Un 2022 de unidad

Cuando se acaba un año hacemos reflexiones, evaluamos lo que vivimos, las cosas buenas, las tristes y las malas. Este 2021 ha tenido de todo un poco. Vivimos una polarización social y política que intimida. Podemos estar en las antípodas del pensamiento, pero eso de ninguna forma puede llevarnos a asumir posiciones beligerantes. Entendemos que las ideas debemos cuestionarlas, juzgarlas y por qué no, atacarlas siempre con otras ideas. Eso es parte del debate racional de una sociedad, pero no podemos validar ningún indicio de violencia y lamentablemente vimos abundante este año. Violencia contra Carabineros, violencia contra manifestantes pacíficos, violencia contra el que piensa distinto e inclusive violencia verbal de mala calidad entre aquellos que buscaban dirigir el país. Por favor, no más

Nuestro Pucón no estuvo exento de divisiones, un conflicto entre dos familias emblemáticas de la comuna abrió una herida que no habíamos visto antes en la comuna, siempre explotados por los oportunistas de siempre que buscan obtener réditos políticos para el avance de sus modelos de sociedad, modelo social en donde la división entre vecinos y hermanos resulta necesaria.

Creemos que este 2022 debe ser diferente. Debemos aprender de las divisiones del pasado para pensar un futuro con unidad. No caigamos presa de los que rentan de nuestros conflictos, de los que alimentan el odio porque de lo que resulta ellos se benefician. Hay buitres del odio que debemos expulsar de todos los ámbitos públicos. Un 2022 de unidad resulta necesario. Las elecciones pasaron, las mayorías ya hablaron y por consecuencia debemos reencontrarnos, los que ganaron con los que perdieron y viceversa. Al final vivimos juntos y no vivimos de la política, ni del conflicto de los demás.

Esta vida es corta, pasa rápido. 140.000 personas morirán cada día en el mundo, varios  de ellos en nuestra ciudad ¿vale la pena tal nivel de división y odiosidad? Preguntémosle a los que perdieron a sus seres queridos si vale la pena. Cuando perdemos lo que realmente importa nos damos cuenta de lo torcida que estaban nuestras prioridades. Que este 2022 nos haga reflexionar, ya que los errores del 2021 los podemos corregir.