Más que solo un casino

Sr. Director: 

En respuesta a la editorial de su diario sobre la situación de Enjoy y la contrapuesta opinión  del alcalde y la Cámara de Turismo, lo invito a reflexionar sobre la disyuntiva paradigmática de esta situación.

En la superficie parece  ser un cambio de contrato por parte de la empresa y el rechazo de la Superintendencia de Casinos a dichos cambios. Son de conocimiento público los puntos a favor y en contra que existen en ambos escenarios: el de construir un casino rápido y que vuelva aportar al presupuesto municipal versus exigir el cumplimento de la licitación,  aportando valor a la comuna. Pero esto no habla de lo que está en la base de la tensión entre apurar un mal proyecto o esperar el proyecto final. En la raíz de este conflicto está el modelo de desarrollo en que los gobiernos locales han descansado, generando  dependencia económica en una sola industria y, lo que es más grave, en una sola empresa. 

Como casi todos los chilenos e instituciones a nivel mundial, la pandemia nos ha hecho reflexionar sobre quiénes somos, qué queremos y si tenemos la resiliencia necesaria para sobrevivir en el mundo que se viene. El caso Enjoy nos invita a reflexionar sobre si ¿será buena idea que el 17% de nuestro presupuesto dependa de una empresa privada? ¿Estamos recolectando suficiente impuesto territorial si es solo 17% del presupuesto municipal? ¿Si el 31 % del presupuesto municipal es en Recursos Humanos, estamos percibiendo el beneficio esperado?*.

Y en otro nivel más profundo también nos debemos  preguntar ¿sabemos donde está el valor de nuestra comuna? Y si es así, ¿lo estamos cuidando como corresponde? ¿Le estamos dando buena calidad de vida a nuestros vecinos? ¿Estamos preparando el territorio para el futuro en contexto de crisis climática? Estas son algunas de las preguntas que debemos atender, y no con calma, si no con urgencia. No podemos descansar en que la situación de Enjoy depende de la Superintendencia de Casinos. El gobierno local y la ciudadanía deben manifestarse acorde a las demandas del nuevo Chile. Esta es una oportunidad para exigirle al empresariado que cumpla con los más altos estándares de responsabilidad y sentar un precedente de gobernanza que pone el futuro por delante y deja de resolver con medidas cortoplacistas y extractivistas. Esta es una  oportunidad para  alzar la voz y exigir el buen vivir de todos para ser un ejemplo de comuna sustentable y regenerativa, que conoce su valor y no hipoteca su futuro.

Atentamente 

Daniela García Mintz

Concejala de Pucón

*Datos cuenta pública municipal 2019 con porcentajes pre pandemia.