Concejal Ricardo Cortés: “Lo importante hoy es cumplirle a la gente”

El edil del PC entrega sus líneas de lo que pretende sea su gestión en la mesa que administrará Pucón por los próximos cuatro años. Agrega que es muy pronto para hacer una evaluación de la realidad de la municipalidad y que para eso será clave la auditoría que pretende solicitar junto a sus pares.

PROMESA.- El momento en que el concejal Ricardo Cortés “promete” cumplir su cargo antes la secretaria de la municipalidad, Gladiela Matus. Atrás, observa la escena el alcalde Carlos Barra.

Ricardo Cortés (47) llegó a Pucón hace un poco más de una década. Y como muchos eligió esta tierra (es oriundo de Salamanca, IV Región) para quedarse y establecer su familia compuesta de su esposa, Andrea, y sus cuatro hijos. Pero además de eso y ejercer su profesión de profesor de historia y geografía en el Colegio Montemaría, este educador también activó como promotor social y DT de fútbol infantil en el Puelche, entre otras cosas. Pero ahora, Cortés, militante comunista desde su época de estudiante secundario, decidió dar un paso más y postular al concejo municipal. Y le fue muy bien. Con casi mil votos (988 sufragios) se quedó con un asiento en la mesa de los ediles y desde ahí planea hacer su aporte a la comuna que lo acogió. Y en esta, su primera entrevista, entrega los lineamientos de lo que, pretende, será su gestión. Lo primero, dejará su labor como profesor para dedicarse cien por ciento a la concejalía. Es una decisión no menor.

— ¿Qué te motiva a la participación política más allá de tu militancia?

“Se conjugan varias cosas. En el colegio donde trabajaba se concentra una alta vulnerabilidad en relación a los estudiantes. Y uno va escuchando distintas historias y va viendo las necesidades. Y de pronto sientes que Pucón es una ciudad que recibe muchos recursos, que tiene una cara importante desde la perspectiva turística, pero a mí me comenzó a quedar la sensación de que la preocupación efectiva por la gente de Pucón era muy poca. Eso a partir de lo que yo iba escuchando de los relatos de los apoderados y de los estudiantes: situaciones casi de abandono, el mismo tema de la vivienda y después se empiezan a sumar los temas de las inmobiliarias y la contaminación del lago. Y al ver de pronto que a las discusiones en el concejo les faltaba profundización y elementos de análisis, porque yo siento que siempre sentí que fueron muy livianas y por encima. Me dio la sensación de que podíamos ser un aporte en ese sentido, para profundizar la discusión y buscar visibilizar las problemáticas sociales que presenta Pucón más allá de la imagen turística. Y eso nos fue motivando para presentar esta opción para la gente y la comuna”.

— ¿Cómo trabajaste para sacar la alta votación que obtuviste?

“Antes del tema de la votación propiamente tal, nosotros llevamos muchos años trabajando en el ámbito social en Pucón; lo que pasa es que no somos de mostrar lo que hacemos. Siempre hemos trabajado en actividades solidarias y ayudando a levantar organizaciones sociales. Llevamos un trabajo de muchos años. Desde que llegamos prácticamente acá. Entonces creo que esos elementos hacen que la gente te vaya visualizando. A nosotros ya nos habían dicho muchas veces antes sobre la posibilidad de barajar una candidatura a una concejalía y lo fuimos retardando, esperando que los chicos (se refiere a sus hijos) crecieran un poco más. Y lo otro es que, sin lugar a dudas, el trabajo de la pedagogía te abre espacios en la perspectiva de las confianzas. Al interior del aula los alumnos te conocen, saben quién eres y conversas con ellos. Aparte, yo tengo una visión de educación bastante libertaria, ya que entiendo a la educación como una forma de mejorar tu condición de vida y como una forma de alcanzar la libertad. Entonces, en ese sentido siempre le he aportado a mis estudiantes la idea de que nos educamos no para complacer a otros, ni a los papás, sino que más bien nos educamos porque es una herramienta de liberación que nosotros tenemos y que nos permite igualar los pisos sociales. Todos esos elementos creo que, a la larga, se van conjugando para que tengamos una buena votación. Además de la campaña, ya que nosotros trabajamos una campaña que fue de contacto directo mientras nos permitía la pandemia y de mucho amigo. La gente amiga, ex estudiantes y ex apoderados fueron prendiendo con la campaña”.

— Y la alta votación de casi mil votos ¿qué proyección te abre? ¿Qué te indican esos números?

