Alcalde Carlos Barra: “Si hay que hacer una auditoría general, que se haga porque no hay nada que esconder”

El reelecto jefe comunal entrega su primera entrevista en profundidad luego de la reelección de mayo pasado. Repasa lo que viene y también lo que va dejando atrás como su legado. Por último, se refiere a temas de contingencia y marca su completo apoyo al proyecto que edifica la empresa Enjoy en Pucón. “Respaldo abiertamente la construcción del casino”, dice y reconoce que el intendente Manoli consultó con él antes de votar en en el consejo resolutivo de la SCJ.

FRONTAL.- El jefe comunal no le sacó el cuerpo a las preguntas y repasa lo que fueron las últimas elecciones municipales, su baja en la votación y el nuevo concejo que se presenta con un perfil más opositor que el anterior.

A casi dos meses de haber ganado la reñida elección de mayo pasado, Carlos Barra, entrega su primera entrevista en profundidad a La Voz… y en ella entrega sus lineamientos para lo que será su último período a cargo de la municipalidad de Pucón; también hace un repaso de lo que él cree será su legado como el alcalde con más años en ejercicio en la historia de la comuna y se da tiempo para meterse en dos temas complejos como lo son la vuelta a clases presenciales y el, por ahora, complejo futuro del nuevo casino de Enjoy. Estas son sus respuestas.

— Alcalde, ¿Cuál es su evaluación de la campaña y el proceso eleccionario que vivió recientemente?

“La verdad de las cosas es que la postergación de las fechas para realizar las elecciones trajo dificultades. Primero se suspenden para octubre, pero ya se sabía que en el mes de abril se retomaba y en abril tampoco fue posible y se fue a mayo. Y eso trajo que yo tuviera que volver al municipio por algunos días y después volver nuevamente a estar alejado del municipio y eso frena muchas decisiones y definiciones que tiene que tomar el municipio. Sobre todo en proyectos, ya que hay una velocidad para postular todo lo que viene de la Subdere (subsecretaría de Desarrollo Regional). Ya ahora estamos normalizados. Todo resultó bien”.

— ¿A qué cree usted que se debe la baja en su votación (casi mil votos) de una elección a otra?

“Es difícil decir por qué, pero uno detecta algo que no es tangible. Creo que sumando la opinión de la ciudadanía, se sabe que de la gente del campo no vino mucha gente a sufragar y el fuerte de la votación tradicional de quien habla ha sido la parte rural y de eso no cabe duda. Ahora, también estoy muy empoderado con la amistad del adulto mayor y el adulto mayor tampoco vino en todo su porcentaje a votar por el temor de contagiarse. Creo que por ahí irían esos factores influyendo en algo y también hay gente que ha votado por uno anteriormente y después cambian de parecer por diferentes razones. Indudablemente hay que aceptarlas porque las elecciones son así. A veces crees que tienes ganada una elección y no es así. Siempre hemos dicho que hasta que no se cuente el último voto no se sabe y yo estas experiencias ya las viví anteriormente. De un 63% el año 2000 después bajé al 35% o 38% porque hubo competencia dentro de mí mismo sector. Y uno tiene que ir superando todas esas cosas porque en el fondo estoy conforme. La voz siempre la tiene el pueblo y hay que hacerse cargo de lo que el pueblo decida”.

— ¿No cree que hay desgaste natural por la cantidad de años que lleva en el cargo (22 años)? 

“Tiene que haber mucho de eso, cómo no. Tiene que producirse un desgaste y es indudable que esto obedece a un desgaste, porque es natural. Todas las personas que van a las reelecciones tienen un desgaste. Otros no, incluso suben porque han hecho una buena gestión. Y la gente, la verdad de las cosas, también acá como no es una población estable, llega gente a vivir a Pucón que no tiene conocimiento de lo que se ha hecho en administraciones anteriores. Influyen varias cosas en la opinión pública, pero al final el resultado es quién sacó un voto más y ese es elegido y se acabó”.

¿Hubo exceso de confianza quizás en usted o su entorno?

“Sí. Creo que ha habido un exceso de confianza, por qué no. Tenemos siempre algo que es clarísimo: hemos hecho todos los esfuerzos que han sido necesarios y más allá también. Hemos hecho una función y un desarrollo y lo hemos demostrado, pero al final hay cosas que suman y otras que no”.

– ¿Le sorprendió la elección de Edita Mansilla, quien solo quedó atrás por 191 votos?

