Apertura del centro de montaña

A principios de esta semana nuestro medio publicó una nota que hablaba de los planes y de la inversión que la empresa Andacor debería realizar para dar inicio a la operación del nuevo centro de montaña (ex centro de esquí) en los faldeos del Volcán Villarrica. Esto, luego de ganar la licitación promovida por Bienes Nacionales el año pasado y que, se supone, será un impulso para nuestro destino; el que se potenciará con la irrupción de una empresa de renombre (controladora de El Colorado) y con experiencia en la montaña.

Parte de la nota hablaba también del precario estado de las instalaciones actuales, sobre todo los medios de elevación y que su mantención hacía obligatorio evitar la apertura este invierno y materializarla la próxima temporada de verano. Y lo anterior es más que razonable al tomar en cuenta la situación estructural del centro de montaña y todo lo que se debe hacer para tener estándares de seguridad óptimos y que no pongan en riesgo la operación y al destino.

Ahora, también es entendible la molestia y reclamo de algunos operadores y empresarios turísticos que ven en la nieve un respiro para sus negocios en los meses duros del invierno. Sobre todo en la salida de la pandemia que nos ha golpeado por más de dos años y que precarizó nuestra industria a niveles extremos. El problema para ellos es que pareciera que no existe la más mínima posibilidad de abrir el centro (o una parte de las instalaciones) y no por la poca voluntad de la empresa; sino que simplemente porque los tiempos no cuadran.

Esperamos que la espera valga la pena y que lo que presente Andacor sea digno de un destino turístico de nivel mundial como el nuestro. Por otro lado, el llamado a las autoridades locales y regionales del recién asumido Gobierno de Gabriel Boric es que le presten la ayuda necesaria a las empresas y emprendedores que sufrirán este invierno para que sus negocios puedan sobrevivir y comenzar a resurgir en primavera y prepararse para el 2023 con un centro de montaña de primer nivel. No esperamos menos.