Alcalde Barra anuncia “pequeños cambios” al llegar a la municipalidad luego de las elecciones

Por ahora el jefe comunal debe nombrar a un nuevo director de Desarrollo Comunitario (Dideco), aunque se especula con otros nombres que podrían dejar la organización. 

CELEBRACIÓN.- Carlos Barra llegó a la municipalidad la mañana del martes, luego de celebrar su triunfo del fin de semana en las elecciones municipales frente a Edita Mansilla. (Fotografía Rodrigo Navarro).

“Nos salvamos jabonados…”. La frase fue dicha entre risas por el alcalde Carlos Barra al ingresar a la municipalidad la mañana del martes y saludar a los funcionarios que lo recibían, por primera vez, luego de ganar de manera apretada la elección frente a la independiente de centroizquierda, Edita Mansilla. Pero más allá de las palabras de Barra y el relajo generado luego de la tensión del conteo de votos el domingo en la noche, la frase marcó el comienzo de un improvisado discurso que dejó algunos elementos sobre los que es posible hacer zoom. El primero de ellos es que Barra hizo una especie de reconocimiento de que la ciudadanía algo pudo querer expresarle con la baja en casi 900 votos en su rendimiento electoral comparado a 2016. Esto porque en las votaciones del fin de semana el actual alcalde obtuvo 3.834 sufragios versus los 4.740 de 2016. Algo pasó.

Y ese reconocimiento, aunque no profundo, se materializó en un anuncio. “Hay que hacer cambios, pequeños, pero algo hay que hacer”, dijo. Y fue ahí que los comentarios y dudas de los funcionarios comenzaron a aparecer en los whatsapp. “¿A qué se refería Barra con eso de los cambios?” Esa era la duda principal. El punto es que las luces sobre cirugía mayor en el equipo de confianza del jefe comunal son mínimas. Es decir, por ahora lo único claro que hay es que se debe nombrar un nuevo director de Desarrollo Comunitario (Dideco). Eso porque el actual, Eduardo Pino Ñanco, se quedó con un cargo de planta de jefatura ejecutiva en la misma dirección. El cargo es clave, debido a que es el que tiene relación directa con las organizaciones sociales y, en definitiva, con la fuerza comunal arraigada en juntas de vecinos y comités varios. Y eso no es poco.

Ahora, en las últimas horas también circuló el rumor de que otro que podría dejar su cargo es el administrador municipal, Rodrigo Ortiz. Sobre eso, más allá del rumor de redes sociales (incluyendo el inefable whatsapp) que apuntaban a que Barra ya tenía decidida su salida o tal vez una salida a un municipio vecino con un signo político similar; no había nada confirmado. Algunas fuentes consultadas, si bien señalaron no manejar información en ese sentido, sostuvieron que era difícil un cambio a ese nivel. Esto, principalmente, porque Barra no es de despedir a su gente de confianza. Y de hecho, mientras más fuertes son los rumores, más firme está el aludido. Agregan que es probable que en relación a Ortiz, la preocupación va más por blindarlo en caso de que los concejales de oposición electos apunten a un intento de destitución.

Otro de los elementos que dejó el improvisado discurso del alcalde es que también dio a entender —muy en su estilo— que comenzará a preocuparse de la sucesión. El punto es que legalmente es la última reelección de Barra y es conocida su intención de dejar a un cercano perfilado para que pueda asumir la dirección de la comuna cuando él ya no esté. Si bien no hay nadie con ese perfil todavía, no se descarta que el jefe comunal ya tenga a su “delfín”. Pero en ese contexto, quien también está a la expectativa es el concejal RN (mismo partido de Barra), Cristian Hernández. El concejal reelecto con primera mayoría no ha escondido sus ganas de dar el salto a la alcaldía, posición que lo puso permanentemente en una posición contraria a Barra en los últimos años. Ahora, con la nueva configuración del concejo el jefe comunal necesita el apoyo de Hernández. Hay que observar cómo se desarrolla esa relación, la que no ha estado exenta de problemas en el tiempo. Por ahora hay que esperar, queda bastante tiempo por delante.