La fiscalización necesaria

Estas semanas  el tema de la fiscalización y el rol del concejo municipal se tomó nuestro programa Contra Voz. En conversación con el Concejal Omar Cortez (DC) pudimos constatar que existen distintas formas de entender el rol fiscalizador y nos parece necesario poder precisar cuál es aquel que nosotros creemos necesario y las razones que fundamentan, a nuestro juicio, su existencia.

Primero debemos establecer que fiscalizar no es obstruir, no es entorpecer ni menos sabotear el trabajo de quienes gobiernan. Fiscalizar tampoco es criticar por todo o comprometerse con hacer que las cosas no funcionen. Es bueno que esto quede claro porque esta despreciable forma de hacer oposición prima en muchos sectores y actores de la vida política nacional. Fiscalización es  poner el ojo donde otros no ven, con el propósito de que se cumplan las reglas que nos rigen a todos. En el caso de las autoridades electas como los concejales ellos son los ojos de la ciudadanía en el ejercicio político municipal. Ellos deben, por mandato legal, observar los procesos administrativos, las gestiones políticas y por cierto los  destinos de los fondos públicos.  

Esto requiere un compromiso y una batalla permanente por la transparencia. Es por esto que desde esta misma tribuna hemos sido tan críticos frente a serias señales de opacidad que ha mantenido en ciertas circunstancias  la administración local. El concejo municipal debe acompañar la labor del alcalde, ser un apoyo desde la divergencia (en el caso de la  oposición) pero fundamentalmente debe ejercer su rol como  veedor  en nombre de la opinión pública, de sus electores, del ciudadano de pie que no tiene la posibilidad de ver lo que ellos ven. Esto no es opcional, aquí no hay criterios personales que les exonere de esta función. 

La falta de este rol en medio del gobierno municipal genera un peligroso desequilibrio de poderes y una invisibilización total de la observancia por parte de la opinión pública. Es una traición a los electores y un desprecio por los equilibrios de poder en una democracia.  Esto no se trata de perseguir a quienes gobiernan sino de asegurarse que quienes gobiernan lo hagan con un estricto apego a las normas que nos rigen a todos. Esto es necesario. Es un pilar sustancial en la democracia y aún más, es justo. 

Los medios de comunicación tenemos también por definición un rol en esa dirección y en lo que a nosotros respecta estamos seriamente comprometidos con ello, como ya ha quedado más que establecido (esperamos). Esto es lo que nos hace ser un mejor Pucón para todos.

Espacio Disponible