Una oposición dividida y un alcalde que casi queda fuera por secretaría: el raro inicio de la campaña legal para las próximas municipales

En abril se deben elegir jefes comunales, concejales, convencionales constituyentes y gobernadores. Son casi cien opciones en cuatro votos. Una tarea no menor para los electores, aunque habrá dos días para hacerlo. La “fiesta de la democracia” entra en etapa definitoria.

PAPELETAS.- En total son cuatro papeletas que se deberán usar en las elecciones de abril próximo. En total son casi cien nombres para cuatro cargos.

Solo queda un mes y el cronograma del Servicio Electoral (Servel) marca que a las cero horas de este viernes 12 de marzo parte el período formal de campaña electoral con miras a las próximas elecciones de alcaldes, concejales, gobernadores y convencionales constituyentes del abril próximo. Es decir, ya se pueden usar afiches en las calles y letreros en lugares públicos y privados. O sea, la próxima elección entra en “tierra derecha” (jerga hípica), y aunque el inicio del período está matizado con las complejas cifras nacionales de la pandemia del coronavirus (con más de cinco mil contagiados diarios); en Pucón la campaña para la municipalidad estuvo marcada por un álgido período previo. 

A una oposición que va inéditamente dividida con la ex alcaldesa Edita Mansilla y la representante de la Democracia Cristiana (DC), Blanca Beraud; se sumaron otros elementos que llamaron la atención: la caída de dos concejales RN (Julio Inzunza y Natalio Martínez) por problemas de inscripción y la casi eliminación del candidato y actual jefe comunal, Carlos Barra, luego de que su candidatura fuera impugnada por la representante de la DC. El caso, luego de un fallo en primera instancia en contra de Barra, se resolvió en el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) en favor del RN, quien podrá así ir por un séptimo período y completar 26 años a cargo de la administración pública local.

Ahora en más solo resta esperar el devenir de la campaña y en el ámbito de los alcaldes tratar de proyectar la reacción del electorado. La idea es determinar si seguirán apostando por el archiconocido Barra o si los puconinos buscarán un cambio con alguna de las candidatas de la oposición. O, por el contrario, si le apuntarán a una tercera vía con el independiente Mario Peñafiel, quien está realizando una llamativa campaña por redes sociales y es, hasta aquí, el único que ha planteado públicamente propuestas concretas en áreas específicas. La incógnita es si eso le alcanzará a Peñafiel para permear el electorado y convencer a la gente que vote por una persona casi desconocida de la vida pública y, más aún, que no es originario de la comuna. Algo que podría pesar en el votante duro local.

Ahora, en el tema de los concejales, los puconinos tendrán una amplia gama de dónde elegir. Son 25 candidatos que se disputarán seis cupos en la mesa. En esta elección es deber de los analistas mirar los resultados y quiénes ostentarán las primeras mayorías. Eso, porque hay algunos como Cristian Hernández (RN) o Armin Avilés (UDI) que tratarán de quedar posicionados con una buena base de votación para dar el salto a la alcaldía en cuatro años más. Esto, porque zanjada la salida del actual alcalde Barra (ahora o al final del próximo período) el vacío de liderazgo en la Alianza debe ser llenado y una buena votación, más cuatro años de figuración en la mesa del concejo, es una excelente plataforma para dar el salto a la alcaldía en 2024.

Pero no son las únicas definiciones que deberán hacer los electores. También se deben votar por convencionales constituyentes, quienes deberán redactar la nueva Constitución. Para el distrito 23 (donde está Pucón) se debe elegir un nombre en un universo de 56 candidatos. Por otro lado, en la elección (que se llevará a cabo en dos días) también se elegirá gobernador regional, pero acá los nombres están más acotados. Solo ocho candidatos para un cargo inédito en el país. 

Como raya para la suma, se tiene una elección que se realizará en dos días (10 y 11 de abril) con cuatro papeletas y en total casi cien nombres para elegir cuatro cargos. Todo esto en el contexto de una pandemia inédita en cien años y en el preámbulo de un cambio constitucional que podría redireccionar (para bien o mal) el destino del país. A eso, hay que sumarle un gobierno debilitado por la crisis permanente que partió en octubre de 2019 y, por si fuera poco, una violencia callejera que asusta y que tiene cada viernes un nefasto nuevo capítulo en la Plaza Baquedano de Santiago. Qué podría salir mal.