“Para nosotros es súper importante. Entendemos que esta votación, no es una votación de carácter personal. La entendemos como la necesidad de la gente de buscar alternativas distintas a lo que tradicionalmente se estaba dando al interior de la comuna. Y en ese sentido la asumimos con una tremenda responsabilidad porque una alta votación también significa que hay una alta valoración del proyecto que nosotros presentamos, pero también hay muchas expectativas y nos tomamos con la máxima responsabilidad esto. Para nosotros lo importante hoy es cumplirle a la gente al interior de la comuna y en ese sentido lo asumimos como una tremenda responsabilidad. En el fondo es poner una visión más crítica al interior del concejo, pero también es poner un análisis más profundo de las situaciones”.

— ¿Qué tan trascendental fue el denominado “estallido social” para que la gente mirara en Chile y también en Pucón alternativas más ligadas a la izquierda como la tuya?

“Creo que sí. Efectivamente nosotros tenemos un diagnóstico que viene de mucho tiempo antes y que es muy crítico respecto de esta democracia tan tutelar que existe en nuestro país y que siempre hemos creído que hay que avanzar en una democracia más profunda y participativa; en una democracia más directa que permita que los ciudadanos ejerzan el poder de manera efectiva. Y, por supuesto que la revuelta social contribuye de sobremanera a esta visión más crítica, ya que la gente empieza a tener una mirada a posiciones que no son las habituales y creo que eso tiene que ver con la esperanza de transformación. Y eso te hace ser súper responsable, porque entendemos que esta esperanza de transformación y búsqueda de dignidad; y que esto dé la solución a los problemas cotidianos de la gente y a los problemas más profundos; sin lugar a dudas ofrece un potencial, pero también ofrece un desafío y una responsabilidad tremenda”.

— Bajando a los temas locales, ¿cuáles son los tres mayores problemas que ves en Pucón?

“Primero el tema ambiental. Este debe ser uno de los principales problemas a propósito de lo que representa la cuenca para lo que es Pucón. Nosotros no podríamos entender Pucón sin el desarrollo de la cuenca y la contaminación del lago hoy es una situación súper complicada que hay que ir abordando. Hay todo un programa de, entrecomillas, descontaminación del lago que hay que ir trabajando y revisando. Pero yo creo que es tiempo de empezar a hacer los análisis más profundos sobre la diversificación de la economía en Pucón para que no nos genera la situación que nos genera la contaminación del lago y que además se agudiza con el tema de la pandemia. El segundo, y nosotros no lo habíamos considerado con tanta fuerza, pero que la gente nos lo ha ido señalando es el tema de la vivienda social en Pucón. Todos sabemos que los arriendos son súper caros en Pucón y por lo tanto existe un déficit de viviendas sociales que hay que empezar a ver cómo nosotros podemos gestionar desde la gobernanza municipal con acciones que nos permitan avanzar hacia viviendas sociales. Y en tercer lugar, está el tema de los caminos que es una problemática que está permanentemente dando vuelta en la ciudadanía. Los vehículos se maltratan muchísimo. Y de ahí, para nosotros es importante la participación ciudadana. Para nosotros era uno de los temas primordiales y lo teníamos en nuestras primeras opciones, aunque hemos modificando de acuerdo a lo que la gente nos ha ido señalando, pero aún así hay elementos importantes de la participación ciudadana, dentro de la probidad y la transparencia, que tienen que ir siendo solucionados y revisados. Por ejemplo, avanzar en transparencia es avanzar en una auditoría externa que nos permita ver la realidad del municipio”.

— Eso está más o menos consensuado, pero más allá que eso, tú previo a la campaña y en la campaña tenías participaciones públicas en medios de comunicación en las que eras bien crítico del actuar de la municipalidad y del alcalde, ¿en este corto tiempo que llevas más al interior de la organización, mantienes la misma percepción crítica? ¿Cuál es tu opinión?

“Hemos recibido harta información. Ha sido un proceso enriquecedor esta inducción que nosotros pedimos se nos adelantara y que gentilmente cedieran en la municipalidad que encuentro que es un elemento súper importante. Ahora, yo siento que falta mucho que profundizar. No me animo a dar una opinión tan temprano. Siento que hay espacios donde hay que hincar el diente y hay que revisar con mucha detención. Hay situaciones que me llamaron mucho la atención y que quiero, primero, revisar”.

— ¿Cómo cuáles?

