Camino al volcán: la necesidad de un esfuerzo mayor

Hace casi un mes escribimos una editorial sobre el gran problema que representaba para nuestra industria turística el desastre que existe en la ruta hacia el volcán. Lamentablemente hoy tenemos que ocupar, nuevamente, esta tribuna para replantear la situación; aunque ahora con un agregado: la posibilidad de que la empresa que se ganó la licitación (Andacor) del Centro de Montaña no pueda operar por que la ruta está, en los hechos, reventada e intransitable.

El tema no es menor y más allá de la presión válida que meta la empresa para que la situación mejore es menester poner —usando la expresión futbolística— “la pelota contra el piso” y plantear algunos elementos clave. La licitación de 286 hectáreas que se ganó Andacor no incluía la mantención del tramo de casi ocho kilómetros que van desde la caseta de Conaf hasta lo que era el centro de esquí. Otra cosa, se entiende que es menester del Estado, representado por el organismo público que licita, otorgar un acceso en buenas condiciones a quien se hace del concurso. 

El punto es que ahora se está en una situación bastante compleja y que depende de una gestión diligente. Esto porque es necesario aunar varios criterios entre los propietarios de los terrenos que, se supone, están dispuestos a donar y el Estado (Vialidad) que se haría cargo del tramo. Por lo mismo es necesario que nuestra autoridad local, por el bien de la comunidad, lidere este proceso y se haga de manera rápida y eficaz. No podemos estar otra temporada sin actividad formal de invierno y tampoco podemos seguir con ese camino en el estado decadente en que está. Menos poner en riesgo la operación del Centro de Montaña por ser negligentes.

El llamado, desde esta redacción, es tomar lo señalado por el presidente de la Cámara de Turismo, Julio Pablaza, en este medio; quien llamaba a hacer un frente común y unitario que promueva una solución final y no de parche a esta compleja situación. Creemos que nuestra industria se lo merece y es hasta vergonzoso para el nivel de servicio que pretendemos ofrecer a nuestras visitas tener la ruta hacia el principal atractivo natural en tan deplorable estado. Nuestro pueblo merece un esfuerzo mayor que el que se ha hecho.