Condenan por violación a ex auxiliar del colegio Carlos Holzapfel

Alejandro Riquelme reconoció responsabilidad en el delito y pagará una pena efectiva de cuatro años y medio en la cárcel. La familia de la víctima valoró el resultado del proceso y ahora analiza una acción civil en contra de la municipalidad por eventuales responsabilidades que pueda tener como organismo sostenedor del establecimiento. 

ENTREGA.- La imagen corresponde al día en que el imputado (de polerón y gorra) se entregó junto a su abogado defensor, Alejandro Cox, con lo acompañó en el proceso.

Ha sido uno de los casos con más repercusiones en el último tiempo en Pucón. Al menos en el círculo de la comunidad educativa municipal. Se trata de la denuncia por abusos sexuales y violación que pesaba en contra de un ex auxiliar de aseo del establecimiento. Y el tema ya tuvo un desenlace en lo penal. Esto, porque en el Juzgado de Garantía y Letras de Pucón se llegó a un juicio abreviado que posibilitó la condena de Alejandro Riquelme, el ex funcionario. Lo anterior por el delito de violación impropia en contra de un menor de edad, lo que posibilitará una condena efectiva de cuatro años y medio. Actualmente Riquelme se encuentra preso en la cárcel de Villarrica en donde permanecerá —en principio— hasta el segundo semestre de 2025.

La condena, conocida el pasado 5 de agosto, fue confirmada por el abogado Freddy Apablaza, representante de la familia de la víctima principal del caso. El profesional señaló que los padres del menor de edad violentado sexualmente se encuentran conforme con el proceso, la sentencia y porque no se revictimizó al menor, al evitar pasar por un juicio oral propiamente tal en el que se requería el testimonio del niño ultrajado. “Se probó el delito y ahora el condenado está pagando en la cárcel. Como familia no se quiso llegar a un juicio oral para no revictimizar al menor, pero se cumplió el objetivo que es condenar al imputado y que existió el reconocimiento del delito de violación”, explicó el abogado Apablaza, quien agregó: “Quedamos conformes con que se probó y reconoció la existencia del delito y que él está pagando la condena”.

Por ahora existe la posibilidad de que la familia inicie una acción civil en contra de la municipalidad, organismo sostenedor del colegio Carlos Holzapfel por las eventuales negligencias que pudieron manifestarse al interior del establecimiento. Esto, según el profesional, se decidirá en las próximas semanas: “La familia está reuniendo todos los antecedentes y no es descartable que presente la acción civil respectiva”.

El caso se hizo público en noviembre de 2020 cuando se conoció del reconocimiento de algunos hechos de connotación sexual (ocurridos en 2019) que el mismo imputado hiciera a los directivos del colegio. Luego de eso, se hizo la denuncia respectiva y en paralelo el establecimiento abrió un sumario administrativo que no arrojó sanciones. En esa misma causa se conoció, a través de la declaración del ahora condenado, que el funcionario imputado consumía drogas con compañeros de trabajo y también con otros estudiantes.