“Me sorprendió a mí, pero ella creo que estaba siendo receptiva de un gran mercado nuevo que venía apareciendo acá en Pucón que era la juventud, la que quiere cambios; la gente que se cansa con el sistema. Esto obedece, también, a que yo soy candidato de gobierno, viene un desgaste a nivel nacional. No me venía respaldando en nada la actitud de la baja desde el Presidente de la República hacia abajo. Entonces repercute en uno también porque a uno le dicen que es el ‘segundo Piñera’ o que ‘estamos cansados con esto y hay que cambiar’. Yo lo acepto, si total después los hechos van demostrando lo contrario porque yo he tenido experiencias anteriores que me dicen ‘alcalde yo no voté por usted, pero después me di cuenta que me equivoqué porque usted ha considerado el deporte, el medioambiente, usted fue el que promovió el no uso de bolsas plásticas y me fui dando cuenta del desarrollo de Pucón’. Lo que era el Pucón antiguo a lo que es hoy, creo que tuvo una conducción y eso todo el mundo lo reconoce. Hoy el desarrollo turístico de Pucón se le debe a la gestión prolongada, fastidiosa a lo mejor para mucha gente, pero me tocó asumir esa responsabilidad de hacer la transformación de un pueblo que no tenía las condiciones de turismo a pesar de toda la naturaleza que tenemos; pero faltaba la conducción de cómo llevarlo. Yo tuve experiencias que son muy importantes que a mí me sirvieron mucho. Tuve la oportunidad de ir dos veces a Uruguay y tomar contactos estrechos y quise fijarme en el modelo de por qué Punta del Este se hizo famoso. Y creo que de ahí vine con capacidad personal para darme cuenta de cuáles eran los caminos que conducen a convertirse en un destino turístico”.

— ¿Cree que el denominado “estallido social” y todo el proceso que se vino después del 18 de octubre de 2019 tuvo efectos en la elección?

“Creo que sí porque fue muy mayoritario, por ejemplo, el ‘apruebo’ y nosotros proponíamos el ‘rechazo’”.

— Entonces, ¿usted estaba por el “rechazo” (nota de la redacción: nunca lo hizo público en esa campaña)?

“Estaba por el ‘rechazo’ porque consideraba que esta constitución es perfectible y creo que mucha gente de Chile decían que si tenemos una constitución que nos ha sacado de la pobreza, que ha hecho transformar la clase media a una clase media más empoderada y que tiene acceso a tantas cosas que antes no existían. Porque antes, en la década del ‘60, ’70 y parte de la del ‘80, tener acceso a un automóvil en una familia era muy difícil. Comprar un pasaje aéreo para salir de vacaciones tampoco era accesible; las carreteras eran sumamente malas. Si el Presidente (Ricardo) Lagos no hubiese tenido la idea de concesionar la Ruta 5, creo que hubiese sido un retraso grande para el país. Entonces, uno reconocía que la Constitución estaba dando las garantías para el desarrollo y el progreso de nuestro país, sin embargo hay que reconocer que una Constitución se desgasta y hay que hacerle modificaciones y el Presidente Lagos las hizo: el binominal, las atribuciones de los comandantes en jefe. Hizo varios cambios positivos y yo pensaba que debía irse perfeccionando la Constitución”.

— ¿Lo mantiene todavía?

“Ahora no me atrevo a opinar porque con la nueva Convención Constituyente, las cosas cambiaron totalmente. Ahora hay que ver los resultados y si los constituyentes van a tener la capacidad de entregar una buena constitución, ya que eso esperamos todos los chilenos. Creo que no hay que politizarla, a pesar de que ya está politizada, pero ojalá se pongan de acuerdo para hacer una buena Constitución para nuestro país y su desarrollo”.

— Ahora le toca un concejo que es evidentemente diferente al que tenía anteriormente con un bloque de oposición fuerte ¿cómo lo afronta?

“Tengo que afrontarlo con tranquilidad. Tengo que seguir haciendo lo que siempre he hecho y aceptando lo que se me proponga en el concejo municipal. Que nos respetemos y pensemos solamente en Pucón y sus supremos intereses. Ojalá que el concejo no se politice porque la ciudadanía no nos elige para ser nosotros un parlamento acá. Tenemos que ver cómo acercar los beneficios de una mejor calidad de vida para todos nuestros ciudadanos y en eso yo me levanto muy temprano para ocuparme de eso y si tengo la colaboración del concejo, muchísimo mejor. Porque no nos olvidemos que el concejo tiene solos tres prerrogativas por Ley, que son: normativo, resolutivo y fiscalizador. Esos son los temas de ellos. La municipalidad la administra el alcalde. La comuna la administra el Poder Ejecutivo del municipio: departamentos, directores y todo lo demás. Si cada uno respeta el campo de acción de donde corresponde estar, creo que no habría por qué tener algún problema”.

