Centro de montaña

Al principio de la semana conocimos la oficialización de la concesión de 286 hectáreas en el Volcán Villarrica adjudicada por la empresa Andacor, controlador del centro de esquí El Colorado, por 30 años. La compañía se compromete a realizar una inversión inicial que sobrepasa el millón de dólares, lo que obviamente es un plus tomando en cuenta el deplorable estado en que se encuentra el actual centro de esquí.

Pero más allá de los detalles de la concesión y la oficialización de la misma, llamó la atención la entrevista que otorgó a nuestro medio el gerente general de Andacor, Peter Leatherbee. Y llamó la atención porque, a diferencia de muchos empresarios, pareciera ser que la apertura hacia la comunidad es de una naturaleza radical. Y en buena hora que así sea. 

Y lo anterior no solo por las respuestas claras en torno al proyecto, sino que la visión de desarrollo pareciera que incluye a la comunidad completa, partiendo por las agrupaciones mapuches, sobre las cuales se muestra un marcado respeto y la intención de integrarlas a un modelo sustentable de desarrollo. Y esto es relevante tomando en cuenta el momento en que nos encontramos como país y la ligazón que tiene el pueblo mapuche con el volcán.

Es de esperar que la comunicación transparente continúe y podamos ver un plan de desarrollo y entender así lo que se quiere para uno de nuestros principales atractivos turísticos. Pero más que eso, también esperamos que la comunidad completa pueda efectivamente integrarse a nuestro volcán. Y si bien no podemos perder de vista que las ganancias y el lucro son necesarias para que la empresa pueda crecer y también reinvertir en nuestro destino; no podemos dejar de lado que es clave que todos, de alguna forma, nos sintamos partícipes del desarrollo de nuestro destino. La experiencia podría valer la pena y marcar el destino de las empresas exitosas en un Chile que ya cambió.