Concejal Inzunza: “No me voy a amoldar ni voy a cambiar para que no me traten de díscolo”

El político RN también le pone piso a su par Cristian Hernández en las aspiraciones alcaldicias de éste y explica sus posiciones a veces distantes a la principal autoridad local, Carlos Barra, también miembro de su partido.

Julio Inzunza (RN) lleva un poco más de seis años como concejal. Y en ese tiempo ha cultivado un perfil técnico. Como un hombre entendido en programas de desarrollo enfocados en el mundo del campo. Y cómo no, si pasó gran parte de su vida profesional a cargo de Prodesal. Pero no sólo ha enfocado en eso. Sino que también, sobre todo en el último tiempo, ha profundizado en un lado algo más filoso. Con una mirada política no siempre alineada al alcalde Carlos Barra de su misma partido. Y eso no lo ha ocultado, sobre todo en la última discusión por sacar los estacionamientos de O’Higgins, cuando en en sus redes sociales se mostró crítico a la decisión de la autoridad comunal de dejar sin aparcamientos a la principal avenida local. Y eso generó ruido en el oficialismo.

 

“Hay cosas que me parecen bien y otras en las que no estoy de acuerdo (se refiere a la administración del alcalde). Si lo vamos a hablar desde la tribuna política y yo soy militante de RN, eso no significa que yo no pudiera discrepar con las decisiones de nuestro alcalde Carlos Barra, que somos del mismo partido. Pero yo tengo la plena libertad y la voy a tener siempre en cualquier partido que esté, de tener diferencias cuando se alejan de mi manera de ver las cosas o de mi objetividad. Soy un concejal, y como persona he sido siempre objetivo para tomar decisiones”, dice el técnico agrícola de 52 años.

 

— En el último tiempo se le ha visto distante a las decisiones que ha tomado el alcalde. Eso a lo menos en dos temas, la planta municipal y los estacionamientos de O’Higgins. ¿Qué lo motivó en estos casos?

“Respecto a la planta municipal, yo estoy plenamente de acuerdo con que las plantas municipales se actualicen y se modernicen en Chile. Y reconocí, en su minuto, el trabajo que hizo el equipo municipal con respecto al avance para presentar la planta municipal. Y esto lo digo comparativamente con otras municipalidades de la región. Hay municipalidades de la región que ni siquiera presentaron la planta. En ese sentido, el equipo municipal hizo un trabajo bueno, rápido y bastante eficiente. Pero eso, no quita que no hubieran diferencias. Por ejemplo, en el tema del encasillamiento de algunos funcionarios (el acomodo una vez aprobada la planta) hubo cosas que en su minuto no las supimos y que posterior se fueron dando a conocer, tanto en las mismas reuniones de concejo como en conversaciones que tuvimos con representantes de los funcionarios municipales y ahí, obviamente, uno cuando hay gente, personas y funcionarios que pudieran ser afectados, lógicamente uno se pone alerta”.

 

— Pero en los hechos tuvieron un quiebre al interior de la coalición política…

“Sí. En la primera votación que hicimos, la verdad es que fue casi sorpresa porque tuvimos cinco votos de seis (en rigor fueron cuatro de seis) en contra de la primera presentación que hicieron de la planta. Y entre esos incluyo al concejal hernández que, me parece, podría haber sido distinto y que se lo agradecí después públicamente. Primero, nos pareció que había una falta de información para nosotros como concejo. Falta de información de algunas cosas que, incluso, se fueron diciendo en esa sesión de concejo por parte de la directora de finanzas”.

 

— ¿Dice que se le ocultaron cosas?

“No sé si fue la intención de ocultar. Yo creo que no. Creo que fueron, simplemente, cosas que se consideraron de una manera y se presentaron de otra. Nos dimos cuenta que había una cierta pugna o conflicto interno entre directores. Y eso era un poco lo que estaba creando el clima. Incluso hubo algunas aplicaciones de ascensos de grados que no estaban bien aplicados. A nosotros nos manifestaron eso desde la Asemuch (Asociación de Funcionarios Municipale) y efectivamente ese fue uno de los puntos que rechazó la Contraloría”.

