Concejal reelecto Cristian Hernández y su análisis de los comicios: “Pucón tiene un problema grande de liderazgo”

El edil, el único que se mantiene de la actual mesa, obtuvo la primera mayoría y desde ahí se proyecta a lo que viene. Asegura que, al final, la gente votó por el “candidato menos malo” para la alcaldía y acusó, además, un bloqueo de parte de los cercanos a Carlos Barra. “La comuna casi se hipoteca por 191 votos”, acusa. 

VOTACIÓN.- Hernández en uno de los días de la última votación. El concejal reelecto obtuvo la primera mayoría comunal y desde ahí proyecta lo que viene para él.

El reelecto concejal RN Cristian Hernández, dice que ha usado los días luego de la elección, principalmente, para agradecer a aquellos que lo apoyaron y lo hicieron obtener la primera mayoría con 1.336 sufragios. Un poco más de 200 menos a los obtenidos en 2016 (1.549). Pero más allá de los números, a lo que él atribuye a una dispersión de candidatos, Hernández se muestra feliz por el logro obtenido pese a que, según él, se encontró con una serie de trabas a su candidatura. Y esto partiendo por su frustrada intención de ir por el cargo de alcalde. Algo que debió esperar; aunque ya la paciencia se le está terminando en ese sentido. Acá su primera entrevista como el único concejal reelecto en la actual mesa. Hernández proyecta lo que viene.

— ¿Qué queda luego de la campaña y el haber ganado la elección?

“Primero lo tomo con mucha humildad. No he dejado de agradecer a la gente que me ayudó de alguna u otra manera que fue mucha. Y tampoco era algo forzoso esperar este triunfo. A mí me interesaba seguir siendo concejal y, segundo, me interesa mantener la mayoría. Seguir siendo la primera mayoría. Y bueno, la gente reconoció mi trabajo y me quedan puras sensaciones positivas. La gran votación es algo potente aunque bajé en relación a los votos anteriores, pero el porcentaje anda más o menos parecido. Hay un fenómeno post estallido social en el que uno podría pensar que nos íbamos todos para afuera y lo otro es la gran cantidad de candidatos. La gente tenía muchas opciones. Como conclusión campañera, todo muy positivo”.

— ¿Cómo ves la nueva configuración del concejo, ya que es totalmente diferente al actual?

“Encuentro que está súper bien. Mientras más diverso sean los caracteres y posiciones en la mesa, eso le hace bien a la democracia y le hace bien a la comuna. Por otro lado, la gente está media cabreada de las corrientes en mayoría o de concejales que solo mueven la cabeza y digan que sí y no pongan posturas sobre la mesa. Y esto no tiene por qué seguir siendo así. Lo encuentro súper positivo. En relación al concejo que viene yo tengo las mejores opiniones de todos. Creo que hay gente muy capacitada y gente que tiene mucha sintonía con la ciudadanía y gente que viene a aportar. Creo que sería absurdo ir de concejal, someterse a una elección y que sea alguien que no represente. Encuentro que le hace muy bien a Pucón esa diversidad. Es gente que tiene la mejor de las intenciones y encuentro que le hace muy bien a la democracia local el concejo que viene. Además está el tema de la equidad de género, el grado de representatividad de dos mujeres (Daniela García y Verónica Castillo) le va a hacer muy bien a Pucón”.

— ¿Has tenido contacto con ellos?

“El día lunes post elección los llamé a todos para ponerme a disposición y decirles que estoy disponible  en lo que les pueda ser útil”.

— En los últimos años se te vio distante del alcalde, principalmente por tu posición de ir a primarias, ¿durante la campaña esas asperezas se limaron? ¿Zanjaron esos temas o la distancia se mantuvo?

“O sea, en La Voz de Pucón, el presidente del partido (Enrique Gudenschwager) el día que nos tomamos la foto para el lanzamiento de la campaña nos pegó un tacle (se refiere a las declaraciones de Gudenschwager sobre la poca idoneidad de los actuales concejales del partido). Claramente esas cosas provocaron fisuras. Sobre la distancia, yo no he marcado nunca distancia con él; ahora que él y su equipo hayan hecho el esfuerzo de mantenerme distante en cosas que me tocó lidiar y tener que tener ese fastidio… pero al final me daba lo mismo. Me intentaron bloquear muchas veces; no me daban la representatividad que me correspondía por ceremonial y protocolo, no me daban la palabra, hacían el esfuerzo de hablar con los dirigentes para que me borraran de los libretos y que no hable. Además esas cosas nunca las ocupé a mi favor. Fue al revés. Cada vez que yo tenía que hablar y representar al alcalde lo hacía. Lo representaba y hablaba por él. La distancia yo no la he marcado jamás y tampoco la voy a marcar. Es algo que no me complica la existencia”.

