¡Qué desperdicio!

*Por Daniela García

Al “Centro del Sur de Chile” se le salió la manicure…. La buena noticia es que tenemos una oportunidad que no podemos desperdiciar. 

El año pasado estábamos en crisis por falta de turismo; este año la crisis es por la gran cantidad de turismo y la “migración post-pandémica”. La crisis multidimensional no se puede esconder. En cada esquina los micro basurales acusan el exceso, el lago Mallolafquen con su contaminación y carga de motores lo demuestra. Y también el lago Caburgua con su dolorosa y silente extinción. Las calles atochadas de autos y comercio, las noches rociadas de alcohol, drogas y sobre todo mucho, pero mucho ruido, incluso clandestino en los bosques.

Me remueve y enoja cada basurero rebozado. Sé que no basta con buscar culpables, hay que hacer algo. Todos tenemos que hacerlo y la falta de compromiso es parte de la basura que rechazamos. Entonces no queda más que buscar la oportunidad que toda crisis conlleva.

Primero las preguntas:

¿Cuánta de esa basura podemos evitar? Comida que pudo volver a la tierra, botellas y envases por reciclar y mejor aún dejar de consumir.

¿Cuánto se ha invertido en educación? ¿Entiende el estado que es nuestro derecho el vivir en un ambiente limpio? Si sabíamos o proyectábamos esta crisis, ¿se delimitó y diseñó un plan de contingencia?

La falla en las licitaciones de camiones recolectores, trabajadores con licencia por Covid y falta de personal por la enorme inequidad de este país, nos revela la precariedad de las instituciones, pero si todo hubiera andado bien y el maquillaje de perfectos bandejones de rosas de esta ciudad no se hubiera desvanecido, ¿qué habría pasado? Nada. Absolutamente nada; la basura estaría intacta solo que dispuesta a los pies del volcán en un vertedero fuera de nuestras vistas.

Aquí nace la oportunidad, porque desafortunadamente los humanos necesitamos ver la crisis para reaccionar y este verano la curva hacia la decadencia local quedó muy de manifiesto. 

Recientemente fui designada presidenta de la Comisión de Medio Ambiente de la comuna. En esa condición invitaré a constituir una mesa intersectorial de manejo de residuos. Espero contar con la participación de todos, con la misma urgencia con que denunciamos por redes sociales.  Porque el basural de la esquina de sus casas es la punta del iceberg de los cambios que debemos asumir. Necesitamos la fuerza y acción de todos.

Es absolutamente urgente atender el manejo de residuos de manera integral, con ciudadanos proactivos y responsables y con un gobierno emprendedor de sus propias soluciones, un municipio que establece prioridades acordes a los tiempos, que busca y genera alianzas para ser punta de flecha de las soluciones y no un ente pasivo que solo conoce de crecimiento económico de una monoindustria. El paradigma del turismo que crece por inercia y sin visión ya no resiste más, el crecimiento sin planificación y el meter la mugre bajo la alfombra ya se desbordó. 

Es tiempo de ser valientes y hacernos las preguntas necesarias para trazar un camino de desarrollo por el bien de todos. Los invito a que nos pongamos todos al servicio de sanar este trauma, ayudar y exigir que la gobernanza local lidere con responsabilidad la regeneración y desarrollo sostenible del territorio.

*Daniela García es concejal de Pucón independiente en cupo del PPD.