Nuestra comunidad

La situaciones de crisis que hemos vivido nos presionan a todos y muchas veces nos llevan más allá de los límites tradicionales, generan incertidumbre, aflicción y eso fricciona también nuestras relaciones personales cercanas y también las esporádicas. Lo cierto es que  al final ese cúmulo de odiosidades y de reproches recíprocos no conducen a nada más que la destrucción. 

“Ojo por ojo” implica quedar todos tuertos y ahí no gana nadie.  En esta editorial queremos llamar a la reflexión respecto al odio que se ha instalado en las relaciones sociales (y en redes sociales) en medio de esta difícil situación y trauma que hemos vivido. Y nuestro  Pucón no ha sido la excepción, pero creemos que aún estamos a tiempo de cambiar. Debemos detener todo intento de acción de división que la polarización ha construido. Es cierto que algunos sectores colaboran más que otros para llegar a los consensos y que algunos se ven más beneficiados destruyendo que construyendo pero eso debe parar. En Pucón queremos vivir en paz, tenemos el derecho de hacerlo y lo único que tenemos es nuestra comunidad. 

Se nos viene un verano difícil. La economía del país está complicada y si bien esto podría traer beneficios (quizás muchos prefieran destinos locales y tranquilos como el nuestro), la incertidumbre es tal que estamos paralizados y eso tensiona aún más el ambiente.  Nuestra invitación es a reencontrarnos a buscar los puntos en común y a crecer en el sentido de ir más allá de las ideologías y consensuar los criterios mínimos sobre los cuales debemos convivir. Qué queremos y qué necesitamos para crecer en paz. Y asumimos que quizás  algunos no formarán parte de la mesa de la paz porque no les interesa ella, pero identificarlos nos permite marginarlos y aislarlos para que la abrumadora mayoría pueda seguir viviendo, creciendo, criando y siendo feliz en su propia realidad. 

Nuestro llamado es a reencontrarnos con lo que importa , con los principios que rigen nuestra vida en comunidad y en Pucón lo sabemos bien, vivimos en un  paraíso grande que ha recibido a tantos. Pucón lo hacemos todos. Los que crecimos, los que llegaron y los que llegarán. Lo importante es cuidar nuestra comunidad porque al final es lo único que tenemos.

Espacio Disponible