Aprobar para avanzar

Por Daniela García M.

La propuesta de nueva Constitución consagra los cambios fundamentales que Chile y el mundo necesita: un Estado de derecho que busca una vida digna para todos, con respeto por la diversidad y con los derechos humanos como elemento fundante. Con sostenibilidad ambiental que reconoce la interconexión de la vida humana y natural, asegurando buenas condiciones de vida para las futuras generaciones. 

La nueva Constitución trae cambios, sino, no cumpliría con la expectativa ciudadana. Y como todo cambio, nos asusta un poco, igual como cuando un niño suelta la mano de su madre y da sus primeros pasos. Pero si sabemos que queremos un país donde la dignidad y la libertad sean la condición con que nace cada persona, hay que atreverse a dar ese paso. 

Para asegurar el derecho a la salud, educación, vivienda y seguridad a toda la población debemos dejar el statu quo; por supuesto hay quienes se oponen al cambio: los que están bien con las cosas como están, pero es fundamental saber que hasta que no tengamos todos dignidad e igualdad de derechos, el país no vivirá en paz.  

Podemos ver cómo algunos están oponiéndose al cambio, usando el miedo y la mentira… “le van a quitar su casa”, “expropiarán la pensión”, etc. Nada de eso es cierto, pero tiene su efecto. Por eso es tan importante que nos informemos y votemos por una constitución que respete nuestros derechos en un futuro sostenible, y no quedarnos con la actual Constitución que, sin duda, es la que regiría de ganar el rechazo.

No existe país desarrollado donde no se resguarden los derechos sociales, donde no se proteja el medioambiente, ni se respete la diversidad; sin ello no hay desarrollo económico ni social. No hay vida digna ni futuro para nuestros hijos e hijas. Esa es la lección que el mundo aprendió y que la nueva Constitución quiere traer a Chile. 

El humano no es perfecto y todo es perfectible, pero el apruebo nos da la certeza de que los valores del nuevo mundo estarán consagrados y el acuerdo político de los partidos, la tranquilidad de que existe la voluntad y el compromiso para seguir mejorando. El nuevo texto tiene los elementos fundamentales de ese primer paso que debemos dar y esta primera parte del proceso debe concluir para avanzar de cara al futuro. 

Aprobemos para mejorar nuestra vida, para traer paz a Chile y abrir camino a las nuevas generaciones. Aprobemos para seguir avanzando hacia ese país que soñamos.