 

“Nos dimos cuenta que había una cierta pugna o conflicto interno entre directores. Y eso era un poco lo que estaba creando el clima. Incluso hubo algunas aplicaciones de ascensos de grados que no estaban bien aplicados”.

 

— Y en relación al tema de los estacionamientos de O’Higgins, igual se le vio distante de la posición del alcalde.

“En el tema de la avenida y sacar los estacionamientos, primero es un tema que quise dejar claro con la comunidad. Que esto no es un tema que haya pasado por concejo municipal. Nunca. Esto fue una decisión de la administración municipal encabezada por el alcalde y ellos decidieron esto. No pasó por concejo. Ni siquiera se planteó en concejo como conversación. Creo que se conversó como tema de pasillo, pero no fue, en ningún caso, materia de concejo. Eso lo quise dejar claro y lo subí a las redes sociales, porque cuando las cosas suceden, muchas veces la comunidad dice que para qué está el concejo”.

 

— Pero eso pudo ser tomado como una decisión muy política de distanciarte del alcalde.

“A la fecha, sigo con mi duda de que sea una solución para la descongestión del centro de Pucón. Todavía no comparto el sacar los estacionamientos. Todavía no estoy de acuerdo. El fondo de la materia puede ser bueno, pero es la forma como se concretan estas medidas. Creo que si saco 500 estacionamientos desde un lugar, tengo que tener la capacidad de ofrecer los 500 en otro lado y creo que la municipalidad hoy no los tiene. No están”.

 

— ¿Crees que hubo algo de improvisación en esta medida?

“Sí. Hubo improvisación y yo se lo manifesté al alcalde. Se podría haber hecho desde el invierno y haber llevado esta misma consulta (realizada en internet y dos lugares presenciales en el centro) a los distintos territorios, más allá de la gente que pasara caminando por avenida O’Higgins. No costaba nada llevar esto, la consulta, a sectores emblemáticos como lo son Jardines del Claro, Los Arrayanes, Villa Cordillera y sectores rurales como lo son Villa San Pedro, Caburgua, San Luis, etc. Y podríamos haber tenido ocho mil o nueve mil personas opinando al respecto porque esa gente igual tiene vehículos. Esa gente también viene al centro de Pucón a comprar y hacer trámites. Al menos en mi opinión las cosas se tienen que hacer más socializadas”.

 

— Pero cuesta socializar una idea entre 28 mil personas, que somos lo que habitamos Pucón permanentemente…

“No cuesta tanto cuando le das la posibilidad a todos de acercarle la encuesta o el plebiscito más a su casa Creo que no cuesta tanto”.

 

— ¿Y esto le generó un distanciamiento personal con el alcalde?

“Es probable. Pero como no fue en concejo, creo que él no esperaba el apoyo del concejo. Yo di mi opinión no más. Y ésta puede caer bien o caer mal. Y tengo todo el derecho de hacerlo. Y si no me parece la medida, también tengo todo el derecho de decirlo”.

 

— Pero vamos a la forma, ¿no cree que lo mejor, quizás, fue habérselo dicho en privado y no públicamente en redes sociales y así no le generaba un flanco o problema?

“Qué yo se lo planteara privadamente a él…”.


— Sí, porque al hacerlo públicamente le generaba una polémica…

“A mí me interesa que la gente sepa mi postura en diferentes temas, independiente de que seamos del mismo partido. Yo tengo una manera distinta de hacer política. Hago cosas que son políticamente incorrectas…”.

 

— ¿Distinta a quién o qué…?

“De encerrarme entre cuatro paredes para discrepar con alguien que es de mi mismo partido político. Creo que no es la manera. Si yo tengo una diferencia con nuestro alcalde o con algún concejal que es de mi partido, que se sepa… cuál es el problema. No pasa nada”.

 

— De hecho, hay veces que se le ve más cerca de la oposición que del gobierno local…

“Yo soy objetivo. Y cuando uno tiene objetividad, muchas veces se es transversal. Porque cuando yo soy radical y pongo la ideología por sobre la objetividad marco demasiado la línea política y pierdo la objetividad que la gente quiere. Yo soy de Renovación Nacional y mucha gente que no es del partido y que incluso son de izquierda me han apoyado y votado por mí. Y hay gente de derecha, que no es de RN, que es más de derecha, también ha votado por mí. ¿Qué hago yo? Represento a la gente que votó por mí. Transversalmente”.