— ¿Lo que me dices es que en el último tiempo el equipo del alcalde te bloqueó y aportilló tu campaña?

“Lo intentaron hacer, pero nunca lo lograron. Por ejemplo yo iba a una ceremonia, yo llegaba siempre antes Era el primero en llegar y el último en irme; el que tiene relación con las organizaciones sociales constantemente. Ni por más que intenten hacer ese bloqueo, da lo mismo”.

— ¿Y a razón de qué era ese supuesto bloqueo, porque la candidatura de él estaba definida y ustedes no estaban compitiendo, sino que se debían apoyar por ser del mismo partido?

“Creo que por el perfil de los funcionarios que el alcalde busca como equipo cercano. No voy a generalizar, sino que todo lo contrario porque tuve un tremendo apoyo de los funcionarios municipales que casi en forma secreta o escondida me ayudaban. Me refiero a un grupo selecto que cree que uno es amenaza o que uno va a adquirir ciertos liderazgos y que va a pasar por encima de ellos “.

— ¿Pero amenaza para qué?

“Esa es una buena pregunta para hacérsela a ellos, a los que me intentaban bloquear”.

— Pero ¿qué crees tú?

“No sé. Es un celo algo loco. Tiene que ver, creo, con mi solicitud de primarias hace más de dos años. Lo hice en forma lícita a los partidos y como demoran tanto en dar respuestas, ese tipo de cosas generan muchas veces recelo de quienes le temen de alguna manera a la competencia; de quienes temen perder el trabajo y quienes dependen de la ‘teta’ municipal; que insisto no son más del 10 por ciento de los funcionarios”.

— Pero insisto, ya el tema de la candidatura a alcalde estaba zanjado desde hacía más de seis meses. ¿Cuál es la razón de fondo de ese supuesto bloqueo?

“Puede ser que hayan querido que baje mi votación o que no sea primera mayoría. Porque uno se convierte —cuando hace la pega fiscalizadora o tiene opinión— en un fastidio. Y eso pasa en todos lados: quieren oprimir a los nuevos liderazgos de esa manera”.

— ¿Crees que los cercanos al alcalde no querían que tú fueses primera mayoría?

“No es que lo crea. Estoy seguro. Y estoy seguro que trabajaron para eso. El tema es cuando se ocupa el aparataje municipal para provocar ese tipo de situaciones”.

— Luego de tu votación y tomando en cuenta que por ley es la última reelección del actual alcalde, Carlos Barra, es imposible no comenzar a proyectar lo que viene y van a comenzar a perfilarse los eventuales sucesores. ¿Crees que esta primera mayoría te deja con la primera opción para eso?

“Esa es una pregunta que me hace todo el mundo. Yo primero quiero comenzar a clarificar un par de cosas. Y en este punto quiero hablar con mucha claridad. Primero, la gente me eligió hoy como la opción que tuve de ir de concejal y con una amplia mayoría; segundo a mi también la gente me dice que pude haber ido de alcalde, pero yo me quise someter a una primaria que es el acto democrático más importante que existe hoy. Es lo mejor. Si el alcalde se hubiese sometido a una primaria y hubiera ganado, nos hubiésemos todos cuadrado tras él como el gran líder que hubiera sido en ese momento. Lo contrario habla de una elección forzada. La comuna casi se hipoteca por 191 votos (la diferencia entre Carlos Barra y Edita Mansilla). No sé si a eso se le puede llamar un triunfo. Yo nunca oculté mi opción de querer ir a competir. La opción que se me dio, y digo ‘que se me dio’ porque fue el partido el que decidió no hacer primarias y podemos discutir quién integra el partido (en Pucón) donde el yerno del alcalde es el presidente. El punto es que hoy soy concejal y estoy concentrado en hacer mi pega de concejal tres veces mejor que como lo he hecho de aquí hacia atrás. Conozco tan bien el aparataje municipal y conozco tanto a la ciudadanía y sé leer el Pucón actual y lo que se viene con la pandemia y otras cosas más. En relación a competir y que se levanten nuevos liderazgos, ojalá. Ojalá que se levanten nuevos liderazgos que quieran ir de alcalde y que nos sometamos a elecciones populares o a elecciones primarias y que la gente tenga su opción a elegir. En La Voz de Pucón el alcalde decía por mí que ‘ese muchacho tiene que validarse en esta próxima elección’. Aquí está súper claro cómo me fue. Pero aún así se quieren levantar nuevos liderazgos del partido que sea, ojalá y ojalá que no tengan que pasar por lo que yo pasé que poco menos tuve que enemistarme con quien lidera hoy la comuna por no querer competir. Bienvenidos todos los que quieran ir de alcalde el día de mañana, independiente si soy la carta del partido o la carta de la derecha”.