— ¿Usted vislumbra un perfil diferente en el poco tiempo que llevan? De hecho en la primera reunión se notó que cosas que antes se aprobaban sin chistar, ahora costaron. ¿Le complica eso?

“No me complica porque si nosotros nos atrasamos en tomar resoluciones para aprobar algunas cosas, retrasamos indudablemente la gestión, por no la de Carlos Barra; sino que la gestión del municipio hacia la ciudadanía. Porque encuentro dos cosas aceptables. Ellos vienen recién conociendo cómo se manejan las modificaciones presupuestarias porque quieren saber si realmente se hicieron los procesos como se indica. Y lo que más también voy a apoyar es que el nuevo concejo lo que más quiere es participación ciudadana. Que cuando vamos a mejorar un sector de espacio público en una población se le pida la opinión al entorno y a la gente que vive ahí. Porque a lo mejor para la gente no es su primera prioridad lo que detectó el municipio de ir a poner, por ejemplo, juegos infantiles”.

— ¿Y eso no estaba pasando?

“No. Porque uno los proyectos los va levantando en base a lo que la ciudadanía ha expresado por años en las reuniones de junta de vecinos, clubes deportivos, etc. Lo que pasa es que uno dice que “ha habido participación porque la gente me lo ha pedido”, pero ahora hay que plasmarlo en algo tangible. Si yo voy con un proyecto de mejoramiento y cambio de iluminación en un sector, quiero que ahí venga un documento que certifique que la gente lo pidió y que la gente está conforme con eso. Y si la gente lo pide, el concejo no podría rechazarlo”.

— También el nuevo concejo pide una auditoría a su gestión y de hecho usted lo apoyó y dice que le gustaría que se amplíe a tres períodos de administración para que incluya a Edita Mansilla…

“Claro. Yo no tengo ningún cuidado en que se haga una auditoría porque la Contraloría nos está auditando permanentemente a nosotros en todos los procesos que tenemos en Salud, Educación, Deportes, Dirección de Obras, Medioambiente, etc. Estamos siempre con visitas de Contraloría revisando los procesos y cuando se han tenido que recoger las recomendaciones que nos hace Contraloría lo hemos hecho y le hemos dado respuesta. Así que si hay que hacer una auditoría general, que se haga porque no hay nada que esconder. Todo lo contrario, mientras más transparencia haya, más prestigio para quien dirige la comuna”.

— Usted puso énfasis en los costos que podría tener esta auditoría…

“Como es una auditoría externa tiene costo. Porque si a mí me hubiesen pedido una auditoría interna, que la haga la unidad de Control, no tendría costo. Y también es válida y a veces mucho más real que una externa porque la externa va a llegar a un lugar sin conocer nada y eso tiene un costo altísimo. Y nosotros no estamos en condiciones presupuestarias para absorber el pago de una auditoría. Entonces vamos a buscar los mecanismos sobre cómo financiarla. Porque no sabemos el presupuesto, porque es tan amplia la materia que quiere el concejo saber que no sé cuánto tiempo va a llevar esa auditoría y eso tiene un costo porque ahí trabaja gente profesional y debe hacerlo una empresa privada. Si hay recursos disponibles que podamos postular a la Subdere, encantado, pero nosotros como presupuesto municipal no lo tenemos”.

— ¿Es viable hacer esta auditoría?

“Es cosa de financiamiento más que nada”.

Le quedan tres años de período y es su último período como alcalde, ¿cuál quiere usted que sea su legado?

“Hay varios legados que van a quedar. Cuando uno tiene una trayectoria de tantos años tiene que preguntarse ‘¿qué hice en los 20 años que he estado acá?’ Este municipio se construye con recursos propios, con aportes del casino municipal de Pucón y esta es una muestra de que se invirtieron los recursos como corresponde. Los terrenos donde se está construyendo la ciudad del deporte, gestión también establecida y que nadie lo puede desmentir. Se emplearon bien los recursos. recursos para comprar una cantidad de hectáreas en la parte rural para hacer un complejo deportivo, también se compró y vamos a dejar un legado para el campesino. Entonces es cosa de ir revisando los proyectos que se han realizado bajo mi gestión, porque no todos los proyectos salen de un año para otro. Demoran años, pero quién propuso el mejoramiento de la Playa Negra de Caburgua, fue nuestra gestión cuando hicimos la primera plataforma ahí. Y después de eso podemos enumerar una serie de cosas”.

