Casino: ¿una mejor oferta?

El pasado jueves compartimos en nuestro tradicional programa de entrevistas #ContraVoz2021 con Julio Pablaza, presidente de la Cámara de Turismo de Pucón, y además de conocer la compleja situación del la industria turística de la comuna y de la amenaza que significa el aumento de casos Delta, parte del diálogo decantó en la situación  de proyecto del Casino de Enjoy. Tal como lo dijo nuestro director en una de sus preguntas, no deja de llamar la atención la firme oposición que el principal gremio de la comuna plantea al avance del proyecto. 

Todo nos hace suponer que, inclusive a pesar de los cambios en el proyecto (disminución y detrimento dicen sus opositores, mejoras dice enjoy) la existencia de un proyecto casinero en la comuna, aún más ahora estando tan golpeados por la pandemia, resulta un tremendo apoyo al mercado local y por consecuencia a cada ciudadano de Pucón. Si bien compartimos (tal como lo dijimos en editoriales pasadas) la falta de transparencia de la autoridad y del propio Enjoy a lo largo del proceso —lo que es algo que al parecer la empresa entendió y está intentando corregir— arriesgar la continuidad del proyecto, inclusive prefiriendo una nueva licitación, llama a una reflexión que vale la pena considerar con calma por a lo menos tres elementos. 

A saber, primero, la industria de casinos es completamente diferente a la conocida antes de la pandemia. Con largos cierres casi totales, los flujos de ingreso proyectados son totalmente diferentes. El modelo de negocio proyectado antes del Covid-19 ha cambiado y requiere ser analizado de forma totalmente diferente hoy. Segundo, existe un amplio consenso de que la oferta de Enjoy para adjudicarse la licitación de Pucón estaba muy por sobre el mercado, sobre todo en los aportes municipales.  Seguramente, después de la reorganización y la pandemia, la oferta que hoy haría la empresa o cualquier otra sería totalmente diferente a la que hicieron para adjudicarse el actual proyecto. 

Por último, el resguardo de los fondos municipales que están en boletas de garantías no tienen ninguna garantía de cobro inmediato.  Y más allá de la dependencia que el municipio puede tener a los fondos del casino, resulta una realidad innegable que esos dineros son gravitantes  para el desarrollo de la comuna.  Considerando estos tres elementos, desde esta sala de redacción nos parece inquietante abrirnos a una posibilidad de partir de cero con una nueva licitación. Enjoy debe cumplir sus compromisos y la autoridad debe fiscalizar que así sea, pero Pucón necesita, hoy más que nunca, empuje y tiraje comercial para que volvamos rápidamente a ser lo que éramos y lo que Pucón merece.

Ahora, diferente es que como comunidad organizada y, principalmente sus autoridades, hagamos una reflexión sobre lo sucedido y el rol de los actores determinantes en este proceso. Porque de que se cometieron errores, probablemente así fue y es necesario identificarlos y plantearlos abiertamente para que en un futuro próximo y en una situación similar no ayudemos a que se pongan en juego los “sagrados intereses de la comuna”.