— Para cerrar el tema, ¿sigues proyectándote a la alcaldía?

“Yo voy a estar estos años de concejal full, pero siempre voy a estar disponible para ir de alcalde. Y que eso lo sepan desde ya. Siempre voy a estar disponible, pero eso lo verá la gente el día de mañana”.

— ¿Crees que el alcalde tiene su favorito para que lo suceda?

“Yo conozco al alcalde hace más de 20 años en el servicio público y lo conozco de toda mi vida como persona. Siempre ha tenido sus preferencias para el día que él no esté. Y desde el punto de vista familiar y personal, es completamente válido. Y ahora si quiere posicionar a su nieto, a su bisnieto o a su primo, que lo haga. Eso está súper bien desde el punto de vista personal, pero hoy las cosas son distintas. La ciudadanía salió a marchar para decirte que ese tipo de prácticas rascas yo no tienen lugar”.

— Ahora en relación a la elección de hace dos semanas; ¿cuál es tu interpretación de los resultados en el tema de la alcaldía?

“Primero el análisis general de que hubo mucho menos votos de lo que hay en el padrón y en relación al ‘apruebo’ y el ‘rechazo’ también. Lo que me llama inmensamente la atención es que el alcalde casi pierde con candidatos tan malos; con candidatos que no son lo que Pucón hoy día espera. Yo analizaba los debates y las campañas, cómo se hacían pedazos Edita Mansilla y Blanca Beraud y todos lo que las acompañaban. Tan mal que se trataban entre sí y que no es lo mismo que tener una diferencia lícita en la mesa del concejo como la puedo tener yo con el alcalde. Ese es un temazo. Segundo, casi se pierde Pucón por una cantidad de votos pequeña. Aquí hay un tema de mayor análisis que tiene que ver con los liderazgos y eso me deja muy bien posicionado respecto a la votación que saqué, pero también muy preocupado porque en esta elección de concejales fue gente —como los de Evópoli—  que todo el mundo cree que podrían ser los futuros candidatos, pero mira la votación que sacaron. Es muy parecido a lo que le pasó al actual diputado Sebastián Álvarez y acá en Pucón no llegó ni a los mil votos. Lo que quiero decir es que Pucón tiene un problema grande de liderazgo y hoy día es un voto de conformidad. Un voto por el menos malo y lo digo con todas sus letras y no porque sea el gran líder que Pucón requiere”,

— ¿Crees que Carlos Barra ganó porque era el menos malo?

“O sea, hagamos un análisis de los candidatos. Edita Mansilla, su forma de plantearse en campaña y la gente que la rodeaba. Lo mismo Blanca Beraud. Tú veías que la gente que siempre andaba al lado de ellas, su gente, nunca tuvo un gesto de buenas prácticas y (Mario) Peñafiel que es una persona muy decente, pero Pucón no es Mónaco. Pucón está lleno de carencias que hay que comenzar a plantearlas con fuerza. Y quizás la conformidad de la gente con el alcalde tiene que ver que para su momento fue un tremendo alcalde con desarrollo de infraestructura y un montón de cosas, pero no hay una propuesta de futuro y de planificación. Cómo vamos a encaminar Pucón de aquí en adelante y no solo en los aspectos económicos. Hay una cantidad de aspectos sociales que son prioritarios de resolver. La gente se quedó con don Carlos por eso mismo que te estoy diciendo. El resultado es claramente un descontento, o sino la gente se hubiese volcado a ojos cerrados para darle el voto al alcalde. Se han hecho hartas cosas, pero la gente no lo siente como propio, lo siente como una obligación de la institucionalidad el resolver cosas básicas”.

— En relación a la actual configuración del concejo, en el que el poder pareciera estar algo más equilibrado con tres concejales de oposición y tres que se supone oficialistas, el alcalde va a necesitar cada voto para impulsar sus proyectos. ¿Cómo te vas a plantear en esa situación?

“Las iniciativas a desarrollar tienen que ser consensuadas y no precisamente con los miembros del concejo, sino que con la gente de los distintos sectores. Eso como primer punto. En segundo punto, uno en la mesa tiene que votar a conciencia con lo que la gente demande y ahí no hay que hacer consensos, sino que tener coherencia y votar a conciencia. Creo que hoy los concejales que vienen están completamente informados y conscientes de las prioridades que Pucón tiene. Entonces no se necesita mayor consenso. Lo que el alcalde proponga tiene que venir consensuado de antes y tiene que tener grados de coherencia en función de la infraestructura que se quiera hacer”.