 

— O sean, ¿no se considera más cerca de la oposición que del conglomerado al que pertenece?

“No. Yo me siento cerca de la gente y trato de interpretar a la gente. Yo soy de RN y me gustaría que Renovación Nacional se fuera renovando y dejar de actuar tan sectorizado”.

 

“Cuando uno tiene objetividad, muchas veces se es transversal. Porque cuando yo soy radical y pongo la ideología por sobre la objetividad marco demasiado la línea política y pierdo la objetividad que la gente quiere”.

 

— ¿Se puede ir renovando tomando en cuenta que hay un liderazgo muy fuerte de un alcalde que lleva más de 20 años en el cargo?

“Siento que nuestro partido no se ha renovado mucho. Acá en Pucón creo que nos falta abrir los espacios a los líderes jóvenes. Pero también con la intención de que aparezcan líderes jóvenes, porque si no hay líderes jóvenes no sé si vale la pena”.

 

— Pero líderes jóvenes parece que hay, o a lo menos RN tiene dos concejales jóvenes como Natalio Martínez y Cristian Hernández.

“Sí. Hay concejales jóvenes y tienen que llevar adelante el liderazgo, pero el partido tiene que darles piso para que eso se desarrolle. Si algún candidato en el futuro quiere ser candidato a alcalde que lo sea. Es legítimo. No hay por qué cuestionar lo que es legítimo”.

 

— ¿Se refiere a las aspiraciones de Hernández, quien ha manifestado públicamente su opción de postular a la alcaldía?

“Él lo hizo saber y, también se lo dije a él, es legítimo. Por qué cuestionar aquello. Si él quiere ser candidato a alcalde y cree que tiene el apoyo, que lo haga. Esa es la democracia. Esto puede adelantarse o atrasarse. No sabemos, pero lo que no puede suceder es cortar de raíz las aspiraciones de alguien”.

 

— O sea, ¿usted valida las aspiraciones de Cristian Hernández?

“Pero lógicamente que las valido. La gente le dará el voto o no y lo valorará como candidato a alcalde si algún día lo va a ser. Es legítimo. No puedo yo cuestionar aquello. Es como si yo el próximo año quiera ser candidato a alcalde, también es legítimo”.

 

— Pero ahí se encuentra con la negativa del alcalde, quien no quiere primarias al interior de RN…

“Esa es una decisión del alcalde. Es su opinión y no me voy a meter en eso, pero todo el mundo conoce la opinión del alcalde al respecto. Y eso lo tiene zanjado con Cristian. seguramente lo tienen conversado. Pero no tengo más detalles al respecto. Todavía tengo mis dudas, si sigue en pie la postura (de Hernández)”.

 

“Si él (Cristian Hernández) quiere ser candidato a alcalde y cree que tiene el apoyo, que lo haga. Esa es la democracia”.

 

— ¿Cómo ves el liderazgo actual del alcalde?

“Él tiene un liderazgo fortalecido en Pucón, de siempre. Él lidera la derecha en Pucón y eso no es cuestionable. Él tiene una gran influencia con nuestro partido y ese es un mérito que se lo he dicho. Tiene una capacidad de gestión importante. Lidera proyectos y lidera cosas y eso no hay por qué desconocerlo, independiente de que yo discrepe con la forma en que se hacen algunas cosas, pero que tiene liderazgo lo tiene…”.

 

— Pero ¿cómo lo ve en una proyección en un nuevo período?

“Él manifestó que quiere ser candidato nuevamente y también es legítimo”.

 

— ¿Y su posición personal respecto a esa candidatura?

“Yo me quedo con lo que en el minuto final se resuelva. No se si habrá otro candidato a alcalde. Yo me quedo con lo que se resuelva. Si hay primarias, primarias, sino, no. Me quedo con lo que resuelva el partido”.

 

— ¿Entonces en rigor no es un díscolo?

“No. No me considero un díscolo. Creo tener la libertad de discrepar y de poner mis posiciones y la manera de pensar sobre las cosas. No me voy a amoldar ni voy a cambiar para que no me traten de díscolo”.