Realización del Ironman 70.3 dependerá de situación del Paso a Paso en Pucón

Según explicó Guido Cornejo, representante de la organización, la competencia solo se llevará a cabo con seguridad de estar en la Fase 3 hacia arriba. Además dice que está asegurada la participación de, a lo menos, seis competidores de renombre internacional. La carrera volvería a las calles de la comuna el próximo 9 de enero, luego de dos años de estar suspendida. 

CAMBIOS.- De realizarse, la competencia presentará algunos cambios, entre ellos la posibilidad de variarla ruta del trote y la imposibilidad de espectadores en la Playa Grande al momento del nado. Todo esto fue anunciado en una conferencia de prensa realizada en la municipalidad. (Fotografía Claudio Lara).

El nueve de enero próximo y luego de dos años, la competencia más tradicional de Pucón volvería a las calles de la comuna: el Triatlón 70.3 organizado por el Club deportivo de la Universidad Católica (UC). Y “volvería” (en condicional), ya que según explicaron la mañana de este jueves en una conferencia de prensa, dependerá de la fase en el Plan Paso a Paso en la que esté la ciudad. Esto, porque de estar en Fase 3 hacia arriba la competencia se realizará sí o sí; pero las dudas llegan si hay retroceso a una Fase 2 de “Transición” o en la más baja de “Restricción”.

Así lo explicó Guido Cornejo, representante de la UC y encargado de la carrera; quien sostuvo que cuentan con el apoyo estatal y se han preparado con todas las medidas necesarias para enfrentar la pandemia. “Contamos con todo el apoyo del gobierno central de país y el ministerio del Deporte nos ha dado el pase para realizar toda la pre producción del evento, pero sí considerando que el evento se hace siempre y cuando estemos en Fase 3 hacia arriba y eso hay que considerarlo”, explicó Cornejo, quien agregó: “Y el motivo de esta reunión es transmitir este mensaje a la comunidad para que nos cuidemos entre todos y podamos llegar a esa Fase 3 sin ningún problema”.

Cornejo también se refirió a los problemas que está trayendo la nueva variante Omicron del Covid-19 y que esto podría influir en la llegada de competidores internacionales. Aseguró que, a lo menos, tienen asegurada la participación de seis triatletas de renombre mundial. Y, en total, son cerca de 3.000 personas inscritas para el evento que, de realizarse, le daría el vamos a la temporada alta de verano: “Lo importante es que ya contamos con una pre aprobación para el evento y si todo sale bien, como Club Deportivo de la Universidad Católica estamos decididos a sacarlo adelante a como dé lugar”.

Cornejo también mostró algunas variaciones en los trazos de la carrera y la operatividad de la misma por la pandemia. En primer lugar, el parque cerrado para las bicicletas abarcará un perímetro más amplio del usual por el requerido distanciamiento social. Es decir, el día de la competencia existirá un área cerrada para los vehículos de competición que incluirá las calles Holzapfel, Lincoyán, O’Higgins y Ansorena. Además de eso, en la llegada no habrá graderías para los espectadores, sino que tarimas con un cupo limitado de personas que estarán posicionadas solo con invitación. Tampoco se permitirán espectadores en la Playa Grande a la hora de la natación. También todos quienes participen en la prueba, ya sean competidores o personal de producción, deberán presentar un PCR negativo tomado —a lo menos— con 72 horas antes del día de la carrera. Obviamente, nadie podrá participar sin estar con las vacunas al día y con el pase de movilidad.

De realizarse la carrera se romperán dos años en los que no hubo competencia. El 2020 por el denominado “estallido social” y el 2021 por la pandemia del coronavirus. Se estima que el fin de semana del evento deja cerca de US$ 6 millones en el comercio y la industria turística local por la cantidad de gente que llega a la zona para disfrutar de la denominada “carrera más linda del mundo”.