— ¿Su legado entonces son las obras?

“La gente me va a recordar por otra cosa más que por las obras”.

— ¿Por qué cosas?

“Primero la gente tiene un concepto de que yo soy una buena persona; que soy abordable en cualquier lugar. Un alcalde en todas partes y a cualquier hora. El legado más importante y va a ser para mí también, es haber recibido permanentemente el cariño de la gente, porque las obras las puede hacer cualquiera. Es cuestión de recursos. Creo que el lago más grande que voy a dejar y creo que va a ser difícil que se pueda superar, es que yo soy un voluntario del servicio público y lo he hecho con cariño y devoción”.

— ¿En qué cree usted que podría quedar al debe su gestión?

“Creo que la columna del ‘debe’ es larga. Tengo mucho interés en fortalecer la educación en nuestra comuna. Eso en el sentido de tener la infraestructura para que los estudiantes solucionen el problema educativo en Pucón. Estamos trabajando hace varios años con la reposición del Liceo de Hotelería y Turismo, pero aún no hemos podido comprar los terrenos que tenemos en oferta y eso para mí va a ser algo que va a quedar pendiente. Me habría gustado realizar todo el fortalecimiento educacional en nuestra comuna. Creo que ahí podría haber un ‘debe’. Lo otro, es que me ha costado tanto, a pesar de que están los estudios terminados, lo de la infraestructura de la conectividad vial y sin embargo el Gobierno no ha sido capaz de tomar la decisión de inversión”.

— ¿Estamos hablando de la ribera norte del lago?

“No. Del camino entre Villarrica y Pucón. El estudio está terminado desde hace más de dos años y medio y en algún minuto se nos dijo que se iba a llamar a licitación y vemos que no está ocurriendo eso”.

– ¿Y en el área de la vivienda social?

“Sí. Las viviendas sociales no son fáciles de poder resolverlas porque llevan mucho tiempo porque acá solamente hay disponibilidad de terreno rural. No hay urbano. Entonces darles factibilidad de agua, luz y camino no es fácil. Y son muchas las exigencias que tiene el Serviu para otorgar los subsidios correspondientes. Sin embargo, creo que he podido demostrar tangiblemente que la mayoría de las poblaciones construidas acá han sido un proceso que yo he liderado y hemos construido muchas casas. Ahora estamos próximos que podamos postular los subsidios de estos comités del Callejón Arriagada que van a ser alrededor de 300 casas. Y estamos formando un banco de compra de terrenos y ya tenemos tres hectáreas compradas en este minuto y estamos esperando comprar dos más para hacer un gran conjunto habitacional de más de 300 viviendas también”.

— ¿Se pudo haber hecho más en esa área?

“Creo que hicimos todos los esfuerzos. Cuando recién asumo el año 1994, al año siguiente ya teníamos creada la oficina de la vivienda que no tenía creada ninguna comuna de la región y de ahí comenzamos con todos los esfuerzos. Pero los tiempos eran distintos también. Cuando construimos Cordillera Alta la Fundación Ladehesa nos dio un gran aporte para comprar los terrenos porque los compramos con recursos municipales que venían del casino y la fundación y compramos esos terrenos para hacer una población muy distinta al modelo Serviu que estaba en Cordillera Baja. Entonces fuimos trabajando en eso y no hemos dejado nunca de trabajar en la vivienda, pero no es fácil. Hay que darse cuenta lo que le pasa a todas las comunas, ya que todas tienen déficit habitacionales”.

— Pero tenemos el ejemplo de Villarrica en la que se han construido miles de casas de vivienda social y clase media. ¿Cuál es la diferencia entre Villarrica y Pucón siendo ciudades que se parecen?

“Villarrica, por tener una mayor cantidad de habitantes y por tener necesidades sociales importantes, pero se ha hecho una tremenda gestión en Villarrica. Incluso, antes del 2000 logró que el Serviu comprara 40 hectáreas para construir y eso nosotros nunca lo pudimos conseguir aquí, porque los terrenos siempre fueron limitados y van a seguir siendo limitados”.

