Voluntad ante la crisis vial que se viene

La situación que vivimos con la congestión vehicular durante la semana es una muestra más de que estamos frente a un problema mayúsculo y que para su solución —o mitigación— se requiere la voluntad política de varios actores. De lo contrario, en el verano que se nos aproxima a pasos gigantes, la complicación se agudizará y podría generarnos una crisis de impacto nacional. Y esto último, obviamente jugará en contra de los intereses de todos los que formamos parte de esta comunidad.

El punto es que luego de que Carabineros decidiera hacer cumplir la Ley a rajatablas la mañana del martes y evitar que los vehículos doblaran hacia la izquierda en doble línea continua; los reclamos no se hicieron esperar. La crisis por el taco se agudizó y las demoras en los traslados se multiplicaron por varios minutos. Pero la situación cambió radicalmente al día siguiente cuando Carabineros flexibilizó en algo su posición y permitió, por fin, dos vías de bajada hacia Pucón viniendo desde Caburgua. Y con esto último, más la prohibición de doblar a la izquierda en lugares prohibidos, los tiempos de viaje se acortaron y el taco por fin se mitigó.

Pero ahora es deber de nuestras autoridades proyectar lo que viene. Esto, porque mientras el proyecto de doble vía hacia Caburgua no sea una realidad, tenemos que aprender a convivir con la congestión brutal de verano. Pero lo anterior no impide que se puedan generar acciones que mitiguen el problema. Y en esto es clave poder habilitar la denominada “tercera vía” que parte en el aeropuerto y termina en El Turbio. Y, según se explicó, es necesario que Contraloría permita su uso y así el ministerio de Obras Públicas de la autorización para el tránsito por este espacio. Una vez logrado lo anterior Carabineros debería disponer un equipo para el control de tránsito y ordenar, tal como se hizo en veranos anteriores (con otro jefe policial).

Entonces el llamado desde esta redacción es a nuestras autoridades locales y regionales (uniformadas y civiles) a que, por favor, apliquen criterio y tengan la voluntad política de conseguir soluciones en el mediano y corto plazo para mitigar el bochornoso taco que se propicia por la llegada de turistas y el aumento de nuestra población fija. Lo de esta semana fue una muestra que con voluntad, trabajo y algo de ingenio se puede llegar a buen puerto en este y otros temas. Y a los automovilistas, necesariamente, planificarse mejor y cumplir con las leyes de tránsito. No es mucho pedir.