Testimonial: Puconina en Canadá cuenta por qué se vacuna; asegura que es por un “mínimo de responsabilidad”

Alejandra Vallejos explica que trabaja con adultos mayores y asume como asunto de conciencia el inocularse. Dice que es necesario informarse y huir de las “fakes news”.

*Por Alejandra Vallejos

Me llamo Alejandra Vallejos Medina, nací y viví toda la vida en mi hermoso Pucón hasta hace unos pocos años que me vine a radicar con mi familia a Montreal, Canadá. Acá, fui formada y trabajo actualmente en el área de Salud, por lo tanto, me ha tocado vivir y conocer muy de cerca todos los efectos de esta Pandemia. Canadá tiene el doble de población que en Chile y resultados casi idénticos de número de contagios y muertes producto del Coronavirus, hasta la fecha. Acá estamos de lleno en la segunda ola y en un momento bastante preocupante. Desde el pasado sábado, se implementó por primera vez un confinamiento total en mi provincia (Quebec), incluso con toque de queda de 20h a 5h, situación nunca antes vivida en esta zona. Para mí, es una situación bastante particular puesto que yo trabajo en turno nocturno (23h a 7h).

A mediados de diciembre, fui contactada para conocer mi interés en vacunarme o no, contra el Covid-19. Por supuesto, no lo dudé siquiera un instante. No sólo por un tema de conciencia y conocimientos sobre el área, sino sobre todo por un asunto mínimo de responsabilidad, ya que trabajo con personas de la tercera edad, que se ven más expuestos y en riesgo de muerte producto del contagio de este virus. En este país, la campaña de vacunación ha ido rápida, pero por supuesto no con la velocidad que se quisiera. Son muchos los interesados con intención de vacunarse a nivel nacional y el área de salud trabaja a toda marcha para tratar de cumplir esta voluntad y necesidad lo más pronto posible. 

La población canadiense es altamente educada y culta y seguramente producto de aquello, manifiesta este alto interés. Está confirmado que ya con la primera dosis, obtienes un 90% de inmunidad y esto sube a 95% con la segunda y última dosis. Resultados altísimos si uno lo compara incluso con la vacuna contra la gripe que tiene una inmunidad cercana al 60%. Ante esto, hay que estar conscientes en que este trabajo intenso y fructuoso de la comunidad científica por obtener este resultado, no sirve de nada si la gente no toma con seriedad la gravedad de la situación y se vacuna masivamente para frenar estos efectos. He leído algunos comentarios y opiniones en Chile sobre este proceso y me he sorprendido tristemente de tanto escepticismo, pero conociendo tanto la historia de nuestro país, puedo llegar a entender tantos miedos y dudas que existen. Históricamente hemos sido engañados en cualquier esfera, una y otra vez. Vivimos en una sociedad basada en la desconfianza y eso es una realidad-país muy lamentable pero que debemos combatir con información y, sobre todo, educación. Hoy tristemente, este escenario está agudizado producto de la alta desconfianza que existe con nuestras autoridades e instituciones.

Entonces, resulta comprensible que, si se llama a vacunarse, muchos van a pensar ¿qué hay detrás de todo esto? Si a esto, le sumamos la cantidad de “fake news” (noticias falsas) y mala intención de algunos, entonces el escenario es aún peor. Yo, humildemente, sólo llamo a informarse, leer y escuchar a los expertos. En este país donde vivo, toda gira en torno a los estudios e investigaciones de los expertos y hasta las decisiones políticas se realizan con este respaldo. Ese es un mundo soñado que algún día, estoy segura, podremos implementar en nuestro país, pero por favor, confíen en los especialistas y tengamos un mínimo de empatía y solidaridad por los otros, por los que mas sufren y por las futuras generaciones.