“Siento que en Educación me quedan muchas dudas respecto al uso de los recursos. Se recibe una subvención de parte del Estado, pero aún así la municipalidad tiene que aportar grandes cantidades y que además esas ‘grandes cantidades’ no van en beneficio de los estudiantes, sino que la mayoría se consume en personal. Me llama mucho la atención. No tengo certezas, pero me gustaría profundizar”.

— Este concejo pareciera estar algo más equilibrado en lo político, ¿la oposición actuará en bloque o cada uno de acuerdo a su parecer?

“Creo que tenemos coincidencia en muchos de los diagnósticos. En la campaña nos fuimos dando cuenta que hay elementos de coincidencia, entonces esos elementos tienen que servir para que nosotros trabajemos en concordancia con esos acuerdos programáticos. Hay algunas preocupaciones en el tema ambiental y turismo, por ejemplo, que se comparten con los concejales. Y eso es bueno porque te hace la tarea un poco más simple en la presentación de cualquier idea en la que quieras avanzar. Yo no sé si somos un bloque. No me atrevería a decirlo, porque los bloques se dan cuando tienes afinidad ideológica por completo. Cuando encuentras esa afinidad te puedes mover, desde la perspectiva política, como un bloque; pero aquí nosotros tenemos diversidad de pensamiento. Lo bueno de esa diversidad es que hay mucho respeto. Tengo muchas esperanzas en el concejo que se constituye en que se va a hacer un trabajo más profesional, más dedicado y con mucha más apertura mental y no solo guiado por la visión del alcalde”.

— Hay cierto resquemor en la derecha y centroderecha en Pucón, de que este concejo podría ser un “concejo obstruccionista” tomando en cuenta el perfil de los concejales de oposición, particularmente el tuyo que vienes del Partido Comunista, un partido duro de izquierda. ¿Se podría plantear así, que este podría llegar a ser un concejo obstruccionista?

“Yo soy militante comunista de toda mi vida y nosotros los comunistas no obstruimos el desarrollo y el bienestar de las personas. Claramente cuando nosotros sintamos que hay medidas que no propician el bienestar de las personas, seguramente nos vamos a oponer y no tenemos ningún inconveniente en hacerlo. Creo que sí vamos a ser mucho más críticos de las gestiones y vamos a ser mucho más exigentes con nosotros mismos y también con los demás. Entonces, eso quizás podría ser algo que tiene un poquito atemorizada a la derecha en esta zona porque están acostumbrados a hacer lo que ellos quieren y hoy día van a tener que consultarlo y consensuarlo, lo que es un ejercicio espectacular”.

— Ustedes han tenido reuniones informales como concejo con el alcalde, ¿qué te ha parecido esa interacción con Carlos Barra, ya que imagino no estabas muy acostumbrado a eso?

“Aquí las aguas tienen que ser separadas. Una es la figura política de Carlos Barra y la otra es Carlos Barra a título personal y yo no tengo nada contra Carlos Barra a título personal. Me merece el respeto que me merece cualquier persona y ser humano. Yo soy crítico respecto a su gestión desde la perspectiva política. Él es responsable de lo que es hoy en día Pucón y siento que Pucón está en una situación de crisis desde la perspectiva medioambiental, desde la perspectiva de la matriz productiva, etc. Hay muchas cosas que se debieron hacer antes y no se han hecho y que pasan desde la participación ciudadana. Soy también crítico del trato. ‘Mi chiquilla’ y ‘mi chiquillo’ creo que no corresponde. Creo que necesitamos un trato más deferente, formal y respetuoso; donde nos pongamos todos a la misma altura y no desde arriba, del conocimiento hacia abajo. Son cosas pequeñas que hay que ir mejorando. No tengo ningún problema con él o con nadie en realidad. Yo soy un tipo súper abierto y sociable. Soy súper crítico, extremadamente crítico, pero también soy autocrítico y soy capaz de recepcionar la crítica; entonces a mí no me aproblema sentarme en la mesa a sentarme a conversar con Carlos Barra. No me aproblema tener que saludarlo, al contrario, lo hago con mucha cortesía como corresponde. Y se entiende que la relación política en la que vamos a estar requiere que tengamos diálogos permanentes. Entonces no podría yo llegar al concejo en una situación que sea de no relación social. Estamos para relacionarnos social y políticamente y van a haber momentos en los que vamos a concordar y otros en los que vamos a discrepar, pero eso hace que el proceso de construcción y el desarrollo de las ideas sea mejor”.