El trabajo de volver a encontrarnos

Dr. Director:

El domingo 04 de septiembre la ciudadanía se expresó en las urnas, donde más de siete millones de votantes rechazaron el borrador constitucional redactado por la Convención Constituyente. Más allá del resultado y del fracaso convencional queda la gran interrogante sobre lo que sucederá de aquí en adelante con nuestra Carta Magna, y reforzará aún más la tarea de volver a encontrarnos como país. 

Esto no es un triunfo de la política, ni mucho menos el cierre de un proceso. Es una nueva oportunidad de reescribir nuestro futuro. La convención no pudo, y falló rotundamente a pesar de que la culpa es compartida ya que fuimos nosotros mismos quienes le entregamos el poder a este grupo de personas. El boceto no convenció, pero la obra sigue en sus cimientos, por lo cual los próximos meses debemos transitar a una retroalimentación corrigiendo todo lo que fallamos. El llamado está, y así lo consignó el presidente Gabriel Boric al llamar a todos los partidos políticos a unir fuerzas y volver a trabajar en un nuevo proceso. Debemos estar a la altura de que se cometieron errores y será labor de todos reconstruir sobre lo ya edificado.

Dialogar es clave, y para aquello todos deben tener la predisposición a escuchar y parlamentar. El respeto, que muchas veces se perdió en el proceso anterior, debe ser indispensable para que el documento futuro sea representativo de una mayoría total. Otro elemento importante debe ser la integración de expertos a la discusión, para conocer de antemano cuales son las virtudes o riesgos que cada artículo tenga a futuro. La conducción es simple, y las directrices del nuevo proceso deben ser claras desde un comienzo, apuntando a que seamos todos partícipes desde el inicio hasta el final. La educación es clave y para aquello debe ser tarea de todos informarnos correctamente, siendo los medios de comunicación una herramienta fundamental en la difusión del proceso. 

Que el futuro se escriba con líneas de esperanza de que nuestro país puede y necesita una nueva Constitución. Juntos, y en democracia.

Atentamente:

Francisco Sánchez, estudiante de periodismo UACH