Temporada 2019 (20) Parte 2

(Fotografía gentileza Sebastián Harambour)

 

Bastantes repercusiones trajeron las entrevistas a dos de las personas más relevantes en la comuna relacionados a la industria del turismo. Primero, la directora de turismo municipal, Carolina Ruiz, salió a enfrentar valientemente el escrutinio público (a veces demasiado irracional) y a poner sus puntos de vista sobre el desarrollo local. También apuntó sobre los efectos que tendrían las redes sociales y sus publicaciones sobre temas que, si bien son negativos, pareciera ser que están aumentados en niveles fuera de lo normal por esa caja de resonancia algo inmisericorde que es Facebook.

Unos días después fue el turno del presidente de la cámara de turismo local, Eugenio Benavente, quien se centró en dos elementos: el primero, que sería bueno dejar de trabajar para las temporadas de verano y enfocarse en el invierno y así equilibrar las visitas de manera un poco más pareja durante todo el año (“hay que pensar con frío…”, fue una de las frases que usó). Lo otro es que acusó una especie de falta de dirección en torno a la definición de objetivos, público y tipo de producto que vendemos. Pero la crítica no fue enfocada sólo en los líderes políticos regionales y locales; y funcionarios municipales. También había una cuota no menor de autocrítica al empresariado local que, no pocas veces, sólo tiene de aliada a la inercia de saber que en enero y febrero puede compensar un año completo. Y los hechos demuestra, al menos este año, que las cosas podrían no ser así… siempre.

Entonces, si el tema está en la mesa y son muchos los interesados en participar. No sería bueno que los principales actores de este negocio: autoridades y empresarios plantearan una discusión seria y razonable. Que dejen atrás sus diferencias, si es que las tienen, y se sienten para debatir sobre lo que somos y queremos ser. De eso, necesariamente, podría salir una carta gantt que nos muestre un camino y una dirección. Tener ganas, recursos e ideas podría significar nada sino tenemos dirección.

Como medio de comunicación estamos dispuestos a ser el canalizador de esta, creemos, sana discusión y ponemos a disposición nuestros recursos humanos y técnicos para generar un debate sano y sin complejos que genere una propuesta de desarrollo en este tema. Entendemos que es necesario estar a la altura de las circunstancias. Nosotros estamos dispuestos. ¿Y ustedes?