridad”.

— ¿Estamos hablando de la causa por la publicidad que no han pagado y está en tribunales…?

“De ese, porque con Martabid no hay ningún otro tema…”.

— Pero la fiscalía está investigando otro tema, y se trata de los eventuales o posibles favorecimientos a la empresa…

“Eso lo desmiento categóricamente. Yo no tengo compromisos con nadie. Los años que llevamos con la concesión del casino en que nos reuníamos en Viña del Mar, en Pucón, en la casa de un diputado antes cuando andábamos consiguiendo el casino, y nadie jamás dijo que estamos tratando de favorecer a un empresario. Yo menos. No tengo compromiso con don (José) Miguel Martabid. Nada. Jamás converso con él”.

— O sea, ¿usted niega que desde la municipalidad se trató de favorecer a Martabid?

“No se trata de andar negando, sino que aclarando. No hay compromisos. Él tiene varias empresas, pero yo no me meto en la vida privada de nadie”.

— ¿Le dolió la salida de dos funcionarias emblemáticas como los son la ex directora Jurídica Bhama Zúñiga y la ex directora de Obras, Lorena Fuentes?

“No, en absoluto. Aquí no son las primeras funcionarias que están por años trabajando y de repente buscan otros destinos”.

— ¿Cómo quedó el ambiente al interior de la municipalidad con lo de la planta, incluso destituyeron al presidente de los funcionarios?

“La destitución del funcionario (Patricio Ibáñez) no tiene nada que ver con la planta. Él tiene que asumir su propia responsabilidad denunciada por la dirección de Finanzas de más de un año y medio de las irregularidades que él cometía y que era no llegar a la hora a su trabajo. Eso pasa en cualquier municipalidad de Chile, pero la responsabilidad es de la persona, del funcionario”.

— Pero en el contexto en que se dio y él mismo lo dijo, que esto era un revanchismo por haber cuestionado el proceso de la nueva planta municipal.

“Revanchismo ninguno, porque la planta fue aprobada y la planta no ha sufrido ninguna modificación salvo el encasillamiento que estaba pendiente, pero que se solucionó”.