Mal servicio de la CGE

Sr. Director:

Le escribo debido a un problema común que tenemos en Pucón tanto urbano como rural y que se viven cada año, independiente de la época o condición climática. Se trata de los cortes de luz que se manifiestan cada vez que el tiempo atmosférico presenta alguna variación algo más extrema: calor, viento, lluvia, nieve, etc.

Y uno puede entender, hasta cierto punto, que hay situaciones excepcionales que responden a condiciones externas y, hasta cierto punto, que escapan del manejo eficiente de los recursos y de las variables de una zona como la nuestra. Pero lo que sucede en nuestra comuna pasan todos los límites soportables de lo que se puede evaluar como un buen servicio. Estamos lejos de eso.

El punto es que vivo en una zona (Playa Blanca, Caburgua) que lleva más de 24 horas sin energía eléctrica. Hemos reclamado por distintos medios y también fuimos testigos de cómo la energía volvía a zonas aledañas, pero no a la nuestra. Al reiterar el reclamo responden en la CGE que no había requerimiento alguno por falla en el sector; lo que a todas luces es incompresible, irrisorio y hasta ofensivo cuando son varios los vecinos que han hecho llegar los reclamos.

Mientras escribo esta carta espero que los alimentos aguanten y que el corte pase pronto a transformarse en un mal recuerdo, pero también espero que el viento y la lluvia no nos dejen a oscuras nuevamente, ya que solo dependemos de la providencia divina debido a que el servicio de la CGE es pésimo y con ribetes de nefasto. Entiendo que esta carta solo muestra el descontento y que poco hará por mejorar el servicio; ya que a través de los años la empresa se ha mostrado indolente ante los requerimientos de mantenciones acorde a los tiempos que vivimos y al clima que por millones de años golpea a la zona en invierno y verano.

Atentamente

Andrea Figueroa