Colegios y casino

Hubo dos temas de la contingencia a los que el alcalde se refirió en esta entrevista. Uno de ellos es la vuelta a clases, luego del cambio del plan Paso a Paso del Gobierno en el que los establecimientos educacionales pueden abrir en cuarentena. Y el otro es el casino, cuya construcción está en duda debido a que la superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) rechazó los cambios propuestos por la empresa Enjoy para su proyecto en Pucón. Barra no le quita el cuerpo a ninguno de los dos y, principalmente, en el tema del nuevo centro de juegos, mostró sus cartas y posición claramente.

— Alcalde, llama la atención que usted siendo una persona de perfil liberal en lo económico e incluso en lo valórico, que le gusta el libre mercado y la posibilidad de la gente de elegir; ¿por qué no le entrega la misma posibilidad a los padres que quieren enviar a sus hijos al colegio incluso en cuarentena y busca definir el tema en una consulta ciudadana?

“Yo no me estoy oponiendo. Yo estoy respetando la decisión de los padres y la voy a respetar siempre cualquiera sea la fase que estemos nosotros acá. Y pasa por la seguridad que los padres quieren tener con la asistencia a los colegios y eso nosotros lo vamos a hacer con una participación ciudadana”.

— Se entiende que haya una encuesta, pero si el 60% de los padres no quieren mandar a sus hijos al colegio, que probablemente pase o más; entonces ¿qué pasa con el 40% que si quiere, o el 30% o el 10%?

“Vamos a tener que llegar a una conversación amistosa con los padres y apoderados porque no podemos privarle a los papás que quieren mandar a sus hijos al colegio…”.

Ese es el punto…

“Estamos claros. Si el 60% no quiere, no los puedes obligar, pero al 40% habrá que darle la oportunidad. Estoy claro en eso. En eso no me tropiezo”.

— Pero hablando con el director de Educación local, él señalaba en una nota en este medio que Pucón no va a abrir los colegios en cuarentena.

“Pero mira las decisiones radicales que ha tomado el nuevo alcalde de Temuco que dice públicamente que este año no hay vuelta presencial a los colegios. Él se anticipó, entonces ¿él no respeta a los padres que quieren mandar a sus niños?”…

– …Es lo que le estoy preguntando.

“Lo tengo muy claro. Yo no estoy diciendo (remarca la voz) ‘no volverán los niños durante el año’. Pueden volver siempre y cuando los padres lo permitan…

— … Pero eso implica abrir los colegios y darle la posibilidad a los papás que quieran enviarlos, porque incluso podría configurarse una denegación de servicio al no abrir los colegios para los padres que quieran enviar a sus hijos…

“No creo que lleguemos a eso. Los colegios nuestros están preparados para la contingencia de asistencia presencial con todos los elementos de protección de los niños. Nosotros vamos a estar totalmente a eso porque no somos dictadores; pero tenemos que ver la voluntad del pueblo y la ciudadanía ….”.

— Entonces, ¿va a abrir los colegios? ¿Cuándo?

“Cuando tengamos los resultados de la encuesta…”.

— Ya, pero volvemos al punto que si la encuesta dice que el 70% de los padres no quiere mandar a sus hijos al colegio, ¿qué pasa con el 30%?

“Se le dará la oportunidad y se conversará con el 30% porque va a haber un porcentaje que quiere mandar a sus hijos al colegio y eso va a ir aumentando incluso, pero creo que depende de los índices de contagios de la comuna, porque si están altos, quién va a querer mandar a sus hijos al colegio…”.

— Pero hay papás que asumen el riesgo porque entienden que hay un daño a los menores que no están asistiendo…

“Pero hablemos del daño que ha provocado esta pandemia. Está todo el mundo al revés. Quién quiere pasar por estas cosas. Esto es una voluntad que desde el principio yo analice con los centros de padres y apoderados en reuniones vía telemática y los padres me mencionaron desde un principio que mientras existiera un alto contagio en la comuna, ellos no iban a mandar a sus hijos al colegio. Tengo un respaldo ahí tangible”.

— Otro tema contingente es el casino, ¿qué tan compleja ve usted la situación del casino con la negativa de la superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) para aprobar los cambios a Enjoy?

“Bueno, ahí hay una comisión resolutiva que depende de la Superintendencia de Casinos. Ya nosotros no somos mandantes en la nueva licitación…”.

