Con la fuerza de todos

Un estallido social, una pandemia en un mundo globalizado hiperconectado y una ciudad cuyo principal ingreso viene del turismo en cuarentenas eternas. Estos tres escenarios ocurren casi en simultáneo y parecen el guión perfecto de una película postapocalíptica. De esas películas que te dejan con el corazón apretado cuando terminan, que te llevan a pensar en qué haríamos nosotros si fuésemos protagonistas o, siquiera, estuviésemos en el reparto de esa película. “Seguramente actuaríamos mejor”, decimos en nuestro fuero interno. Mientras, llenamos botellones de agua solo por si acaso viene un colapso del mundo. 

Pero no. Esto realmente pasó y aunque no hubo zombies recorriendo las calles sí vivimos situaciones difíciles, extremas y muchas de ellas siguen presentes bajo la bruma de los éxitos momentáneos. Sabemos que detrás de las reaperturas y ventas hay deudas feroces, cesantía y pérdidas humanas irreemplazables para las familias de Pucón; pero, al igual que en las películas de ficción, el protagonista tiene la opción de esconderse o salir a vencer a los enemigos de la vida. 

Y así estamos. Golpeados, pero no destruidos y aunque no estamos todos los que empezamos, seguimos de pie, seguimos acá. Las bondades de nuestro paraíso siguen ahí y aún tenemos mucho por lo cual trabajar. La pandemia aún no acaba y es probable que el ambiente social y político siga complicado, pero seguimos siendo puconinos valientes, luchadores y esforzados. Seguimos teniendo el coraje para levantarnos de esta y de las que vengan. Cuando nuestros padres y abuelos le quitaban espacio al cerro  agreste y al crudo invierno cordillerano para construir una comunidad para sus familias no se detuvieron en la adversidad o en el esfuerzo que se requería, sino que su mirada estaba puesta en los beneficios que vendrían.  Y estamos en un punto similar ahora.

No importa quién seas, ni dónde hayas nacido. Si estás acá tienes tu parte en la lucha. No importa si eres Enjoy, Eltit o si eres quien vende artesanías o tienes un pequeño diario. Todos somos parte de este desafío y todos juntos podemos salir adelante para seguir siendo “La Capital del Sur de Chile”. Ese lugar que amamos y que tenemos la responsabilidad de cuidar.