Baja en el lago Caburgua: estudio de la U. de Chile apunta a disminución de precipitaciones como causa principal aunque no es concluyente sobre efecto del río Trafampulli en el fenómeno

El análisis aborda una serie de variables y reconoce, entre otras cosas, que en la década del ‘70 ya existía una conexión entre el curso de agua cuyo brazo que daba al Caburgua agua fue cerrado en 2008. Se establecen una serie de recomendaciones para lograr medir y cuantificar los flujos que ingresan y salen a una de las principales atracciones turísticas de la zona.

EL LECHO.- En la imagen se ve el lecho de lo que era el brazo Del Río Trafampulli que caía en la ribera norte del Lago Caburgua.

Durante las últimas horas de este jueves se conoció el estudio encargado por la Dirección General de Aguas (DGA) a la Universidad de Chile sobre la disminución del evidente y ostensible nivel en las aguas del lago Caburgua. En total son cerca de cien páginas de un profundo análisis a una serie de elementos y que incluye, además, modelos de flujos que permiten entender de alguna forma el fenómeno que vive el espejo de agua. Y en este contexto, el estudio entrega una serie de conclusiones, aunque deja abierto el espacio y recomienda acciones que permitan tener parámetros más acotados y medibles que permitan tener una visión más exacta de lo que sucede. En todo caso, deja la disminución de precipitaciones como la causa primaria de la baja.

Así las cosas, el estudio de la U. de Chile entrega ocho puntos en sus conclusiones que, tal como se dijo en el párrafo anterior, ponen la baja en las precipitaciones como causa primaria del fenómeno. “​​Entre los años 1998 y 2010, la superficie del lago Caburgua muestra una rápida respuesta (al corto plazo) a la variabilidad de las precipitaciones, disminuyendo los años secos y recuperando rápidamente su superficie ante años húmedos. Sin embargo, desde el 2010 la superficie del lago ha disminuido pro- gresivamente (sin recuperación) a una tasa de 0,19 km2/año, lo cual se correlaciona de manera directa con la disminución sostenida de las precipitaciones”, se lee en el documento, en el que se agrega: “Considerando que los objetivos de este estudio son identificar las posibles causas del descenso sostenido en el nivel del lago Caburgua, se concluye que el motivo de primer orden es la disminución en las precipitaciones a partir de 2010”. 

Sobre la situación del río Trafampulli y los efectos que el cierre del brazo que caía al Caburgua de este curso de agua y que fue bloqueado por orden de la DGA, luego de la denuncia de vecinos del Lago Colico, en análisis entrega varios antecedentes hasta ahora desconocidos. Primero que reconoce que existe evidencia de una conexión de agua superficial al menos desde la década de 1970. El punto es que la evidencia no es concluyente en torno a si la conexión es permanente o temporal: “Existe evidencia de una conexión de agua superficial entre el río Trafampulli y el lago Caburgua al menos desde la década de 1970. Imágenes consecutivas no son concluyentes respecto a la continuidad temporal de esa conexión, puesto que no siempre se aprecia con igual claridad en las fotografías aéreas. Esto puede deberse a una naturaleza intermitente de la conexión, o bien a falencias en las imágenes aéreas. No existen antecedentes cuantitativos sobre la magnitud del caudal trasvasado, sobre su régimen de variabilidad temporal, ni información que permita establecer si dicha conexión era de origen natural o antrópico”.

En todo caso, la evidencia que se proyecta en el tiempo, según el estudio, no permite concluir que la interrupción de flujos haya tenido un efecto significativo en el nivel del lago: “El modelo de balance hídrico propuesto no permite concluir que la interrupción de flujos desde el río Trafampulli por la construcción de una defensa ribereña haya tenido un rol significativo en el descenso del nivel del lago”.

Otros elementos

Pero la disminución de las precipitaciones o el cierre del brazo del Trafampulli no son los únicos elementos que analiza el estudio de la U. de Chile. También hace proyecciones en torno a modelos relacionados a las eventuales fallas y fracturas geológicas que existirían en el lecho del Caburgua. La evidencia muestra que existe circulación de agua en la roca fracturada en el entorno del lago. “Dada la presencia de manantiales termales relacionados espacialmente a fallas geológicas de escala regional y de larga vida (al menos desde los últimos 4 millones de años), se establece que existe circulación de agua en la roca fracturada en el entorno del lago”, sostiene el estudio. En todo caso, la evidencia no muestra que exista relación a la baja del lago con sismos mayores como el terremoto de 2010: “Los datos existentes no permiten establecer la existencia de alguna relación de las variaciones en el nivel de lago Caburgua con sismos mayores, como el terremoto del Maule ocurrido el año 2010. En este informe se descarta la hipótesis de una relación entre el descenso del lago y la actividad sísmica, debido a que las fallas existentes en la zona han estado activas desde tiempos geológicos”.

El análisis también revisa las solicitudes de derechos de agua y si bien pesquisa un aumento de estos pedimentos, principalmente el de aguas subterráneas, en sectores altos cercanos a los ríos Blanco (afluente del Caburgua) y del mismo Trafampulli, el análisis sostiene que el fenómeno no es relevante: “Sin embargo, no es posible atribuir a este fenómeno el descenso en el nivel del lago, puesto que no existe concordancia temporal entre el otorgamiento de derechos y los momentos de mayor cambio de tendencia en los niveles del lago, además de la modesta magnitud de estos caudales comparados con las estimaciones realizadas de afluentes y efluentes naturales al lago”.

Recomendaciones

El estudio reconoce que existen falencias de datos, entre otros, sobre los caudales de afluentes (aguas que ingresan) y efluentes (aguas que salen) del lago. También se desconoce el aporte que podría haber hecho el Trafampulli hasta el cierre del brazo que daba al Caburgua y, por último, se debe cuantificar los niveles de extracción de aguas normados en los derechos de aprovechamiento. Por todo lo anterior el estudio recomienda instalar estaciones que controlen el nivel fluviométrico de los principales cauces que desaguan el lago. 

En torno a la caracterización de los efluentes, el análisis sostiene que es necesario cuantificar las salidas superficiales y subterráneas del lago: “Se sugiere realizar un estudio hidrogeofísico orientado a esclarecer la presencia de niveles de agua subterránea y geometría de las posibles unidades hidrogeológicas, así como el rol de las estructuras geológicas presentes en el área”.

En torno al Trafampulli el estudio señala que es necesario establecer una estación fluviométrica; además de un estudio de niveles de caudales máximos, medios y mínimos del mencionado río. 

Caburgua Sustentable

La fundación Caburgua Sustentable encargó a mediados del año pasado un estudio similar a la Universidad Austral de Chile. Este análisis entrega relevancia al cierre del brazo del Trafampulli y señalaba que podía tener un efecto en cerca de diez metros en el nivel del lago.

El estudio de la U. de Chile

Para bajar el estudio puedes hacer click en la carátula del documento.