— Pero ese consejo resolutivo está compuesto por diferentes personas, uno de ellos es el intendente, Víctor Manoli. ¿Usted no tiene contacto con Manoli para definir este tema y el voto de él en el consejo resolutivo?

“Yo voy a respaldar la decisión del intendente que votó favorable…”.

Pero el punto es que ¿si esa decisión no se basa en una opinión suya?

“Se basa en una opinión mía. El intendente me dijo ‘qué te parece el asunto porque estamos citados a la comisión resolutiva’ y yo le digo ‘Pucón necesita el casino. Pucón respalda y yo personalmente respaldo absolutamente el proyecto del casino Enjoy’. A nosotros como municipalidad hay tres cosas que nos preocupan, primero que se respeten las normas urbanísticas, porque el Departamento de Obras Municipales (DOM) no se la va a dejar pasar ninguna; segundo, la estabilidad de los trabajadores y todo el beneficio colateral que trae el casino funcionando; y tercero que viene casi doblando el aporte del presupuesto municipal y hoy estamos con una necesidad tremenda de la inversión y regularizar las remuneraciones de los funcionarios. Por lo tanto, yo respaldo absolutamente  que el casino siga construyéndose y ojalá el 31 de diciembre tenga la sala de producción. ¿Qué es lo que le interesa a Pucón? Los recursos que va a generar la sala de juegos. Que el cine no esté terminado en la fecha, que la tiendita tampoco esté en la fecha, no son elementos importantes. Si yo tuviera injerencia en eso, respaldo que la comisión resolutiva le de el plazo que Enjoy le está pidiendo. Yo respaldo abiertamente la construcción del casino”.

— ¿Qué pasa con los argumentos del concejal Herández y de la Cámara de Turismo, quienes dicen que el proyecto no es un aporte al turismo y que no se puede bajar el estándar del proyecto?

“Creo que hay que evaluar las cosas. Respeto las opiniones del concejal y la Cámara de Turismo, pero qué queremos nosotros, desarrollar la comuna y que no se detenga el desarrollo, porque si a lo mejor Enjoy no puede tener la opción de que le den el plazo, quizás va a haber que llamar a una nueva licitación y a lo mejor pasamos dos o tres años sin casino; y ¿qué pasa con el presupuesto municipal?”.

— Pero se supone que hay boletas de garantía que cubren tres años de lo que pagaría Enjoy a la municipalidad…

“Pero las boletas de garantía no son instantáneas y también son materia de juicio. Vamos a estar dos o tres años cobrando unas boletas de garantía…”.

— Pero su posición es ¿independiente de lo que se construya?

“Si se va a construir. Es cosa de plazos. Porque según Enjoy, los 18 mil y tantos millones a invertir en la obra se va a mantener…”.

— Pero esa decisión que es tan trascendental y que nos va a afectar en los próximos 15 ó 20 años y esa posición incondicional que usted tiene en favor de Enjoy para que construya y termine su casino, independiente de cómo lo construya; ¿no se debería haber consensuado con los representantes de la comunidad en el concejo y hacer una posición como concejo municipal?

“Es que los acontecimientos se vinieron atropellando unos con otros y estábamos notificados que nuestra concesión municipal llega hasta el 31 de diciembre nada más. Y el resto de las decisiones la tiene que tomar la superintendencia, no solo con el casino de Pucón, sino que con varios más a lo largo del país. Es una política pública del Estado de Chile y no de la municipalidad de Pucón”.

— ¿Qué pasa si Enjoy no construye porque la superintendencia no lo permite? ¿Sigue funcionando el casino provisorio de la empresa donde está actualmente mientras se llame y se resuelva una nueva licitación?

“No hay casino. La municipalidad no tiene nada más que ver. Por Ley se termina la concesión y la facultad que teníamos nosotros”.

— ¿O sea se acaba?

“Se acaba y se cierra y no hay casino. ¿Va a ser favorable eso? ¿Que se cierre o que le den las facilidades para que termine su obra…?”.

— ¿Independiente de lo que construyan?

“No. A nosotros lo que nos interesa es la sala de juegos donde está la producción. Porque cómo no vamos a entender que si tú necesitas presupuesto municipal que viene implícito en la Ley para que aporte al presupuesto. ¿Qué es lo que queremos? Que la sala de juegos funcione y que después ellos terminen su proyecto como corresponde… cada uno tiene un concepto de lo que busca para el desarrollo de su comuna, pero si nos quedamos sin casino, bueno qué le vamos a hacer. No es injerencia municipal”.