Directora de aseo y ornato: “Todos deberíamos ser fiscalizadores del medioambiente”

Evelyn Silva adelanta que espera que de aquí a cinco años Pucón pueda tener un relleno sanitario que reemplace al vertedero municipal.
Por Rodrigo Vergara

evelyn_silva_publicar1_thumb-2018-05-15-09-20.jpg
Sin duda fue todo un récord. Y así lo entiende la bióloga Evelyn Silva (35), directora del departamento de Aseo, Ornato y Medioambiente de la Municipalidad local. Ella fue la impulsora de la séptima versión de la campaña de reciclaje electrónico en Pucón y los resultados fueron más que buenos. Esto, porque prácticamente doblaron lo recolectado y de las siete u ocho toneladas que esperaban recibir, este año llegaron 14 toneladas. Todo un éxito.

Y fue durante la mañana del segundo día de campaña. El soleado, pero frío sábado pasado que la directora de Aseo y Ornato se dio un tiempo para hablar con La Voz…. Dice estar feliz en Pucón y su gestión anota como uno de sus mayores éxitos en sus seis años de labor, la eliminación de las bolsas de plástico que entregaba el comercio para transportar las compras. Eso la hizo conocida a nivel nacional, ya que la medida fue captando adherentes en otras municipalidades e, incluso, la anterior administración presidencial del país lo tomó, en buena hora, como una política pública nacional.
“Siempre nos llaman con el alcalde para que demos charlas y contemos el cómo promovimos esta ordenanza”, cuenta.

Evelyn Silva sabe que su trabajo es clave en una comuna turística que tiene como mayor activo sus recursos naturales: “Mi área abarca temas importantes y relevantes, sobre todo el que va directamente relacionado a la visión que el turista tiene cuando llega a Pucón. La idea es que Pucón se mantenga limpio, ordenado, que las áreas verdes llamen la atención y un tema totalmente relevante que se liga al aseo y ornato es el tema del medioambiente. Y eso lo trabajamos desde el año 2012. Y hemos tratado de ir avanzando en temáticas ambientales. Y creo que sí se ha reflejado un buen trabajo con la ciudadanía de parte de la municipalidad. Obviamente nos falta mucho más, pero queremos seguir avanzando en esta temática”.

Silva sabe que su labor es compleja. Sobre todo por los problemas generados en el último tiempo con la sobrecarga de turistas en verano y, principalmente, por la contaminación del lago, que fue declarado como zona saturada.

“Es bastante complejo y tiene muchas aristas el tema ambiental y hay muchas cosas que no sólo le competen al municipio, sino que se deben trabajar en conjunto con la ciudadanía. Todos estos temas son tratables y nosotros podemos trabajar transversalmente con todos los entes involucrados”, explica y agrega que un rol clave le compete al puconino que vive en la ciudad durante todo el año: “Sería bueno trabajar con algo que ya tenemos como es el reciclaje. Sería bueno minimizar la cantidad de residuos que generamos que, obviamente, genera una contaminación que, a la larga, fluye y llega al lago. También hay que ser responsable con los horarios de recolección de basura y denunciar a quienes hacen las cosas mal. Todos deberíamos ser fiscalizadores del medioambiente”.

La profesional admite que el puconino es desordenado con la basura: “Se hace un operativo de escombros y pasan dos días y está peor que cuando fuimos la primera vez a limpiar”.

Sobre su legado en el área de medioambiente, la bióloga reconoce que su mayor anhelo en la gestión es que la ciudad tenga un relleno sanitario que cumpla con los estándares adecuados del manejo residual. “Uno de los primeros objetivos que tengo en mente y que tengo que sacarlo sí o sí es poder hacer un relleno sanitario, ya que nosotros tenemos un vertedero. Lo hemos conversado con el alcalde Carlos Barra. Obviamente uno quiere ir avanzando y quiere dejar cosas buenas en la comuna. Y una de mis metas es avanzar y tener el relleno sanitario que tanto hemos estado esperando”, cuenta.

La idea de un relleno no es menor. Cambiaría radicalmente el tratamiento de la basura en la comuna. Se pasaría de tener un sitio donde se van a tirar residuos, sin importar el escurrimiento de percolados a las napas subterráneas o la proliferación de fauna como pájaros, perros vagos y roedores; a un lugar donde se trabajen los residuos e, incluso, se puedan reutilizar: “La idea es que de aquí a cinco años tengamos un relleno sanitario y ya estamos en las vías de ese trabajo. Ojalá algún día, de aquí a diez años, llegar a basura cero”.