Accidente de ciclista: ¿compromiso social?

Sr. Director:

¿Compromiso social? Nuestras autoridades ponen por delante esta premisa, sin embargo, parece lejos. El 5 de febrero del 2020, nuestros hijos cerraban una jornada de entrenamiento de “ciclismo de ruta”, pero a metros de llegar a Pucón recibimos un llamado telefónico que cualquier familia no quisiera escuchar; se trataba del atropellamiento de un vehículo a 3 ciclistas, uno de ellos resultaría complicado y una ambulancia lo trasladaba al hospital. Corrimos como nunca, pues ese deportista era nuestro hijo mayor de 17 años quien sufrió un grave accidente con un vehículo de seguridad de la municipalidad de Pucón, quien realizó una maniobra imprudente. En rayos X nos confirmaron que no había ningún hueso roto, sin embargo la bicicleta que tanto costó adquirir quedaba literalmente partida en dos.

Para poner las cosas en contexto: Somos La familia Navarrete Vásquez, todos nos ubican, pues tíos y primos han destacado como grandes deportistas del mountain bike. Somos los que vivimos camino al volcán, un poco más arriba de las copas de agua. Luego del accidente, en ningún momento se acercaron desde la municipalidad para ver el estado de nuestro hijo y menos para hacerse cargo de los daños materiales de una bicicleta de alta gama de origen estadounidense adquirida con tanto esfuerzo. Es por ello que se entregaron todos los antecedentes a la abogada quien llevó el caso para buscar la reposición de la bicicleta de competición que fue destruida totalmente.

La intersección hacia Quelhue con camino internacional (esquina de Doble “R”), se ha transformado en un punto crítico de incontables accidentes. Allí en ese lugar, mientras los ciclistas se desplazaban por la ciclo vía a velocidad moderada, el vehículo de seguridad cruza intempestivamente sin percatarse de la presencia de los ciclistas y genera el impacto a uno de ellos. En dicho cruce, en aquel momento, no se observó ninguna señalética para los ciclistas, lo que sí se observa es el pésimo estado de la ciclovía que siempre está resbaladiza con arenilla y la nula mantención ha sido foco de nuevos accidentes. Reiteramos que quedó totalmente zanjado que el vehículo mayor cruzó sin mediar preocupación y atención en la conducción lo que derivó en un accidente que pudo ser fatal.

Fue así entonces que el Juez de Policía Local determinó que en relación a los antecedentes entregados en juicio, la municipalidad debe cancelar un monto de $3.5 millones, de los cuales $3 millones por la bicicleta y $500 mil por daños y perjuicios.  Cabe señalar que de ese monto también se debe pagar a la abogada por toda la gestión realizada.Cuando todo parecía avanzar bien, y nos ilusionábamos con adquirir una nueva bicicleta, el abogado de la municipalidad decide apelar a la sentencia.

Cuando se cumple un año y medio, consideramos una falta de compromiso social por parte del abogado que representa a la municipalidad. Nos cuesta comprender cómo es posible que apelen cuando quedó establecida la responsabilidad del vehículo de seguridad ciudadana y aunque parezca un mal chiste quienes proveen seguridad lo único que terminaron haciendo fue dejar una mancha de inseguridad, pues en todo momento no han asumido su error que pudo haber costado una vida.

Hoy, cuando proclaman el “compromiso social”, nuestra paciencia se reduce a amargura y desilusión. Hoy cuando se habla de no a la discriminación, sencillamente nos vemos discriminados. Cómo no vamos a decir algo, si como padres trabajamos día a día como auxiliares de aseo y como es lógico recibimos un sueldo que nos hace imposible adquirir una bicicleta de las características competitivas.

Cómo va a hacer tan difícil asumir el error que cometieron estas personas, por qué tener que dilatar todo esto. Una vez más el “pobre” debe recogerse y callar, pero esta vez NO, alzamos la voz con respeto por lo que consideramos justo y hacemos un llamado a las nuevas autoridades y en especial al alcalde Carlos Barra para que tome cartas en el asunto y permitan dar la solución que merecemos como familia y que hoy nos tiene desconcertados, desilusionados por la decisión de no asumir y llevar este caso a una extensa dilatación.

Edgardo Navarrete, primer ciclista MTB que se codeó con los mejores ciclistas de Chile en un naciente deporte en chile en los años 90, Marcelo Navarrete (Padre) años 90 y década del 2000, quien destacó en diversas competencias a nivel regional y Argentina, más tarde del 2000 al 2010 Gabriel Navarrete Ciclista MTB y montañista se paseó con su bicicleta por argentina y Brasil llevando lejos el nombre de Pucón, quien hace algunos años perdió la vida en una montaña de Perú. Vicente Navarrete seleccionado regional de ciclismo en ruta quien defendió los colores de la región en los juegos de La Araucanía en argentina año 2019 con apenas 16 años, quien además es campeón de chile en cuecas escolar. Finalmente, Marcelo Navarrete hoy de 18 años, quien fuera parte del equipo regional que se preparaba para diversas carreras en el sur de chile, vio cortada sus posibilidades cuando su bicicleta queda totalmente destruida por una mala maniobra del conductor del vehículo de seguridad. El denominador común en todos ellos es su origen, Puconinos de toda la vida.

Somos una familia sencilla, que busca en sus hijos un camino de vida saludable, con grandes condiciones físicas, pero que se ven truncadas cuando la falta de “compromiso social” solo queda en una declaración de ideas.

Marcelo Navarrete Navarrete

Papá.

Nota de la redacción:

Si quieres conocer la nota que La Voz… escribió del caso cuando estaba en instancias preliminares, haz click aquí.