Se acaba la “veda” de alcohol en el casino: empresa pudo pagar patentes luego del fallo de la Corte

“Es un día feliz para las trabajadoras, trabajadores y comunidad de Pucón”, dicen desde Enjoy en el fin de una polémica que se estiró por casi tres meses. Las ediles Verónica Castillo y Daniela García sostienen que cumplieron con la labor fiscalizadora propia del cargo.

TRAGOS.- Esta imagen podría ser nuevamente parte de lo natural en el casino Enjoy de Pucón al terminar la imposibilidad de vender alcohol.

Habían pasado unos pocos minutos después del mediodía cuando un trabajador de la empresa Enjoy llegó hasta la municipalidad para pagar las patentes de alcoholes que tenía bloquedas desde septiembre pasado. Así, comenzaba a escribirse el capítulo final de una polémica que tuvo a la empresa con la imposibilidad de vender bebidas alcohólicas, debido a que no contaba con los permisos correspondientes. Una verdadera “veda” de bebidas espirituosas. Esto, debido a que el concejo municipal no se pronunció sobre autorizar o no los permisos; sino que una mayoría (el denominado bloque opositor) dejó la decisión en suspenso a la espera de un informe de la Contraloría; a raíz de que el edificio donde actualmente funciona el centro de juegos no contaba con una recepción municipal de obras vigente.

El caso finalmente se judicializó ya que la empresa ingresó un recurso de protección en contra de la municipalidad en la Corte de Apelaciones de Temuco, tribunal que acogió los argumentos de la compañía en torno a la propiedad de las patentes y ordenó a los concejales a pronunciarse. En todo caso, esto último no fue necesario, ya que desde la Unidad Jurídica de la municipalidad se acogieron a un artículo específico de Lay Orgánica de Municipalidad que apuntaba a que pasado un plazo de 20 días en el que el concejo no se pronuncia sobre una materia propuesta, se asume como votado favorablemente. Fue así que Enjoy pudo pagar sus dos patentes y a partir de este lunes 13 de diciembre pudo reanudar la venta de alcohol en el casino, luego de casi tres meses.

Desde la empresa se mostraron conformes con la decisión de la Corte y con la posibilidad de volver a operar normalmente. “Es un día feliz para las trabajadoras, trabajadores y comunidad de Pucón. Los tribunales han ratificado que Enjoy tenía la razón y no podía ser despojada arbitrariamente del derecho a explotar su patente de alcoholes. En virtud de ese contundente fallo lo que corresponde ahora es pagar la patente y volver a recuperar los servicios que nunca se debieron haber impedido, para colocarnos todos los puconinos y puconinas de corazón a empujar el carro de la reactivación para tener una temporada alta épica como esta ciudad se merece”, argumentaron.

Al ser consultados los miembros del concejo municipal por este tema, solo dos ediles respondieron: Verónica Castillo y Daniela García. La primera sostuvo ​​ que espera que el equipo jurídico municipal haya analizado bien los pasos a seguir y haya actuado en Derecho. “Supongo que el equipo jurídico analizo todo paso a paso y habrá tomado las decisiones que se enmarcan en lo legal para estar amparados en lo legal. Ahora mi pega y la de los demás concejales es fiscalizar. Para eso me eligieron, para que acá tengamos igualdad ante la ley. Eso debo cuidar, nunca se quiso trancar la pelota. Siempre se debe cuidar el municipio. Queremos que nos vaya bien y poder avanzar” explicó la concejal Castillo.

Daniela García, en tanto, dijo que si bien no habían sido informados de lo sucedido en las últimas horas, considera que la actuación de los concejales que consultaron a la Contraloría estuvo correcta. “Nosotros cumplimos con preguntar  a las entidades superiores a nosotros como la Contraloría antes la duda sobre si correspondía renovar o no. Como es de conocimiento público la respuesta  de la contraloría fue que no correspondía, la que luego fue invalidada por el proceso judicial que validó la renovación, dijo la edil, quien luego agregó: “Asumo  que la empresa se acogió al art 82 C inciso 2do, ley orgánica de municipalidades donde pueden ignorar al concejo si han pasado más de 20 días sin pronunciamiento. Personalmente creo que hicimos lo correcto al preguntar a  las entidades técnicas dado la complejidad del caso y la necesidad inminente de tener una gobierno local absolutamente transparente y prolijo en sus procesos”.